Portadas y Editoriales

- Monitoreo

Portadas

El Nuevo Día / El reverso de la medalla

El Deber / Carrera contra el tiempo

La Estrella del Oriente / La dos caras del diálogo

El Mundo / Santos tuvo su Carrasco y Aruquipa tiene a Medrano

La Razón / El dilema del MAS en el año electoral

El Diario / Necesidad de un padrón transparente

La Prensa / Nuevo diálogo

Los Tiempos / El narcotráfico y la crisis global


Portadas

clip_image016clip_image006clip_image002

clip_image008clip_image010clip_image012

clip_image014clip_image004

El Nuevo Día / El reverso de la medalla

Como pocas veces, las autoridades municipales cruceñas han expresado con vehemencia su protesta por la agresión que ha sufrido el centro de la ciudad, por parte de los integrantes de ciertas comparsas carnavaleras, durante el desarrollo de esta fiesta popular. Han señalado que el pintarrajeado general de las paredes de las instituciones públicas, y los destrozos ocasionados por una juventud que no aprecia su ciudad, ha sido una consecuencia francamente deplorable de los excesos cometidos. Para las autoridades, lo más exasperante de todo es que las comparsas han ignorado olímpicamente la ordenanza municipal que les prohíbe ingresar a la Plaza Principal, y con ello han violado otras disposiciones ediles más.

Si se mira bien, este es el reverso de la medalla que se pretende ignorar en cada Carnaval que pasa y que, para mal de la ciudad, se repite con cada vez mayor intensidad. A la pujante alegría de la juventud, y a los esfuerzos por forjar una identidad propia del Carnaval cruceño, se han opuesto de modo reiterado la desorganización en el corso, los excesos en el consumo de bebidas alcohólicas por parte de los jóvenes comparseros y la violencia ligada a organizaciones tildadas de delictivas. Ello ha provocado que parte de la población abandone la ciudad en busca de lugares menos peligrosos y más acogedores en el campo.

La flagrante violación de las normas legales que regulan el comportamiento de personas y asociaciones de personas durante la fiesta grande de los cruceños, debe mover a una profunda reflexión no sólo por parte de las autoridades sino de los propios organizadores del Carnaval. El “nomeimportismo” expresado en la nula observancia de los preceptos legales y la evidente falta de amor a la ciudad que los cobija, dice muy poco a favor de la juventud que carnavalea, supuestamente de manera organizada en sus agrupaciones. Lo que se ha hecho en el casco viejo es una afrenta a las autoridades y ciudadanía en general.

Quizás sea preciso revisar la manera en que se manejan los asuntos en la Asociación Cruceña de Comparsas. También deviene en necesario un enfoque crítico a las políticas ediles de protección a la niñez y la infancia. La permisividad a la amplia publicidad televisiva para el consumo de alcohol resulta contraproducente a la hora de evaluar el Carnaval. De hecho, ya se ha calificado al Carnaval cruceño como una fiesta no para ver sino para beber. Y ello, siendo una verdad lapidaria, puede ser la causa primigenia de todos los excesos. Sin embargo, todavía es posible revertir un panorama que no gusta a nadie.

Para ello, será imperioso que se tome al toro por las astas. Sin principio de autoridad será muy difícil reencaminar las cosas. Por otra parte, ya es hora que las agrupaciones carnavaleras asuman su propia responsabilidad tanto en la organización de la fiesta como en el desarrollo de la misma. No sólo de su participación honrosa en la misma, que contribuye al fasto de la ocasión sino de la responsabilidad ineludible sobre el comportamiento de sus propios integrantes. Es posible divertirse sanamente y con límites. Lo contrario significa alentar un caldo de cultivo para la violencia, el delito y la impostura.

Lo hecho al casco viejo de la ciudad es una afrenta a las autoridades y ciudadanía en general, y una flagrante transgresión legal.

El Deber / Carrera contra el tiempo

Tal parece que no será tan fácil que el voto de los bolivianos en el exterior entre en vigencia en diciembre de este año para las elecciones generales que el actual Gobierno está seguro de ganar, a fin de que el presidente Evo Morales permanezca en el Palacio Quemado de La Paz por un periodo más. Actitudes contradictorias entre el Poder Ejecutivo y la Corte Nacional Electoral representan el primer obstáculo. El primero amenaza con dictar un decreto supremo para el empadronamiento de los compatriotas que hoy viven en el exterior, en caso de que el Legislativo no sancione la ley respectiva. Por su parte, la CNE considera eso totalmente ilegal y cree que el asunto necesita una ley. Pero, además, exige para sí, como debe ser en estricto apego a las normas constitucionales demarcatorias de ámbitos de funciones y jurisdicción de competencias, las responsabilidades exclusivas respecto a la organización, realización y el control del voto de los bolivianos en el exterior.

La segunda de las dificultades es de orden temporal. Estamos empezando marzo y hasta el 6 de diciembre, fecha fijada para las elecciones generales, será casi imposible completar el referido proceso organizativo. Debe tomarse en cuenta que el tema, si es que el Gobierno se resigna a esperar que el Legislativo apruebe la ley que falta, no permite disponer del tiempo necesario para hacer todo lo que exige el voto de los bolivianos desde más allá de nuestras fronteras.

Se dan hechos que impiden realizar el empadronamiento de tales votantes en sólo 8 meses. Esta inquietud trasciende la simple inscripción de ciudadanos en un registro porque equivale poco menos que a un censo de compatriotas con derecho a sufragio por cumplir con todos los requisitos señalados por ley.

Hasta ahora, nadie sabe exactamente la cifra global de ellos. Sólo se manejan aproximaciones que pueden ser erráticas o lindantes con la realidad, por lo menos. Las únicas cifras fiables son las de nuestras oficinas de Inmigración, pero éstas únicamente acreditan cuántos se fueron y adónde. De modo alguno constituye fuente segura sobre su destino inmigratorio final y las condiciones de su arribo. Conviene anotar que un alto porcentaje de bolivianos son inmigrantes indocumentados. España es en ejemplo conspicuo sobre el particular, donde apenas una minoría de compatriotas logró legalizar su situación. La mayoría vive en medio de la zozobra que los hacen vivir en las calles, policías dedicados a la caza de inmigrantes indocumentados. Esta gente, naturalmente, no acudirá a inscribirse en el padrón electoral por temor a que la detengan antes o después de arribar al puesto de inscripción del respectivo consulado.

O sea que sólo una tercera parte de los inmigrantes bolivianos puede aparecer en los registros del padrón electoral, mientras la mayoría, por las razones ya anotadas, se abstendrá de inscribirse.

Planteadas así las cosas, estamos, en lo que se refiere al tema, ante una verdadera carrera contra el tiempo. Acaso lo más prudente sea postergar la medida hasta el 2010. Sólo así se dispondría del tiempo necesario para organizar de forma idónea, segura y transparente el voto de los bolivianos en el exterior.

La Estrella del Oriente / La dos caras del diálogo

No cabe la menor duda que ha causado honda preocupación en los círculos de Gobierno la respuesta que dieron los prefectos pidiendo mínimas condiciones para iniciar cualquier proceso de diálogo.

Las réplicas no se hicieron esperar, pues han salido todos los emisarios posibles a tratar de encarrilar a las autoridades departamentales al brete que el Ejecutivo les tenía destinado, a fin de pasar la página de las autonomías departamentales y convertir el voto que el 25 de enero le dijo NO a la Constitución en asunto del recuerdo.

Esto forma parte de la estrategia del Ejecutivo, que cuando un tema le parece peligroso, o cuando algo no ha resultado de acuerdo a sus cálculos, llama a los opositores a una encerrona que bautiza como un diálogo, para fingir luego que se obtuvieron acuerdos que favorecen a que el Gobierno despeje sus planes y siga dando curso a su proyecto.

Es muy gráfico y evidente que el Gobierno de Evo Morales está tratando de cerrar con un supuesto acuerdo esa inmensa grieta que se puede considerar ya una falla geopolítica, de las capas tectónicas de Bolivia, que está dejando claramente sentado que la realidad del país no son las 36 naciones, algunas casi desparecidas, sino que en realidad Bolivia está partida en dos grandes culturas y dos grandes visiones polarizadas. Y que en otro plano de esta realidad, también está dividida entre centros urbanos que dijeron NO y zonas rurales que con el ejercicio del fraude y del voto corporativo consiguieron avalar el SÍ a la nueva Constitución.

Este es un problema harto más complicado de lo que se piensa para el Gobierno que está apurado por concretar su política expropiatoria y centralista, pero que se encuentra ante la dificultad de hacerlo con soltura, si no traspasa la muralla del 40 por ciento del voto que dijo NO y que está justamente concentrado en los departamentos autonomistas y ejes urbanos de seis ciudades, lo cual muestra que el proyecto se está irradiando, que tiene focos de fuego y calor que han comenzado a prenderse en los centros que votan a conciencia y con discernimiento.

Esta situación hace que el Ejecutivo necesite un aparente pacto para tratar de subsanar la falla geopolítica y sus focos de expansión o de réplica, que ha quedado remarcada y definida después del voto de enero.

Los emisarios encargados de tratar de hacer el ablande no se han dejado esperar, aparecieron varios, entre los que se cuentan el ex viceministro Yacksic, parlamentarios masistas por supuesto, el senador ahora afín al masismo Roberto Ruiz Bass Werner, quienes han hecho todo el ruido posible para dejar por sentado que la dirigencia de la Media Luna ha tomado la decisión equivocada de no prestarse al diálogo propuesto.

Según criterio de Bass Werner, los primeros serán los últimos gracias a esta postura, es decir que a consecuencia de esta resistencia ganará la tuja de las autonomías Potosí, Oruro, La Paz… a los que ya votaron por este régimen, que según su opinión corren el riesgo de quedarse “atrás”.

Valga la aclaración para tratar de saber qué hay atrás o adelante de prestarse o no prestarse a un diálogo que no es tal y que no ofrece un contexto con condiciones mínimas para implementar autonomías departamentales y para solucionar los problemas que hoy aquejan al país.

Con esto queremos decir que quienes agarren este vagón, se van a ir al despeñadero y los que esperen hasta que se den las condiciones podrán encontrar con el paso del tiempo y las aguas una salida favorable.

Se observa que desde Tarija existen actores interesados en instigar al prefecto Cossío para que éste vuelva a hacer de puntero de las malas negociaciones. La institucionalidad tarijeña, debe estar consciente que en este momento se está jugando su última carta y que la decisión no puede ser nunca más tomada por Cossío en solitario, porque esto sería dejar que el prefecto haga lo que le conviene tal vez a él y no a su departamento, y éste debe aprender a actuar a nombre de sus representados por lo que no puede seguir tomando decisiones arbitrarias, razón por la que ya es hora que se adhiera a prácticas democráticas reales.

Sonó muy graciosa la invitación que hizo el alcalde de La Paz, Juan Del Granado, quien en una faceta de guitarrero y conquistador, señaló que si los prefectos opositores deciden viajar a la sede de Gobierno para asistir al diálogo convocado para la implementación de las autonomías serán recibidos con los “brazos abiertos”.

Claro que no dudamos que los recibirán con los brazos abiertos, el puño en alto y el razonamiento y el corazón encerrados en la visión expropiatoria, centralista y sin apego a las reglas democráticas.

El quid del asunto es que la Media Luna no se deje endulzar los oídos con mentiras, que no se amedrente ante los permanentes hostigamientos, persecuciones de que es objeto, para que esta resistencia democrática permita cumplir el objetivo de demostrar que el país debe buscar un verdadero pacto social y no otra trampa que tratará de escamotear la verdad de las urnas y de invisibilizar esa profunda falla geopolítica que muestra un abismo entre dos visiones de país.

Si no se actúa ahora con firmeza y definición, la falla geopolítica evidenciada en la geografía electoral podrá en algún momento desencadenar un terremoto social que puede tener consecuencias imprevisibles.

Tal como lo plantea el Gobierno, el diálogo es una moneda que tiene dos caras y que echada a la suerte ya tiene ganadores y perdedores anticipados.

El Mundo / Santos tuvo su Carrasco y Aruquipa tiene a Medrano

Hoy el país todo está siendo testigo de una extraordinaria historia de espías, donde por medio de la denuncia oficial se conoce que un Cap. de Policía que más parece un vulgar delincuente de nombre Rodrigo Carrasco (alias Ringo) logró por extraños favores convertirse en gerente general de la empresa estratégica y económica N° 1 de Bolivia, la recién nacionalizada YPFB, este extraño personaje según las denuncias no solo saboteó la distribución de los carburantes en el país, sino convenció al N°2 del MAS, Santos Ramírez, a realizar un fraude por más de 80 millones de dólares, en complicidad de un “honorable” industrial que proviene de la más alta sociedad de Tarija que resultó ser uno más de los corruptos, que ni la muerte lo exculpa de su responsabilidad de robarle a la salud, a la educación y al país todo, Bolivia -que su historia está llena de escándalos de negociados, de estafas y robo de la plata de todos- no deja de salir de su asombro de lo que sucedió en YPFB.

La historia de Santos y de su policía delincuente no es la única que tiene ribetes de espionaje con una supuesta agencia de inteligencia de los EE. UU. En el Cargo del Cap. Rodrigo Carrasco quien fue despedido por haber sido encontrado destruyendo material de la empresa, de haberse comprobado negocios lesivos contra el estado. El nuevo Ministro de quien hasta hoy no se sabe que meta las manos a la lata, nos dejó perplejos al designar en el cargo del supuesto agente de la CIA Rodrigo Carrasco de profesión Policía, a otro Cap. de Ejército que responde al nombre de Gary A. Medrano Villamor como el nuevo gerente de comercialización de YPFB (amigo intimo de R. Carrasco) quien llega a YPFB de la mano del ex Presidente de YPFB y actual Superintendente de hidrocarburos al cargo de Director distrital de comercialización del oriente, Gary Medrano quien responde de cada acción de su cargo actual a Guillermo Aruquipa y este le da las coordenadas para operar, Gary Medrano quien en un documento reservado del Comando en jefe de las FF.AA firmado por el comandante de los institutos militares en la gestión del 2007, el Gral. de Brigada Gonzalo Lora Araoz, designa al Cap. Gary Medrano como responsable de establecer bazares (comisariatos) militares, Gary Medrano se presenta como Ing., de la misma forma que Carrasco, con la salvedad que no realizó dichos estudios en ninguna universidad del País, según informes de personal de YPFB Gary Medrano se ganó la confianza de Aruquipa al realizar algunas misiones personales en lograr asignar cupos de diesel en provincias de Santa Cruz, luego en su paso por YPFB en los requerimientos de propuestas de compras de suministros y contrataciones de servicios Aruquipa creó para Medrano el cargo de atender consultas ¿personales? con los proveedores (REQUERIMIENTO DE PROPUESTAS Nº DTCC – SS – 081/2007) algo así como pedir coimas y negociar porcentajes.

Medrano llegó a los niveles de confianza de Aruquipa por recomendación de Rodrigo Carrasco (agente de la CIA según el gobierno) y se sabe que tuvo vinculación estrecha con los miembros de la NAS (División antinarcóticos de los EE.UU) como asesor de vías y accesos a las zonas de cultivo de hoja de coca, la pregunta es qué hace un Cap. de ejército como gerente de comercialización de YPFB -una de las direcciones mas estratégicas de la empresa- , esto parece sospechoso, no se comprende quien recomendó al Presidente de YPFB Carlos Villegas para dicho cargo, ¿será Carraco o fue Aruquipa?, el porqué será, es la respuesta silenciosa, lo que deseamos los bolivianos es que nuestra empresa (no es del MAS) sea manejada técnicamente, por profesionales conocedores del tema y no por policías y militares que sin conocer nada de hidrocarburos aparecen vinculados con escándalos. ¿Será que Aruquipa tendrá respuesta para explicar sus preferencias por un ex militar vinculado con operaciones de erradicación de coca?

La Razón / El dilema del MAS en el año electoral

El MAS es el partido más poderoso en estos momentos, pero se ve forzado a mostrar pruebas de su capacidad de materializar el cambio que viene ofreciendo al país desde el inicio de la gestión de Morales. Todo un desafío para la continuidad que busca.

El partido de gobierno se encuentra en una encrucijada, a nueve meses de las elecciones generales programadas para el 6 de diciembre. Sus problemas son opuestos a los que padece la oposición: tiene un líder carismático y una base electoral fuerte, a pesar de que ésta ha mermado últimamente.

El Movimiento al Socialismo (MAS) no necesitará cambiar a su máximo dirigente en mucho tiempo, aunque quizá sí deba buscar otro candidato, si acaso se mantienen las limitaciones a futuras reelecciones presidenciales.

Lo que obligatoriamente tendrá que hacer el MAS es elegir al acompañante del presidente Evo Morales en los comicios de diciembre, y encontrar buenos postulantes a asambleístas para componer la bancada masista en el nuevo Parlamento.

En diciembre del 2005, la candidatura del líder cocalero encontró un interesante complemento con la presencia de Álvaro García Linera, quien atrajo los votos de intelectuales de izquierda y clase media. El Vicepresidente, en principio, había anunciado que se abstendría de participar en esta nueva elección general. Al perder el MAS a Santos Ramírez como uno de los probables compañeros de fórmula de Morales, ha vuelto a surgir la idea de la repostulación de García Linera.

La decisión no será fácil; sobre todo, en vista de que son muchos los criterios de los masistas acerca del complemento ideal para Evo Morales.

Están los segmentos indigenistas, que reclaman el lugar para uno de los suyos; pero con igual insistencia y mayor énfasis piden ese sitio los movimientos sociales, que se han convertido en el sustento popular del partido de gobierno.

También están los masistas que consideran de suma importancia incluir en el binomio a algún representante de las regiones que se consideran postergadas por el gobierno de Morales y que se han convertido en la cuna de la oposición más persistente.

El dilema, por lo tanto, consistirá en decidir qué es más importante ahora: la unidad del MAS o la unidad del país. Por momentos, el presidente Morales parece más preocupado en consolidar su fuerza política en la región andina donde predomina, pero, en otros momentos, parecería advertir que es preciso ocuparse de la unidad nacional.

Mientras se ocupa de esos dilemas, el MAS deberá resolver los nuevos desafíos que ha conocido como consecuencia del ejercicio del poder durante tres años. La corrupción de sus mejores cuadros ha sido un duro golpe para un partido que había predicado la moralidad como regla de oro de la política.

El MAS también deberá ver cómo resuelve el problema de la mala fama que le han dado sus militantes que ocuparon cargos públicos con angurria similar a la de los partidos tradicionales. Y cómo reconduce su relación con la coca y los cocaleros, teniendo como ejecutivo de las federaciones del trópico cochabambino al presidente Morales. La actividad ilícita del narcotráfico ha crecido en Bolivia y, a la vez, se ha afianzado como poder político a nivel internacional.

El MAS es el partido más poderoso en estos momentos, pero se ve forzado a mostrar pruebas de su capacidad de materializar el cambio que viene ofreciendo al país desde el inicio de la gestión de Morales. Todo un desafío para la continuidad que busca.

El Diario / Necesidad de un padrón transparente

Una de las críticas a la Corte Nacional Electoral, tanto de los partidos políticos como de la ciudadanía, fue por el padrón electoral que se viene utilizando en las últimas consultas populares, por una serie de errores que contiene, pero que sospechosamente las autoridades del órgano electoral no toman en cuenta. Por ello personas que cumplieron con su deber cívico de votar, que no cambiaron de domicilio ni fallecieron, curiosamente resultan depuradas, es decir que no figuran en listas de electores habilitados. También aparecieron electores registrados con más de cien años de edad, una misma persona con doble carnet de identidad, o que un número de identificación pertenecía hasta tres individuos distintos.

Esas denuncias fueron hechas después de las elecciones, por gente que resultó perjudicada y no pudo cumplir con su deber ciudadano. Tales anormalidades fueron aceptadas, pero no enmendadas, por lo que se presentaron en las consultas realizadas el pasado año y en la última correspondiente a la presente gestión. Todo hacía prever que las observaciones quedarían en el olvido porque las autoridades aludidas no atendieron los reclamos, por ejemplo en Pando por el exceso de electores, ya que se conoce su número exacto de habitantes. Problemas de este tipo hubo antes, durante y después de los actos electorales que se cumplieron en los dos últimos años, incluso se hizo alusiones a fraudes electorales.

En cuanto al informe de la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea sobre el referendo del 25 de enero pasado, hace recomendaciones que tendrían que ser atendidas por las autoridades correspondientes. En el marco legal afirma que se debería desarrollar un nuevo Código Electoral permanente y exhaustivo como referencia para todo futuro proceso electoral, incluyendo al referendo. Recomienda incorporar disposiciones que permitan el voto de bolivianos en el exterior, y un principio de preclución que permita a las Cortes Electorales Departamentales un mejor trabajo en el recuento de los votos. Las observaciones recogidas por los observadores sustentan las denuncias, reclamos y críticas en torno a que el Ejecutivo está actuando con precipitación y sin coordinación con el órgano electoral, por lo que comete errores como autorizar por decreto la votación de los bolivianos en el exterior. Esto significa un empadronamiento que abarcará a los ilegales, aspecto que debe ser explicado por los proyectistas del documento.

En su informe los observadores de la Unión Europea identifican los problemas que afectaron la transparencia del referendo del 25 de enero pasado, pero como ya es costumbre los responsables de la consulta ciudadana evitaron solucionar problemas. Esa forma de actuar provocó protestas de parte de los opositores. Felizmente, las observaciones hechas oportunamente no sólo fueron tomadas en cuenta por la Comisión de la Unión Europea, sino que las comprobaron en el terreno y en un informe fueron puestas a consideración de las autoridades y del pueblo boliviano, con la esperanza de que sean corregidos los errores. Es de esperar que el Gobierno y la Corte Nacional Electoral asimilen las recomendaciones hechas, para hacer que las consultas cívicas se realicen con normalidad y encuadradas en la legalidad.

La UE recomienda que Bolivia tenga un nuevo padrón electoral y “valora” la determinación de la CNE para la elaboración de un nuevo registro electoral simplificado y con datos biométricos. Por ello se tiene que seguir estándares internacionales para la “creación de un padrón electoral eficiente y transparente”. El nuevo listado de electores debe estar concluido en los próximos ocho meses a fin de que sea utilizado para las elecciones del 6 de diciembre de este año. Además ese trabajo tiene que estar dirigido por el órgano electoral. Esa recomendación está dirigida a evitar los problemas que se presentaron en los últimos actos electorales, a fin de recuperar la confianza de los votantes.

Una de las recomendaciones de la UE que tiene que ser motivo de preocupación del Gobierno es la carnetización gratuita, que debe ser responsabilidad de la CNE. Esta recomendación tiene como base las denuncias que en su momento surgieron respecto a la entrega de cédulas de identidad con carácter gratuito por determinación del Ejecutivo y que estuvo a cargo de técnicos venezolanos, además de que muchas de las oficinas donde se tramitaba esos documentos funcionaban en casas de campaña electoral del MAS. Incluso miembros de la Policía Nacional denunciaron en su momento que gente extraña a la institución estaba digitalizando las tarjetas de kardek personal de todos los bolivianos, lo que es considerado una grave anormalidad.

Es de esperar que el Gobierno tome en cuenta las recomendaciones de la Unión Europea, porque irregularidades como las mencionadas profundizan la confrontación entre bolivianos e impiden la conciliación de ideas y el consenso para la elaboración y promulgación de las leyes que garanticen la transparencia de las consultas populares.

La Prensa / Nuevo diálogo

La participación de la comunidad internacional deberá servir para garantizar el respeto y el cumplimiento de los acuerdos a los que eventualmente arriben…

Cerca de dos años de intentos o de diálogos frustrados concluyeron en un aumento de las discrepancias y enfrentamientos entre el Gobierno del presidente Evo Morales y representantes departamentales de la “media luna”.

Todos ellos estuvieron signados por la desconfianza que se generó al formularse declaraciones conciliadoras y después borrar con el codo lo que se hizo con la mano. Los casos más representativos de esta afirmación se produjeron cuando Morales logró sentar en el Palacio de Gobierno, en torno a una mesa, a los prefectos de los nueve departamentos. Después del encuentro, saludado por todo el país como esperanzador, vino la gran sorpresa: el retiro del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) a los departamentos. O cuando el Poder Ejecutivo dispuso el apresamiento del prefecto de Pando, Leopoldo Fernández, debilitando todo potencial entendimiento en medio de otro diálogo.

Si se efectúa el nuevo diálogo previsto para el 3 de marzo, a fin de establecer los caminos para implantar las autonomías en el país, debe ser sincero, bienintencionado, sin subterfugios ni trampas. Ambas partes deben acudir con el propósito de buscar lo que consideren que sea mejor para el país y no para satisfacer sólo intereses políticos.

La participación de la comunidad internacional deberá servir para garantizar el respeto y el cumplimiento de los acuerdos a los que eventualmente arriben los representantes de las regiones opositoras y el Gobierno.

El presidente Morales ha admitido la posibilidad de invitar a los organismos internacionales, aunque el Ministro de Trabajo considera que, más que observadores, deberían cumplir una función de consultores que ayuden a la construcción de las autonomías. La participación de la ONU, de la OEA y otras organizaciones debería devolver la confianza perdida entre las partes por razones justificadas y que no deberían repetirse.

Ya es tiempo de que Bolivia ingrese en una etapa de tranquilidad en que los abusos y violaciones a las leyes y a la Constitución Política del Estado (CPE) sean totalmente desterrados y den paso a la convivencia pacífica y de respeto a las normas establecidas, como corresponde en toda sociedad democrática.

Es tiempo también de dejar de dar prioridad a la política que tanto daño le está haciendo al país y volcar la atención necesaria y adecuada a la economía que se ve venir cargada de problemas.

Además de los aspectos ideológicos y económicos, hay muchas otras cosas por arreglar y entre ellas está también para el Gobierno la tarea de limpiar la casa de la mugre que se encontró oculta y acumulada debajo de algunas alfombras, como en YPFB, la mayor empresa nacional.

El Gobierno debe poner manos a la obra para no dejarse sobrepasar por estos asuntos que, de no ser adecuadamente resueltos, enlodarán su imagen y porque se espera que cumpla su promesa de luchar contra la corrupción “caiga quien caiga”.

Los Tiempos / El narcotráfico y la crisis global

Haríamos bien si comenzamos a ver como algo cercano, lo que ocurre en México y en el mundo financiero

Cuando a fines de septiembre y principios de octubre del año pasado comenzaron a manifestarse los primeros síntomas de una crisis económica global cuya magnitud sin precedentes ya está fuera de toda duda —lo que no era así hasta hace muy pocos días— algunos analistas del fenómeno advirtieron que las consecuencias de la debacle trascenderían con mucho los límites de la economía para hacer estragos en otros campos de la sociedad contemporánea como el social y político.

Entre los muchos problemas que se podían prever, mencionaban el poder económico y político de los cárteles vinculados al negocio de las drogas. Advertían sobre el riesgo de que este mal adquiera dimensiones cuya enormidad supere con mucho los medios de los que están dotados los estados modernos para hacerles frente. Es que mientras todos los rubros de la actividad económica planetaria se desmoronan, hay uno solo que se fortalece: el ligado a la producción y comercialización de drogas.

Lo que durante estos días está ocurriendo en la frontera entre México y Estados Unidos es un ejemplo que parece darles la razón. Y por lo menos tan grave como lo anterior es que comienzan a salir a luz muy serias sospechas de que muchas de las más importantes entidades financieras del mundo, todas las que están al borde de la quiebra, estarían recurriendo al blanqueo de dinero procedente de la venta de drogas ilegales para aumentar su liquidez.

Quien hace tan grave denuncia es nada menos que el director ejecutivo de la oficina de Naciones Unidas para la lucha contra el tráfico de estupefacientes y el crimen organizado (Unodc), Antonio María Costa. Según dice, el organismo que dirige “tiene suficientes indicios” para afirmar que “el dinero procedente del tráfico de drogas ilegales ha sido empleado para mantener los bancos a flote en esta crisis financiera global”. El directivo de la ONU añade que “el dinero de la droga se convirtió en el único capital disponible cuando la crisis se agudizó en el último trimestre del pasado año”.

“Existen muchos ejemplos de que el dinero de la droga y de otras actividades ilegales es ahora mismo el único capital de inversión líquido”, señala Costa tras recordar que, “en la segunda mitad de 2008, la escasez de liquidez fue el principal problema del sistema financiero”.

Si es verdad que algo así está ocurriendo en el núcleo del sistema financiero mundial, lo menos que podemos hacer los bolivianos es preguntarnos en qué medida tan complicado asunto nos atañe. Como bien sabemos, no es secundario ni mucho menos el papel que juega Bolivia en el negocio mundial del narcotráfico, por lo que haríamos bien si comenzamos a ver cuánto ocurre en México y en el mundo financiero y no como algo ajeno, sino como uno de los asuntos que más nos incumbe.




¿Quiere seguir estos artículos en Facebook, Twitter, Google+?