Linchamiento: dos tenían antecedentes

- Coca Narcotráfico

Surgen más elementos que ligan el caso del triple linchamiento de Ivirgarzama al narcotráfico. La esposa del sobreviviente esta presa por tráfico de drogas.

image

Efracio Alba, sobreviviente del linchamiento en Ivirgarzama, ayer. – Rocha José Los Tiempos

Los Tiempos

Por Vásquez Katiuska

La esposa del único sobreviviente Efracio Carlos Alba, Cirila Urquieta Mamani, fue detenida en dos ocasiones por delitos referidos a la ley antidrogas 1008, y actualmente se halla recluida en la cárcel de San Pablo de Quillacollo con una sentencia de ocho años.

El mismo Alba, según refirió un testigo el día del linchamiento, clamó a la turba por su vida arguyendo que tenía tres hijos y una mujer detenida por narcotráfico, que les habían quitado el micro y que desde entonces se dedicaba a la delincuencia.

Urquieta Mamani viajaba como pasajera en un minibús de Capinota a la ciudad de Cochabamba en febrero de 2005 aferrada a una bolsa de mercado cuando el vehículo fue interceptado en Irpa Irpa por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn). En su bolsa, hallaron cuatro kilogramos de sulfato de cocaína, escondidos en paquetes en forma de ladrillo y forrados con cinta adhesiva.

Aunque a un comienzo, Urquieta negó ser la dueña, al final admitió que la droga, que en Bolivia podría venderse a unos mil dólares por kilo, le pertenecía.

Urquieta fue encarcelada en San Pablo de Quillacollo, pero el 28 de abril de 2005 salió libre por disposición del juez de Capinota, Antonio Quispe, según revelaron fuentes antidrogas.

Volvió a ser apresada por el mismo caso el 16 de abril de 2007, por un fallo del juez Fernando Villarroel de Quillacollo. Desde entonces, el juicio se tramitó en esa ciudad, fuera de la jurisdicción de Capinota.

Fue sentenciada por tráfico de sustancias controladas a ocho años en 2008, por lo que continúa detenida en la misma cárcel. Después, del triple linchamiento de Ivirgarzama colabora con la defensa de su pareja y sostiene comunicación telefónica con el abogado que sigue el caso, Jesús Antezana, según fuentes cercanas a la investigación. 

La última vez que intentó salir con libertad condicional fue el 20 de noviembre de 2009, arguyendo que está detenida 32 meses sin sentencia ejecutoriada. Su derrota en los tribunales impulsó al esposo a buscar en Puerto Villarroel, el 13 de diciembre, un garante, dinero o una venganza contra quienes habrían delatado a su esposa. Sin embargo, la versión policial refiere que él y sus tres compañeros linchados fueron acusados por dos pobladores de allanamiento, lesiones y tentativa de robo de 40 mil dólares.

Según el historial delictivo, Alba tuvo conflictos con la ley desde 1999. Mientras que uno de sus acompañantes y víctima del linchamiento, Eloy Villalba, tenía un largo recorrido por el hampa y estuvo preso en La Paz.

LINCHADOS TIENEN ANTECEDENTES

Dos de los cuatro detenidos en Ivirgarzama el pasado 14 de diciembre tienen un historial delictivo y la esposa de uno (del sobreviviente) se halla sentenciada por narcotráfico.

•    Eloy Villalba Chávez, linchado en Ivirgarzama.

•    Detenido el 22 de noviembre de 2004, el 1 de febrero de 2006, el 1 de febrero de 2007 y el 25 de agosto de 2009, en todos los casos por robo. La segunda detención es por robo agravado.

•    Efracio Carlos Alba, se salvó de ser linchado

•    Detenido en dos ocasiones: el 28 de junio de 1999 por amenazas y el 22 de marzo de 2001 por allanamiento en un domicilio privado.

•    Cirila Urquieta Mamani, esposa de Efracio Carlos, detenida por tráfico.

•    No se encontraron antecedentes de los otros dos linchados: Vladimir Herrera (32) y Édgar Alba Caero (21).

Fuente: Registros Policiales /Elaboración Los Tiempos

Gobierno exige cárcel para el “Clan Terán”

Proceso: El viceministro Wilfredo Chávez pide la suspensión de libertad por la falta a la audiencia de cesación de medidas sustitutivas.

image

Acusadas: fueron encontradas con pasta base de cocaína que elaboraban en el Chapare

La Prensa

El viceministro de Coordinación Gubernamental, Wilfredo Chávez, reclamó a la Fiscalía de Distrito de Cochabamba la suspensión de la libertad preventiva y posterior detención de las hermanas Juana y Elba Terán Gonzales por su falta a la audiencia de cesación de medidas sustitutivas del 3 de diciembre. El “Clan Terán” fue aprehendido por efectivos de la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (Umopar) en septiembre de 2008 en la población de Tiraque, Cochabamba, en posesión de 147,5 kilos de cocaína.

Chávez explicó que esa acción procede en cualquier caso, más aún cuando los procesados no se presentan a las audiencias convocadas por la autoridad competente para establecer su condición jurídica.

“La Fiscalía debe pedir la suspensión de la medida de libertad preventiva que tenían y ordenar su detención inmediata. Ésa es una acción rutinaria”, dijo la autoridad, aunque dijo que no hizo seguimiento a este caso, actualmente en manos del Ministerio Público.

Elba y Juana, hermanas de la dirigente cocalera Margarita Terán, y el esposo de una de ellas, Tomás Veizaga, también faltaron el 9 de octubre a una primera audiencia de consideración de libertad condicional, establecida en abril anterior. Los jueces que atienden el caso sólo determinaron una nueva fecha para la audiencia, con la esperanza de que las acusadas por narcotráfico asistieran.

Ambas detenidas quedaron en libertad en mayo de este año porque dos jueces no pudieron ponerse de acuerdo con la resolución de liberarlas o detenerlas. El juez Efraín Camacho no estaba de acuerdo con dejarlas libres, pues consideró que existía peligro de fuga. Sin embargo, su colega Nelson Pereira era partidario de otorgarles la libertad. Ante esta situación, optaron por la liberación, según lo establecido por el nuevo Código de Procedimiento Penal (CPP).

Chávez dijo que “las hermanas Terán deben ser procesadas con detención. Eso corresponde al fiscal y debe hacerlo cuanto antes. En cualquier caso, donde se burla la norma, se procede así”.

El 23 de septiembre de 2008, las hermanas de la ex constituyente y Tomás Veizaga fueron capturados en su domicilio de San Isidro. Les encontraron 147,5 kilos de pasta base de cocaína, 20.000 dólares y joyas que fueron confiscadas por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN).

Tres meses después, el 23 de diciembre, las hermanas Terán y Veizaga fueron puestos en libertad después de pagar una fianza de 100.000 bolivianos, fijada por el juez Primero de Instrucción de Villa Tunari (Cochabamba), José Luis Dávila.

El juicio oral que debía instalarse el 18 de septiembre contra las hermanas y Veizaga fue pospuesto hasta el 14 de enero de 2010. Lo decidieron por las recargadas labores de los jueces en Sacaba, también por la inasistencia de los jueces ciudadanos. La fiscal asignada al caso, Claudia Mansilla, dijo que “por ningún motivo se debe suspender nuevamente la audiencia de enero”.

Según los implicados, sólo siembran yuca y cítricos en un chaco. La justicia investiga si es cierto.

Las hermanas Terán no asistieron a las audiencias en dos ocasiones.