Arzobispado se desliga de responsabilidades en el caso de novicia que mató a su hija

Cochabamba. Denuncian toda forma de agresión contra la vida. El Arzobispado de Cochabamba en conferencia de prensa, informó que en la Casa de Retiros de Tiquipaya donde la joven postulaba a una de las congregaciones hace 6 meses, desconocían el estado de gravidez de la novicia que degolló a su hija recién nacida y ocultó el cuerpo de la infante en una bolsa en su habitación.

image Monseñor Tito Solari en conferencia de prensa. – Vanessa Sanjinés Los Tiempos

Monseñor Tito Solari, quién se negó a responder preguntas de la prensa, leyó un Comunicado en el que explicó que “el 31 de octubre, la joven expresó sentirse descompuesta por su período menstrual y solicitó quedarse en reposo”.

Ante la persistencia de su malestar al día siguiente, la Superiora instruyó una consulta médica en un Centro de Salud de Pacata donde supuestamente no la diagnosticaron y la derivaron al Hospital Viedma.

“En el transcurso del día siguiente (martes), la Superiora de la Congregación fue anoticiada sobre la existencia de una bolsa con contenido desconocido en el cuarto de la joven y una vez que se descubrió el cuerpo del bebé, denunciaron el caso vía telefónica a las autoridades policiales”, informó Monseñor Solari.

“Concluidas las pericias forenses, la comunidad religiosa junto a los padres de la joven dieron sepultura a los restos de la niña”, lee el Comunicado.

La joven comenzó su noviciado en abril, cuando tenía unos dos meses de embarazo. Escondió su estado por 38 semanas y dio a luz sola. Cuando la tuvo en sus brazos, tomó un cuchillo y le asestó siete puñaladas en el cuello.

La novicia llegó con las entrañas desgarradas a la maternidad y con síntomas de “depresión posparto”. Por las primeras pesquisas se conoce que la joven era presionada para convertirse en monja por su familia, por lo que escondió su embarazo hasta que ocurrió el fatal desenlace.

La Fiscalía de Tiquipaya investiga el crimen.

Lostiempos.com

Categorías Seguridad