El día de Macri: gimnasio, sermón a la tropa y un casamiento “fashion”

El casamiento tuvo pinceladas fashion, del estilo de ricos y famosos pero no abundó en detalles lujosos. Había motivos para no descorchar bebidas exclusivas. Macri se lanzará como candidato a presidente y busca enviar una señal de austeridad.

imageCASADOS. MACRI Y JULIANA AWADA, AYER, CON LA LIBRETA DE MATRIMONIO.

PorSantiago Fioriti, Clarín

    Se casó con Juliana Awada en Costa Salguero. El menú: salmón y risotto con champignones.

    Seis y cuarenta y cinco de la mañana Mauricio Macri salió de su piso de Barrio Parque, vestido con la camiseta del Real Madrid, rumbo al gimnasio. Volvió para ducharse, viajó en auto oficial hasta Bolívar 1, atendió llamados, dos reuniones y luego trató de apaciguar la crisis que protagonizan sus diputados, por viejos rencores, en medio de la discusión del Presupuesto. Media hora después del mediodía estaba en un salón de Costa Salguero junto a su novia. Juliana Awada le acariciaba la mano y él le hacía alguna acotación al oído durante el largo preámbulo del juez de paz. “Te amo”, dijo ella.

    “Gracias, negrita única, mágica y hechicera” , dijo él. Ya estaban casados.

    Las imágenes que reproducía el circuito cerrado de TV reflejaban abrazos, besos y alguna lágrima. “¡Te despachaste con una de Maná!”, le gritó uno de sus amigos al jefe de Gobierno por aquello de “hechicera”. El tumulto no permitió respuesta. “¿No habrá sido una frase pensada por Durán Barba?”, diría luego alguien con un perfil mucho más político. ¿Hablaría en serio? “Jaja, ¿cómo me voy a meter en eso?”, se reía el asesor ecuatoriano, antes de abordar el taxi que lo iba a trasladar a Recoleta.

    El casamiento tuvo pinceladas fashion , del estilo de ricos y famosos (el brindis frente al río, las 20 cocheras VIP, el helicóptero que sobrevoló el lugar las dos horas de la ceremonia, la ambientación y el juego de luces), pero no abundó en detalles lujosos. El champagne, Chandon y el vino, de Bodegas Terrazas. La comida: bocaditos caprese, vasitos con palta y salmón y risotto con champignones. De postre, tartaletas de fruta, mouse de limón y mouse de café.

    Había motivos para no descorchar bebidas exclusivas. Macri se lanzará como candidato a presidente y busca enviar una señal de austeridad. “ Cualquier semejanza con las fiesta menemistas nos perjudicaría , y mucho”, se sinceró uno de los dirigentes que trabaja en el proyecto 2011. Claro, Macri participaba de aquellas fiestas.

    La cara de Gerardo Sofovich, que asomaba detrás de la silueta de la pareja, era el mejor símbolo de las amistades que le dejaron a Macri esos años. Aunque en la celebración había de todo: desde sus amigos del Cardenal Newman hasta sus amistades políticas más recientes (ver La lista …) Ya había sonado “Bitter Sweet Symphony”, de The Verb, cuando los invitados se terminaron de acomodar y el juez de paz encaró el rito. “Hay varias sorpresas”, se anunció. Las cámaras no paraban de tomar las manos entrelazadas.

    “Te veo muy bien con Mauri”, le regaló Valentina, 7 años, a su mamá, que ayer se casaba por segunda vez. Juliana se tuvo que secar las mejillas. Macri se inclinó hacia la nena para darle un beso, la misma que en los primeros meses de la relación le pegó un patadón, jugando, y le dejó el ojo negro. “Esta vez Mauricio se enamoró en serio”, contó un testigo que presenció sus dos casamientos anteriores. “Hasta puede ver a Boca tranquilo”, confió entre risas. Macri no quería perderse el Superclásico.

    La lista de invitados

    Presencias

    El Gabinete PRO; Gerardo Sofovich y Miguel del Sel; los peronistas anti-K Juan Carlos Romero, Eduardo Amadeo y Ramón Puerta y el radical Oscar Aguad; la conductora Teté Coustarot; el ex tenista José Luis Clerc; el economista Carlos Melconian; los diputados nacionales y legisladores porteños; el dirigente agrario Luciano Miguens; el rabino Bergman; el empresario Carlos Avila; Héctor Veira y Rattin.

    Ausencias

    Gabriela Michetti no pudo asistir pero escribió en twitter que lo lamentaba profundamente. Cerca de la ex vicejefa dijeron que se está haciendo una serie de estudios por un viejo problema de salud. En cambio, Francisco de Narváez faltó sin avisar: las relaciones con Macri no están en el mejor momento, aunque asistirá a la fiesta en Tandil. Tampoco estuvieron Susana Giménez y Mirtha Legrand.

    La novia, con vestido de 1900 y sin ninguna joya

    PorVicky Dorín

    Sin estridencias, la novia encargó el vestido a la diseñadora y amiga Yésica Solnicki, de El Camarín. Se trató de un vestido original de 1900 en crochet que la diseñadora modificó para la ocasión. Debajo, se escondían unas sandalias con plataforma que la elevaron algunos centimetros por sobre la cabeza del novio.

    No llevó joyas.

    Eligió un ramo de rosas naturales, que completó con un peinado semirecogido y un maquillaje bien natural. Por su parte, el novio vistió un elegante traje en color azul combinado con una camisa celeste y corbata al tono (no quiso contestar de dónde era el traje).

    Una de las primeras en atravesar la alfombra gris que comunicaba con el acceso fue Pomi Awada, la mamá de Juliana y con quien comparten la empresa familiar que lleva el apellido de la familia. Estaba vestida con un discreto conjunto de pantalón y chaqueta en tonos nude (que todos atribuyeron a la marca Awada). Más tarde, Pamela Saguier, amiga íntima de la novia y testigo de la ceremonia junto a Zoraida Awada, aceptó posar ante los fotógrafos. Más cerca del horario de la boda llegó el padre del jefe de Gobierno porteño, el empresario Franco Macri, junto a su hija Florencia y su novia Nuria Quintela (fueron los primeros en retirarse una vez finalizada la ceremonia). Sandra Macri llegó apurada con un vestido muy elegante en color negro.

    Casi no se vieron personajes de la farándula entre los presentes, aunque la conductora Teté Coustarot, quien vistió un traje azul de Dior, quiso dar el presente: “Quise acompañar a la familia Awada porque los conozco desde mis comienzos como modelo y quería festejar junto a ellos este momento”, declaró. También asistieron el actor cómico Miguel del Sel y el ex tenista ‘Batata’ Clerc.

    La organización de la boda estuvo a cargo de Bárbara Diez, esposa del jefe de Gabinete Horacio Ródriguez Larreta, quien se ocupó de guardar los detalles de la boda en el mayor de los secretos. Lo que si se pudo saber es que los invitados disfrutaron el catering de la empresa Gaurí con un menú elegido personalmente por la novia. La ambientación corrió por cuenta del decorador Ramiro Arzuaga. Predominó el blanco, a pedido de la novia. Para la ceremonia se utilizaron sillas Tiffany blancas y una mesa de estilo también blanca con arreglos de rosas al tono, combinadas con ramas florecidas en blanco simulando la flor del durazno. La iluminación fue tenue. El decorador recurrió a mesas bajas iluminadas con velas para completar un ambiente moderno y romántico.

    Macri le dijo a la prensa: “Me juramenté que esta vez es para toda la vida”, al hacer referencia a que esta es la tercera vez que contrae matrimonio

    Categorías Sociales