Un escritor: Ignacio Prudencio Bustillo

- Opinión

Jorge Siles Salinas*

jorge-siles-salinas Ha sucedido, en forma casi inevitable, que los autores interesados en la obra de Ignacio Prudencio Bustillo hayan comenzado su trabajo –reduciéndolo en gran manera a ese tema único-, por la muerte prematura de Ignacio, nacido en Tarija, el año 1895 y fallecido en Sucre en 1928. Su corta existencia –murió a los 32 años- ha dado lugar una y otra vez a la expresión sorprendida de que en tan breve tiempo hubiera sido capaz de producir tres obras fundamentales de la literatura boliviana, además de diversos escritos repartidos en revistas y periódicos.

Imposible no expresar una fuerte impresión al conocer su previsión acerca de esa brevedad temporal propia en palabras que nos estremecen: bajo el título de “Hay que apresurarse”, aconseja la urgencia de realizar obras frente a la brevedad de la vida (Barnadas. Diccionario, com. de J. Ríos Q.).

No puedo menos de recordar en este punto un caso paralelo: en 1910 se publicaron en Santiago de Chile dos obras jurídicas de relevante importancia, debidas al catedrático Hernando Siles Reyes, mi padre, sobre Derecho Civil concordado y Derecho Penal concordado; el autor tenía 27 años.

Un capítulo importante de la labor de Prudencio Bustillo es el de su participación activa en la revista Claridad, órgano de la Sociedad Filarmónica de Sucre, fundada en 1884, de aparición esporádica. A ella nos referimos en un artículo recogido en mi libro Política y Espíritu t. III. Reproduzco un párrafo de esa publicación: “¿Cómo no reconocer el aporte de esta tribuna al desarrollo de la cultura boliviana? ¿Cómo ignorar las dificultades que hubieran de vencer sus redactores para realizar este esfuerzo editorial en un ambiente tan reducido, tan poco propicio como el que por entonces ofrecía no sólo el medio local sino también el medio nacional?” (pág. 76). Los libros principales de nuestro autor son: La misión Bustillo. Más antecedentes de la guerra del Pacifico. Sucre, 1919. Ensayo de una filosofía jurídica. S. 1923. La vida y la obra de Aniceto Arce, Tupiza, 1928, BA, 1951. Páginas dispersas de I. Prudencio Bustillo, recopilación y comentario de Adolfo Costa du Rels. Sucre, 1946.

Sin entrar en el análisis de estas tres obras cumbres de nuestra literatura, la primera de las citadas, en el ámbito de las negociaciones boliviano-chilenas previas a la Guerra del Pacífico es indispensable para el conocimiento del periodo anterior a ese conflicto.

La segunda, en la esfera de la Filosofía del Derecho, está destinada a los estudiantes de esta asignatura en la Universidad de San Francisco Xavier, con aportes críticos de notable agudeza a la Revolución Francesa, situándose en la etapa intermedia entre el final del Positivismo y la inauguración de una nueva corriente en la materia.

Lo sobresaliente en la obra de Prudencio es su soberbio estilo literario, su prosa nobilísima, que lo destacan como un cultor insigne del derecho y la historia, en parangón con la capacidad literaria de Gabriel René Moreno, de Mariano Baptista Caserta, de Alberto Gutiérrez, de Enrique Finot, de Carlos Medinaceli, de Porfirio Díaz Machicado, de Roberto Prudencio, de Guillermo Francovich, de Armando Alba, para dar tan sólo algunos ejemplos.

*Miembro de las academias bolivianas de la Historia y de la Lengua, correspondientes de las reales academias españolas

Página Siete – La Paz