Yuquis, Yuracarés y activistas piden la renuncia de tres ministros de Estado

- Política

Reacción. Cocaleros del Chapare realizan este miércoles una asamblea de las Seis Federaciones junto a Evo, donde se analizará las repercusiones de la intervención a la marcha indígena.

image Las imágenes de la violenta represión contra los indígenas dio la vuelta al mundo/ Herido: Este es el momento en el que Gabriel Tórrez, de la Central Indígena de La Paz, es trasladado al hospital de San Borja. Foto El Deber

    Beni/ La Paz, 27 Sep. (ANF).- Los indígenas de los pueblos Yuqui y Yuracaré con asiento en el Chapare, además de activistas que defienden el TIPNIS exigen la renuncia de los ministros de la Presidencia, Carlos Romero; de Obras Públicas, Walter Delgadillo y de Gobierno, Sacha Llorenti, por constituirse en los responsables de la violenta represión a los marchistas indígenas en las proximidades de Yucumo.

    El ex cacique de los Yuquis, Benjamín Sánchez, solicitó la intervención inmediata del Defensor del Pueblo, Iglesia Católica, Organización de las Naciones Unidas y otros organismos que defienden los derechos de los seres humanos, en forma especial de los pueblos indígenas.

    “Los representantes de las instituciones mencionadas deben buscar el diálogo con el presidente Evo Morales Ayma para que dejen de reprimirnos y tratarnos como a animales. Nuestra marcha fue y seguirá siendo pacífica porque lo que defendemos son nuestros derechos, nuestro territorio y hábitat”, dijo.

    Sánchez denunció que los pobladores de Yucumo no estaban de acuerdo con el bloqueo y las acciones beligerantes contra los marchistas, porque una gran mayoría se identificaba con su protesta. “Sólo algunos dirigentes de los colonizadores defendían la postura del Gobierno, por motivos económicos y otros compromisos, agregó.

    “Los supuestos diálogos fueron distraccionistas, porque la brutal intervención policial contra el campamento de los marchistas ya estaba planificada con mucha anticipación. Se trató de una acción policial que no respetó a niños, mujeres embarazadas y ancianos, pues las huellas de esa represión están marcadas en los cuerpos de nuestros hermanos que llegaron al Chapare”, agregó.

    REORGANIZACIÓN: Dijo que a pesar de la brutal represión, los marchistas se reorganizarán y volverán a marchar hasta llegar a La Paz para hacer conocer al mundo entero que lo que defienden es su sobrevivencia como raza, y la biodiversidad que está amenazada con la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos.

    “La marcha se reanudará en cualquier momento, nos estamos reorganizando, y volveremos a unirnos a nuestros hermanos dirigentes que siguen con la movilización por senderos y el monte. Tanto yuquis como yuracarés hemos decidido continuar  con la marcha en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure”, afirmó.

    CAMBIOS: En tanto los activistas que defienden el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), junto a representes de organizaciones sindicales, campesinos, universitarios y colectivos urbanos, exigen la renuncia del presidente Evo Morales Ayma, del Comandante Nacional de la Policía y de los ministros Carlos Romero, Sacha Llorenti y Walter Delgadillo.

    El representante de los activistas, Pablo Rojas, informó que se declaró vigilia y movilización permanente con el bloqueo de la avenida 25 de Mayo entre Heroínas y Bolívar, concretamente en el templo San Francisco donde se abrió varios libros para que los ciudadanos rubriquen su firma en apoyo de la causa indígena.

    “Todos los activistas y organizaciones que respaldan a los indígenas y el Tipnis, piden la renuncia inmediata del presidente Evo Morales, que con esta actitud demuestra que no tiene nada de indígena. Asimismo exigimos la dimisión del Comandante Nacional de la Policía porque ordenó la brutal represión y de los ministros asesinos, Sacha Llorenti, Carlos Romero y Walter Delgadillo, a quienes les pedimos sigan el ejemplo digno de la ministra de Defensa, Cecilia Chacón”, agregó.

    A todo ello dijo que se suma el pedido de expulsar a la empresa brasileña OAS por ser cómplice de la brutal represión a los indígenas que marchaban a La Paz, reclamando una modificación en el tramo II de la carretera Villa Tunari- San Ignacio de Moxos.

    Rojas afirmó que la población está indignada, por lo que salió esta mañana en marcha de forma voluntaria y espontánea en solidaridad con los indígenas y en repudio por la “represión fascista”.

    COCALEROS: Las reacciones en el trópico cochabambino no se dejaron esperar y los dirigentes de los productores de coca convocaron a una asamblea de emergencia de las Seis Federaciones en la ciudad de Cochabamba, donde se analizará las repercusiones de la intervención a la marcha indígena.

    El ejecutivo de la Federación de Centrales Unidas, Pablo Loroño, informó que se realizará una reunión de emergencia de todos los dirigentes de las Seis Federaciones tanto hombres como mujeres.

    “La asamblea se realizará en Cochabamba este miércoles junto al presidente Evo Morales y otros dirigentes nacionales del Movimiento al Socialismo, donde analizaremos la coyuntura y asumiremos una postura en torno a los hechos sucedidos en Yucumo”, finalizó.