Aislados en la Cumbre

- NotiShots

El título podría convertirse en toda una tradición de la política exterior del evismo. Sucedió en las cumbres climáticas de Copenhague y Cancún, donde la demagogia seudo-ecológica (no respaldada con acciones reales dentro de Bolivia) acabó dejando al gobierno boliviano en el completo aislamiento. Ahora, la estrategia de la “reserva sobre el acullico” a plantear en la Convención de Viena posiblemente termine con idéntico final.

Así lo adelanta el ex canciller Armando Loayza, para quien es un error el “curso de colisión” de la administración Morales, que llevaría a confrontar en la capital austríaca con la opinión de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE).

Según Loayza, la JIFE “teme que el pedido puede alterar la economía jurídica y crear un antecedente peligroso para 184 países”, en alusión a la solicitud boliviana de admitir su reserva contra la penalización de la hoja de coca.

De ahí que lo más probable sea el fracaso de las gestiones del equipo que encabeza David Choquehuanca.

El asunto es tanto una demostración de la prioridad otorgada por el régimen evista a la producción cocalera como un ejemplo de la ineficacia con la que se ha estado manejando la política externa en los últimos años.

Un último informe de la JIFE sostiene que se “aumentó progresivamente entre 2005 y 2011 de 25.400 a 31.000 hectáreas” la producción de coca boliviana, mientras que la fabricación de cocaína llegaría a 200 toneladas por año.

Los que sí saltan de alegría con la postura del gobierno del MAS son un complejo de ONG´s dedicadas a la promoción mundial de la coca, como el Transnational Institute (TNI) y la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), algunas de las cuales promovieron a Evo Morales como figura internacional aún antes de que fuera diputado…

notishots@gmail.com