Tarija. Militar asesina a policías para evitar decomiso de su vehículo

- Seguridad

Dos cabos policiales fueron victimados por el coronel Remberto Escobar Vega con disparos de un revólver calibre 38. Los policías fallecidos serán enterrados la tarde de este domingo en el cementerio General.

Detienen a un militar por muerte de policías

En la ciudad de Tarija. Es el principal sospechoso de los asesinatos porque tenía en su poder un arma calibre 33.

image OPERATIVO. La Policía hizo el rastrillaje luego del crimen ocurrido en Tarija.

Por Javier Quiroz - La Prensa - 26/02/2012

Luego de un intenso rastrillaje realizado por la Policía, en el camino Entre Ríos de la ciudad de Tarija, ayer fue detenido un coronel del Ejército como presunto autor de la muerte de dos policías que cumplían su labor. El vehículo en el que se encontraba el acusado presentaba impactos de bala.                                                         

Gastón Mustaf, el abogado de las víctimas, Israel Miranda y Mario Rafael Vega Ortega, señaló que existen bastantes indicios para imputar al militar (cuyo nombre está en reserva) que fue aprehendido como el presunto autor  de la muerte de los uniformados. “Se trata de un miembro del Ejército que fue encontrado con un arma de fuego calibre 33”.

El hecho. El crimen ocurrió alrededor de las 21.30 del viernes, en inmediaciones del barrio San Jorge II, cuando se dio la primera versión de que dos antisociales habían disparado a quemarropa a los cabos Israel Miranda y Mario Rafael Vega Ortega, dependientes de la Estación Policial Integral (EPI) del barrio Senac, quienes perdieron la vida en la ambulancia que los transportaba a un centro de salud.

El coronel Wálter Villarpando, responsable del operativo, informó que los dos cabos realizaban el patrullaje cuando atendieron la llamada de unos vecinos, quienes denunciaron la extraña presencia de un vehículo en inmediaciones del mercado Abasto y que era conducido, supuestamente, por antisociales.

Cuando los oficiales se acercaron al motorizado para pedir la identificación y la licencia al conductor, una de las personas dentro del  vehículo disparó a quemarropa a los efectivos. Uno de ellos falleció por un impacto de bala en el cráneo, el otro, por una herida en la yugular. Los autores se dieron a la fuga.

Señaló que la institución verde olivo se encuentra de luto, pero también aseguró que se realiza un operativo exhaustivo para capturar a los responsables.

Los familiares de las víctimas relataron cómo fueron las últimas horas de vida de los cabos de Policía. La esposa del cabo Miranda dijo que éste se despidió de los miembros de su familia para ir a trabajar a las 07.30. “Sólo vino un ratito a la casa y se fue apurado porque tenía que trabajar”. 

Por su lado, la madre de Miranda señaló que su hijo era  el sostén de la familia. Acongojada, pidió justicia para que los autores sean enviados a la cárcel.


Militar asesina a policías para evitar decomiso de su vehículo

El País, Tarija

Los cabos policiales Mario Vega Ortega e Israel Miranda Donaire fueron victimados, según investigaciones preliminares, por el teniente coronel militar Remberto Escobar Vega con disparos de un revólver calibre 38. Los policías fallecidos son velados como héroes que murieron en cumplimiento de su deber en el Comando Departamental de la Policía Boliviana, donde hoy (14:00) será realizada la misa de cuerpos presentes y el entierro se efectuará a las 15:00 en el cementerio General.

El último adiós

Como de costumbre en cada jornada laboral, Miranda salió el viernes a cumplir su labor cotidiana, durante la que iba a su casa por un momento a ver a su familia. Esta vez, a las 19:00, luego visitar a sus familiares y en la mañana a su mamá, nadie se imaginaba que sería el último adiós. “Mamá, chau, mañana nos vemos tempranito”, relató la madre de Miranda, quien deja un hijo en la orfandad.

La esposa de Vega, Estela Sandóval, expresó que se queda sola con un bebé de seis meses y un niño de once años de edad. “Lo vi por última vez en la mañana (del viernes), cuando estaba entrando a su trabajo, como todos los días se ha despedido con un beso y se ha ido, era guapo (trabajador)”, recordó.

Al enterarse de la noticia de los disparos contra Vega y Donaire, algunos familiares se presentaron en el hospital Obrero, donde minutos más tarde les informaron de los fallecimientos. “Llamaron a las once de la noche, en el hospital los policías no querían decirnos nada, no sabíamos nada él; era el único de mis hijos que pagaba la casa, ¿ahora qué va a ser de nosotros?, ¿por qué le quitaron la vida a mi hijo?”, decía entre sollozos la madre de Miranda.

El hecho

El informe brindado por el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), teniente coronel Jorge Barrero, señala que “en cumplimiento del deber, dos policías fueron victimados por el teniente coronel Remberto Escobar Vega con un revólver calibre 38”.

Barrero precisó que un durante sus funciones laborales, los cabos Vega y Miranda, por instrucción de la central de Radio Patrullas 110, a las 22:00 se dirigen al barrio San Jorge 2 donde interceptaron un motorizado color plomo, marca Toyota Caldina modelo 1996 y placa 1825 NDD, a la altura de la parada de la línea 4 de microbuses, debido a denuncias de que el conductor del vehículo estaba en estado de ebriedad.

Al momento de entablar conversación con el sospechoso, los policías le solicitaron la licencia de conducir, quien les da al momento, y luego le exigen que baje del vehículo para realizarle un examen visual y luego le informan que no puede continuar conduciendo por lo que llamarán una grúa para llevarse el vehículo, sin embargo, el infractor se niega a este requerimiento, abandona el motorizado y se dirige hacia a su domicilio, ubicado a unos veinticinco metros de donde fue interceptado.

Mientras los policías esperaban la grúa, el militar salió de su casa con un revólver marca Colt calibre 38 de seis balas, para dispararles a los policías, logrando impactos a uno en el cuello y al otro en la cabeza. “Al verlos en el piso, procedió a golpearlos con la cacha del revólver ocasionándole a uno de ellos hundimiento en el cráneo”, relató.

De acuerdo al médico forense Dulfredo Osuna, ambos fallecieron en el hospital a causa de las lesiones ocasionadas por las balas, que provocaron hemorragias agudas. “Los proyectiles fueron encontrados en lugares bastante sensibles, como es la base del cráneo y zona torácica”, explicó.

La fuga

Testigos presentes en el lugar aseguraron que luego del hecho, el militar ingresó nuevamente a su casa, de donde sacó un maletín para luego darse a la fuga en su vehículo con rumbo sur.

Al momento de llegar a la tranca de El Portillo, el militar decide continuar en contra ruta y para evitar ser interceptado por funcionarios que cobran el peaje invade una berma y sigue por el camino hacia el Chaco.

Ante esta situación, las unidades reciben la clave 300 y efectivos de la Patrulla de Auxilio y Cooperación al Ciudadano (PAC) y del grupo especial Delta lo persiguen y logran interceptar el vehículo en el cruce de Narváez. Sintiéndose acorralado, el militar se bajó de la movilidad para emprender la fuga a pie hacia las montañas.

La aprehensión

Al ver al sujeto subiendo el monte, seis efectivos fueron detrás de él para reducirlo. Una vez efectuada la aprehensión, lo llevan a dependencias de la Felcc, donde se verifica que en el interior del motorizado estaba una maleta, lo que confirmaba las versiones de los testigos. “Vamos a llegar hasta las últimas consecuencias de que se haga justica, esto no puede suceder, cumplimos con nuestro deber y detrás del uniforme que llevamos existe una persona humana, hay varias limitaciones, hace poco se ha firmado el convenio, creo que las autoridades encargadas se están agilizando y vamos a salir fortificados desde hoy y por eso la superioridad debe velar para que tengamos los medios necesarios como funcionarios”, dijo Barrero.

Proceso judicial

La fiscal Mariana Paz señaló que se cuenta con los suficientes elementos de convicción de que Escobar es el probable autor de este hecho. “Tenemos varios elementos de prueba, registro del lugar del hecho, se ha colectado todas las evidencias, ya se recuperó el revólver con seis casquillos del arma calibre 38, se ha recuperado la licencia de conducir del señor”, indicó.

Paz relató que esta persona, al parecer, había infringido una norma de tránsito y tenía una denuncia, y que los policías fueron impactados por un arma de fuego cuando estaban cumpliendo sus labores. “Él es militar que trabaja como T1 en la Región Militar de Tarija, se ha abstenido a declarar, estando en su derecho, y se le asignó abogado de la Defensa Pública, ya que hasta ahora no ha dicho si va a contratar un abogado particular”, informó.

La funcionaria del Ministerio Público agregó que ayer en la tarde se ha presentado la imputación formal solicitando la detención preventiva, “tomando en cuenta que concurren los requisitos, existen suficientes indicios sobre la participación de esta persona y que concurren los peligros procesales de fuga y obstaculización” y la vez indicó que hoy en horas de la mañana será la audiencia cautelar, donde estará de turno el juez Walter Chumacero.

La madre de Miranda pide que se haga justicia y más atención hacia los policías de base. “Los policías no ganan buen sueldo, la alimentación es pésima, ellos no tienen siquiera defensa y sacrifican todo”, expresó.

El comandante del Grupo Aéreo 82, teniente coronel DEMA Waldo Solano, indicó que este caso está en investigación y que el hecho debe ser juzgado por la justicia ordinaria, puesto que el hecho no ha ocurrido dentro de una institución militar. “Al haberse cometido fuera de la institución, (Escobar) debe ser juzgado y, si es culpable, condenado como corresponde la ley”, manifestó.

Funerales

El entierro seria para hoy luego de habérselo velado en el comando de la policía departamental. La misa del cuerpo presente de los infortunados será este domingo a las 14:00 en el mismo lugar donde están siendo acompañados por sus familiares desde ayer y el entierro se prevé a las 15 en el mausoleo de los policías del cementerio general.

El subcomandante de la Policía Boliviana, general Edwin Foronda Franco, aseveró que los policías fallecidos serán enterrados como héroes porque murieron en cumplimiento de su deber. “La Policía tiene la obligación de dar cristiana sepultura a los héroes, porque en el cumplimiento del deber han sido cruelmente asesinados”, afirmó.




¿Quiere seguir estos artículos en Facebook, Twitter, Google+?