Tras la violencia, discapacitados se radicalizan e ingresan en huelga de hambre

- Política

Tensión en Bolivia. El intento de ingreso a la plaza Murillo fue el detonante de las agresiones. Diputados da curso a ley  sin las demandas del sector.

image

Discapacitados protestan tras haber sido reprimidos al intentar ingresar a la plaza Murillo, en La Paz, ayer. Foto Apg (Los Tiempos)

Tras la violencia, discapacitados ingresan en huelga de hambre

La Razón / Óscar Ordóñez / La Paz

Tras intentar ingresar a la plaza Murillo y ser repelidos por la Policía en una jornada violenta, los discapacitados se declararon ayer en huelga de hambre y en vigilia, a la espera de la aprobación de la Ley General y Trato Preferente para este sector, que garantice sus demandas.

“Diez compañeros nos hemos declarado en huelga de hambre y todos estamos en permanente vigilia porque no se modificaron las observaciones que hicimos al proyecto de ley”, informó Mario Torrico, dirigente de la caravana de silla de ruedas de las personas con discapacidad física.

La caravana de silla de ruedas “de la Integración” partió de Trinidad, Beni, el 15 de noviembre de 2011 para exigir al Gobierno que promulgue una ley de trato preferente a favor de este grupo, que  garantice un bono anual de Bs 3.000, entre otras demandas.

El 5 de febrero, el Gobierno posibilitó la firma de un acuerdo en Cochabamba, en el que establecía el pago de una renta de Bs 1.000. Un decreto supremo, del 8 de febrero, oficializó el pago, lo que fue rechazado por la dirigencia de los discapacitados.

Tras 100 días de marcha, la caravana llegó a la sede de gobierno en medio de aplausos de bienvenida y apoyo de la ciudadanía. Al arribar a las 14.20, a la esquina de las calles Ingavi y Genaro Sanjinés, la marcha intentó ingresar a la plaza Murillo, pero fue impedida por barricadas de policías.

imageEnfrentamiento. Policías y discapacitados en plena gresca. Arriba a la derecha, un enmascarado. Foto: Ángel Illánes

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo en rueda de prensa: “Hemos dispuesto que la plaza Murillo esté resguardada, porque luego hay otros grupos que tratan de politizar, tratan de generar un ambiente de desorden, hasta de confrontación. Nuestra obligación es resguardar la plaza Murillo”.

Los marchistas justificaron su intención. “Si los manifestantes del TIPNIS y del Conisur entraron, ¿por qué no nosotros?”, dijo Camilo Bianchi, dirigente de la caravana, quien aseguró que la plaza “es un espacio público” y, como tal, tenían “todo el derecho” de ingresar.

Entonces comenzó la violencia, un grupo de discapacitados y otras personas (algunas con pasamontañas) comenzaron a agredir a los uniformados que estaban cubiertos con escudos. Lanzaron piedras, golpearon con sus muletas, sillas de ruedas y hasta petardos, que impactaron en los escudos policiales, mientras otras personas, ajenas a la marcha, convocaban a la violencia.

Un policía fue agarrado y golpeado por un grupo de jóvenes, que no eran del grupo que llegó con la marcha. De esa forma, los marchistas y sus acompañantes derribaron la primera barricada.

REACCIÓN. Los policías retrocedieron hacia la esquina Yanacocha, donde había otro frente de uniformados que resistió, esta vez con gases lacrimógenos y choques eléctricos. Producto de la acción policial, al menos cuatro personas discapacitadas sufrieron desmayos.

Como resultado de este enfrentamiento con violencia, cuatro personas fueron detenidas (dos discapacitados y dos universitarios), además habría al menos 10 discapacitados heridos y cerca de 10 policías con contusiones, según el comandante departamental de la Policía, Alberto Aracena, y el exdefensor del Pueblo Waldo Albarracín.

Además, se informó que un perro fue retenido en ambientes policiales, tras haber atacado a un uniformado.

A las 16.00, cuando los ánimos se calmaron un poco, un grupo de discapacitados se quitó la ropa en plena calle y se instaló un piquete de huelga y vigilia para protestar porque la Cámara Baja aprobó el anteproyecto de ley para personas con discapacidad sin las observaciones del sector.

Las repercusiones no se dejaron esperar, los diputados Jorge Medina y Carlos Aparicio, del MAS, denunciaron que en la protesta de las personas con discapacidad hubo “infiltrados” que ocasionaron los hechos violentos. “Sabemos que hay gente de la oposición infiltrada, hasta diputados que aparentemente han ido a separar la pelea”, dijo Medina. Por su lado, el diputado Aparicio apuntó a legisladores del  Movimiento Sin Miedo (MSM), según la agencia estatal ABI.

Por su parte, la oposición criticó la labor de la Policía y del Gobierno en el manejo del tema. “La brutal represión a los discapacitados provoca indignación”, publicó en su twitter el jefe de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina.  El jefe de bancada de Convergencia Nacional (CN) en el Senado, Roger Pinto, manifestó que el Gobierno debe esclarecer los hechos.

Diputados da curso a ley sin las demandas del sector

La Cámara de Diputados aprobó anoche en grande el proyecto de la Ley General y Trato Preferente para Personas con Discapacidad, que crea una renta solidaria para discapacitados graves y muy graves, pero no incluye otras demandas del sector.

“Esta ley ha sido elaborada por la Comisión de Derechos Humanos que ha recibido a todos los sectores de las personas en situación de discapacidad, en audiencias públicas, y recogido los acuerdos y trabajo realizado durante varios años de construcción de esta norma”, declaró la presidenta de la Cámara Baja, Rebeca Delgado. La oposición no apoyó el proyecto y se retiró del hemiciclo.

Los discapacitados no están de acuerdo con el proyecto, porque no garantiza la sostenibilidad de un bono de Bs 3.000, tampoco la inserción laboral del 6% e incluye a las personas invidentes que ya reciben un bono, señaló ayer Mario Torrico, dirigente de la marcha. “No es lo que pretendemos, por eso la huelga y la vigilia”, acotó.

El proyecto de ley pasará al Senado, donde según procedimiento debe ser tratado por la Comisión de Derechos Humanos.

Hay 40.000 registrados

Inscripción. La agencia de la cooperación japonesa (JICA) anunció ayer la conclusión del programa de Registro Único Nacional de Personas con Discapacidad que logró calificar a 40.000 personas y carnetizar a 25.000 en los nueve departamentos del país, informó el director de esta institución, Hirofumi Matsuyama.

De esta última cantidad, 13.500 presentan nivel grave y muy grave de discapacidad, ellos recibirán el bono solidario de Bs 1.000 anualmente, destinado por el Gobierno. El trabajo de registro fue realizado conjuntamente con la Unidad de Atención a Personas con Discapacidad del Ministerio de Salud.