Pobreza alimenta delito de tráfico de personas en Bolivia

- Seguridad

Bahamas, historia de un viaje sin retorno. Crece la trata y tráfico en Bolivia y es cada vez más difícil rescatar a las víctimas. En lo que va de 2012, se han reportado 94 casos de trata y tráfico de personas en todo el país. También, son parte de estos datos los más de 118 adolescentes desaparecidos en La Paz, posiblemente vinculados a redes de trata.

Pobreza alimenta delito de tráfico de personas

La otra tragedia. Crece la trata y tráfico en Bolivia y es cada vez más difícil rescatar a las víctimas que caen en las garras de estas redes criminales por la complejidad, la falta de recursos, el poco control, la pobreza y la poca efectividad

imageFamiliares de Ovidio Quispe luego de una misa, para encomendar el viaje de una comisión a Bahamas. Daniel James Los Tiempos

Por Katiuska Vásquez – Los Tiempos - 24/06/2012

La trata y tráfico de personas, una historia que relaciona pobreza, explotación e ineficiencia jurídica. En Bolivia cada año al menos unas 200 personas caen en las redes de organizaciones dedicadas a trasladar bolivianos hacia los centros de explotación como talleres de costura, comercio sexual, construcción, agricultura, labores domésticas, zafras y una diversidad de empleos fuera del país.

Según el director de la Fundación Infante-Promoción Integral de la Mujer y la Infancia, Miguel Gonzales, “el problema de la trata se debe entender como un flagelo relacionado a lo económico. Entonces, la gente ve en el exterior mejores posibilidades económicas y son víctimas fáciles de estas redes”.

La mayoría de las víctimas de trata y tráfico en Bolivia son capturadas a través de publicidad engañosa y llevadas fuera del país. Argentina, Perú, Estados Unidos y Europa, aparecen como los destinos más frecuentes de la redes de tratantes, según una investigación del Centro de Capacitación y Servicio para la Mujer.

El último reporte del Observatorio de Trata y Tráfico alerta sobre la explotación sexual a la que son sometidas las indígenas bolivianas en las minas de Perú, donde los tratantes cobran dos soles (alrededor de cinco bolivianos). El informe explica que las víctimas más frecuentes son las adolescentes que son captadas en las comunidades pobres y al llegar a los centros mineros son identificadas por su vestimenta.  

Un recuento de las denuncias recibidas en los últimos cinco años advierte que sólo el pasado quinquenio se registraron más de mil víctimas de trata de personas, que vivieron para denunciar a los tratantes y traficantes, que las explotaron dentro y fuera del país.

A pesar de las más de mil denuncias sólo cinco de ellas llegaron a los tribunales y culminaron con una sentencia. La cifra revela que más del 90 por ciento de estos casos quedan en la impunidad y una gran cantidad de las víctimas prefiere no denunciar, sobre todo porque son amenazadas por las redes con ir también a la cárcel por haber usado documentos falsos.  Sin embargo, la leyes internacionales y nacionales protegen a las víctimas al considerarlas inimputables.

Cifras

En lo que va de 2012, se han reportado 94 casos de trata y tráfico de personas en todo el país, la mayor parte de ellos en La Paz, El Alto, Santa Cruz y Cochabamba.

También, son parte de estos datos los más de 118 adolescentes desaparecidos en La Paz, posiblemente vinculados a redes de trata.

Según el reporte del Observatorio de Trata y Tráfico y la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), en 2008 se registraron 256 casos en Bolivia vinculados a estas redes, 220 de ellos por trata de personas y 15 por tráfico; en 2009 las cifras llegaron a 302, 286 casos de trata y 17 de tráfico; en 2010 hubo con un total 256 casos, 154 de ellos por trata; y en 2011 se registraron 205.

Bolivia es parte de los 186 países que luchan contra este flagelo y en 2011 se ubicó en la categoría dos de las cuatro que contempla el Informe sobre la Trata de Personas, publicado por el Departamento de Estado Americano, debido a que no está cumpliendo con los estándares mínimos; pero sí está haciendo los esfuerzos para luchar contra estos delitos.

A fines de junio de 2012, se conocerá el nuevo reporte, que antes de su difusión ya ha recibido críticas, porque se limita a una muestra estadística.

El informe de 2011 reflejó que los esfuerzos de varios países para combatir la trata y el tráfico.

Aplican estudios genéticos para dar con las víctimas

El 14 de septiembre de 2011, la vida de Elena Mariela Condori (16) se convirtió en una pesadilla. Su hijo de apenas días de nacido desapareció del hospital materno infantil de La Paz, fue víctima de trata. Ella contó que le entregó su hijo a un supuesto médico que le pidió al niño para llevarlo a bañar. Desde entonces no lo vio más. 

El caso de Elena Mariela no es el único, en Cochabamba la Brigada de Protección a la Familia atendió en lo que va de 2012, al menos dos denuncias de bebés vendidos por sus propios padres. Pero, también hay relatos como los de las jóvenes adictas a la clefa, que aseguran que una vez que las organizaciones les quitan a sus hijos no vuelven a saber de ellos, por lo que han recurrido a instituciones no gubernamentales para denunciar el “robo” de sus hijos.

Ante esta arremetida de los tratantes que pueden mimetizarse hasta en un hospital para sustraer un bebé, otros países han dado un salto en las investigaciones al recurrir a la ciencia para identificar a las víctimas.  Ahora el reto de médicos y la genética es la identificación de las víctimas de la trata para evitar adopciones ilegales, lograr que los niños de la calle recuperen a sus familias y reducir la prostitución infantil. Los ambiciosos objetivos son encabezados por el Laboratorio de Identificación Genética de la Universidad de Granada.

“La trata de personas sigue siendo un problema global y se constata que los países aún tienen mucho por hacer”

Informe Anual sobre Trata de Personas

PUNTOS DE PALERMO

El Protocolo de Palermo es un documento de las Naciones Unidas, ratificado por muchos países, que exige prevenir el tráfico de seres humanos, proteger a las víctimas y perseguir a los traficantes.

El informe anual examina como cada una de estas estas tres premisas se aplicada en los 186 países.

Varios Estados contemplan al delito de la trata de seres humanos como de lesa humanidad e imprescriptible, porque utiliza a la persona como objeto y mercancía; en cambio, el tráfico de seres humanos puede limitarse a burlar normas migratorias.

Las niñas y adolescentes suelen ser más vulnerables a las redes de tratantes.

El bajo nivel escolar y la exclusión del sistema educativo                                                                                  hacen que niños, niñas y adolescentes estén expuestos a la explotación. En tanto, la adicción a las drogas y el alcohol aumentan la vulnerabilidad.

LAS DEFINICIONES

La trata de personas es el reclutamiento, transporte, transferencia, resguardo o recibo de personas por medio de la amenaza, secuestro, engaño, abuso de poder o forma de pago, con fines de explotación.

Las víctimas de trata pueden ser adoptadas ilegalmente, explotadas laboralmente, insertadas en el comercio sexual, captadas por redes de tráfico de órganos y obligadas a mendigar.

El tráfico de personas es la salida y entrada ilegal de una persona a un país, por ello el tráfico y la trata suelen estar unidas.

Bahamas, historia de un viaje sin retorno

image Infografía Tráfico humano boliviano – Marco León Los Tiempos

Víctimas. Ya son 10 los bolivianos que emprendieron la travesía hacia Estados Unidos por la ruta de Las Bahamas en busca de un milagro laboral. Cuatro de ellos siguen desaparecidos. Una comisión se alista para ir en su búsqueda.

Los Tiempos – 24/06/2012

Los ojos de los familiares de los cuatro bolivianos desaparecidos en Las Bahamas, en su viaje hacia Estados Unidos en busca de un milagro laboral, están enfermos de tristeza. Cada día esquivan la idea de estar ante un interminable luto al no tener noticias alentadoras de María Luisa Huayhua, Rubén Velásquez, Ovidio Quispe, Francisco Álvarez.  La desaparición de estos cuatro bolivianos no sólo es el caso más emblemático de los riesgos a los que se exponen los bolivianos que se marchan a tierras desconocidas; sino también el más dramático por la dimensión que pueden alcanzar las redes criminales que lucran con las personas.

Constantina Reyes está en el ocaso de su vida y ha volcado sus últimas energías a la búsqueda de su hijo, Francisco Álvarez Reyes, parte de los cuatro bolivianos extraviados en Las Bahamas. Su vida está atravesada por la angustia de no saber dónde está el menor de sus hijos.

La última vez que lo vio fue el 20 de octubre de 2011, cuando sorprendió a sus familiares con la noticia de que esa mañana se iba a Estados Unidos.

“No sabíamos nada, se fue de callado. Lo vimos en la puerta con sus maletas listo para despedirse. Iba a reunirse con su esposa e hija, que viven en Estados Unidos”, contó su madre. Como la familia de los demás desparecidos, ella escuchó por última vez la voz de hijo en el teléfono el 28 de octubre.

Al igual que los otros tres desaparecidos, Francisco Álvarez llegó a la agencia por un anuncio en la televisión de Cliza, que ofertaba un “viaje seguro” a Estados Unidos por 10.000 dólares (7 mil de ellos entregados al principio y el resto en Las Bahamas).

Después de cinco meses sin respuesta, los familiares no resistieron más y comenzaron a buscar a sus hijos. Fueron en busca del dueño de la agencia Marylin Tours, Omar García Espinoza; de la guía y sobrina del dueño, Ivon Foronda Espinoza; y del asistente y esposo de Ivon, Alex Rodríguez Rodríguez. Ante la insistencia de los familiares y amenazas de acudir a la Policía, Ivon Foronda, quien llevó a los bolivianos hasta Las Bahamas les dijo: “No me pueden hacer nada; los han arrojado al mar”.

Los familiares convirtieron entonces sus dudas en coraje y denunciaron el hecho a un abogado, pero éste archivó el caso. Después de “peregrinar” por otros despachos contactaron un segundo abogado.

Esta vez consiguieron que la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) detenga el 13 de junio al dueño de la agencia y principal sospechoso de la red trata y tráfico de personas, que opera desde Bolivia con “coyotes” de Las Bahamas, Omar Espinoza. 

Hasta ahora la única certeza es que los cuatro bolivianos llegaron a Las Bahamas con Ivon Foronda y fueron recibidos por, Shawn Saunders Bruey, un conocido “coyote” de las islas Bahamas, quien el 30 de enero fue detenido junto a nueve extranjeros en posesión de 10 kilos de marihuana, equivalente a 10.000 dólares en Las Bahamas. 

ENTREVISTA

Desaparecidos son la punta del ovillo

Rolando Ramos, Abogado víctimas de Las Bahamas

¿Quiénes se llevaron a los cuatro bolivianos?

Estamos ante una organización criminal, encabezada por bolivianos y conectada con extranjeros. Nosotros creemos que estos cuatro bolivianos desaparecidos son la punta del ovillo de una cantidad de gente que habría corrido la misma suerte; y otra que ha sido estafada.

¿Cómo empieza este calvario con los anuncios en la agencia de viajes?

La agencia Marylin Tours tenía una apariencia de legal, pero ingresa en la ilegalidad al ofrecer viajes seguros a Estados Unidos, donde sólo se puede ir cumpliendo requisitos. Los dueños de la agencia soslayan estas obligaciones y les hacen creer a los bolivianos que ellos van a ir por Las Bahamas y van pasar en lanchas, lo cual es un engaño.

¿A qué se arriesgaron estos cuatro bolivianos al tomar esa ruta?

Por testigos que han regresado sabemos que la mayoría de los viajeros son abandonados y tuvieron que acudir a iglesias para ser cobijados. Una mujer trabajó seis meses como doméstica, para volver. Otros dicen que son explotados.

¿Qué fue lo más difícil?

Convencer a los familiares de hacer pública la desaparición. Ellos no querían por temor a esta organización. Después, porque muchos familiares no sabían del extravío.  

¿Qué ayudó a entender el valor de la denuncia?

La transcendencia del viaje. Yo les dije: si no denuncian, no viajan, va resultar complicado explicarle a los hijos qué hicieron para buscarlos. Era necesario hacer todas estas gestiones para que mañana tengan la conciencia más aliviada para decir: yo luché, ahí están los resultados. 

4 bolivianos desaparecen en Las Bahamas

A los familiares de los cuatro bolivianos desaparecidos en Las Bahamas casi se les acaba la fe después de ocho meses de una búsqueda infructuosa.

El anuncio del “viaje seguro”

J El 20 de octubre de 2011 los cuatro bolivianos viajan por la ruta de Las Bahamas a Estados Unidos, producto de anuncios publicitarios de “Viaje Seguro” difundidos por la agencia de viajes Marilyn Tours, en Cliza. 

En busca de un milagro laboral

J Los viajeros parten de Cochabamba a Santa Cruz el 20 de octubre vía terrestre. El 21 abordan un vuelo de Air Lines Copa rumbo a Las Bahamas junto a su guía y sobrina del dueño de la agencia, Ivon Foronda, con escala en Panamá y el 21 por la noche llegan a la ciudad de Nassau (Bahamas), donde se quedan siete días a la espera de su viaje a Miami.

Llaman por Última vez 

J Al llegar a Las Bahamas son recibidos por Shauwn Saunders y se comunican por última vez con sus familiares el 28 de octubre, para decir que al día siguiente iban a ir a un puerto marítimo. Desde entonces están desaparecidos.

Atrapan al sospechoso

J  El principal sospechoso del tráfico de migrantes, Omar Espinoza García, enfrenta cargos por trata y tráfico de personas, asociación delictuosa, legitimación de ganancias y organización criminal.

Algunas historias de tráfico

HERMANAS  “ESCLAVIZADAS”

dormían en el patio

Secuelas

Escaparse de un refugio es un signo de inestabilidad y secuelas de la violencia

A tres meses del rescate de las dos hermanas de 15 y 16 años, que fueron traídas de Beni a Cochabamba para ser explotadas por su tía y primos, la investigación no avanza.

La mayor de ellas continúa internada en un refugio y recibe terapia psicológica. En tanto, la menor de las hermanas se escapó y se desconoce su paradero.

Según el informe de la Defensoría de la Niñez, las dos hermanas fueron sometidas a todo tipo de violencia y en el momento de ser rescatadas parecían dos niñas de nueve y 10 años por su desnutrición crónica. Ambas fueron explotadas sexualmente desde los seis años por su madre quien está presa.

USAN EL FACEBOOK

Damas de compañía

Peligro

Utilizaban el Facebook para captar adolescentes con fines de explotación sexual

En abril de 2012 fue desarticulada una red de proxenetas que operaba a través del Facebook. El hecho salió a la luz después de que unos padres de familia se preocuparon por la relación de su hija de 17 años y de su sobrina de 12 con una amiga que las invitó a formar parte de un selecto grupo de damas de compañía, para lo cual les pidió fotos íntimas.

Una de las víctimas aceptó la oferta, pero antes debía pasar por una prueba. Los padres, alertados por su sobrina, avisaron a la Policía del encuentro y lograron la detención del sospechoso, que es procesado por corrupción de menores. La víctima y sus padres abandonaron el caso por amenazas.

RESCATADAS EN ARGENTINA

Documentos falsos

Sanción

La hermanastra y su concubino fueron detenidos en Argentina por explotación

Dos niñas de Arque, que fueron sustraídas por su hermanastra y llevadas con documentos falsos a Argentina, vivieron como esclavas en una fábrica de textiles, durante al menos un año, hasta que fueron rescatadas por denuncias de explotación laboral.

La hermanastra se valió de engaños para llevarse a las niñas. Un día partió con ellas asegurando que las iba a llevar de paseo. Los padres creyeron que estaban bien y no denunciaron el rapto.

Las niñas vivían en condiciones infrahumanas y trabajaban en una fábrica de costura. Después de contarle a su profesora los vejámenes a los que eran sometidas, fueron rescatadas.

EN BUSCA DE ZARLET

Adolescente desaparecida

Sin pistas

Además de Zarlet, son buscados Iván Mamani (17),  Analía Larrea (13) y más de 100 personas.

La desaparición de Zarlet Clavijo Martínez (17) en La Paz movilizó a la Policía y a jóvenes como ella, que emprendieron una búsqueda a través de Internet.

Aunque ninguna hipótesis está descartada, una de ellas apunta a que Zarlet pudo ser víctima de una red de trata y tráfico. Además de ella, también desapareció por la misma fecha el niño Dilan Brandon Loza. Según la Policía, con Zarlet son 118 los niños y adolescentes extraviados en La Paz.

La búsqueda de los desaparecidos ha tenido en común la falta de recursos y la poca información. En el caso de Zarlet, sus familiares organizaron vigilias en La Paz.




¿Quiere seguir estos artículos en Facebook, Twitter, Google+?