Corrupción. Desmantelan 600 vehículos en Dircabi Santa Cruz; piezas van al mercado negro

- Coca Narcotráfico

La entidad gubernamental encargada de la custodia de bienes incautados a narcos, se ha convertido en “el proveedor mayorista” del mercado negro de partes de vehículos.

Irregular. A ello se suma la desaparición de bienes que pertenecían a Marco Marino Diodato. El Ministerio de Gobierno planteó reestructurar esa dirección.

Investigan el desmantelamiento de 600 vehículos en Dircabi

Ministerio de Gobierno evalúa el futuro de esa dirección.

image Depósito. Esta imagen de archivo muestra a vehículos incautados por la fuerza antidroga y que están bajo la custodia de Dircabi. Fernando Cartagena.

La Razón / La Paz

Dircabi denunció a exfuncionarios de su oficina regional en Santa Cruz por el desmantelamiento de 600 vehículos que estaban en sus depósitos. A ello se suma la desaparición de bienes que pertenecían a Marco Marino Diodato. El Ministerio de Gobierno planteó reestructurar esa dirección.

Mirtha Jiménez, responsable de la Dirección de Registro, Control y Administración de Bienes Incautados (Dircabi), informó que exfuncionarios de la oficina regional en Santa Cruz fueron denunciados por robo agravado, tras descubrirse que procedieron al desmantelamiento de al menos 600 motorizados para vender autopartes en el mercado informal.

“La denuncia se refiere a la sustracción de partes de vehículos que ha sido sistemática durante las anteriores gestiones”, indicó a la agencia ABI. De acuerdo con Jan Koci, responsable jurídico de Dircabi, la denuncia fue presentada ante la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de Santa Cruz, en diciembre de 2012. Inicialmente se pide convocar a 11 exencargados de los depósitos de dicha institución.

No se descarta la posibilidad de que la investigación se extienda a provincias cruceñas y que se amplíe a los implicados en el caso Ostreicher. A finales de noviembre de 2012 se descubrió una red de corrupción y extorsión que involucró a exfuncionarios de dos carteras de Estado, además de gente que trabaja en Dircabi.

Denuncia. Jiménez también reveló la “desaparición” de algunos de los bienes incautados al italiano Marco Marino Diodato, por ejemplo, un inmueble ubicado en un edificio de la avenida Camacho, en La Paz, que ahora figura “a nombre de un expolítico”. También se perdieron documentos de los bienes incautados a Diodato, por lo que se prevé realizar un inventario de éstos para actualizar los datos.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, señaló que Dircabi tuvo una administración muy descuidada en el pasado inmediato, por lo que se ordenó auditorías, inventarios, registros e investigaciones que están en curso.

“Le dije a la gente de Dircabi que, si quieren que esa institución sobreviva, entreguen resultados, una clarificación de todos los bienes que ingresaron y tienen que llevar a proceso a toda la gente comprometida en actos de corrupción”, afirmó Romero. La autoridad pidió un saneamiento administrativo patrimonial y jurídico que debe entregarse hasta fin de mes. “El futuro de Dircabi dependerá de la capacidad que tenga para presentar un informe de su gestión”, indicó.

Dinero incautado no ingresó

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, reveló que Dircabi se manejaba sin inventarios y que al menos $us 10 millones incautados no ingresaron a cuentas del Estado, porque no se completaron los trámites administrativos y judiciales necesarios.

Dircabi “proveedor” de mercado negro

VARIOS DOCUMENTOS DE LOS BIENES INMUEBLES INCAUTADOS DESAPARECIERON.

imageLos Tiempos - 25/01/2013

La responsable nacional de la Dirección de Registro, Control y Administración de Bienes Incautados (Dircabi), Mirtha Jiménez (foto), denunció ayer que después de hacer una auditoría general se descubrió que los documentos de varios bienes inmuebles desaparecieron y que funcionarios y exfuncionarios convirtieron a la institución  en “el proveedor mayorista” del mercado negro de partes de vehículos.

Indicó que en los cinco meses que lleva en el cargo, inició una investigación de los casos de corrupción en Dircabi, además, de un inventario de los bienes que están en custodia y de cada uno de los vehículos y autopartes partes  que se habrían sustraído.

“Ha sido una organización de funcionarios y algunos más de afuera que se ocupaban  de extraer partes de vehículos, suponemos eso, y que habían otros muy cerca de ellos que tenían talleres que compraban partes de vehículos”, indicó.

Jiménez indicó que sólo en Santa Cruz se constató que más de 600 vehículos fueron desmantelados para vender sus autopartes, y lo mismo habría ocurrido en los departamentos de La Paz y Cochabamba.

“En el caso de los inmuebles es todavía más grave porque hay inmuebles que se han perdido, las anteriores administraciones sustrajeron la ubicación de los bienes, de los cuales tenemos en registro, pero no la ubicación (…) (Se han registrado) cinco mil cuentas en el país que nos han permitido conciliar los dineros que tenemos depositados en efectivo confiscado e incautados para que se puedan transferir al Estado”, indicó.

Jiménez dijo que sólo en Santa Cruz existen 10 millones de dólares en custodia y aún falta completar la auditoría en La Paz y Cochabamba para tener un reporte completo de la cantidad de dinero que se tiene.

Denunció también que de acuerdo a la investigación que se llevó adelante, se verificó que entre los registros de los inmuebles que “desaparecieron” están los del italiano Marcos Marino Diodato, “según lo que sabemos  han hecho desaparecer documentos, sabemos que los bienes eran hartos, eran muchos; ahora tenemos pocos (…) Hay una diputada que habla mucho contra el Gobierno, pero que su madre está en poder de un bien incautado y lo está loteando en Santa Cruz”.

Arroz de Ostreicher “se extravió”

La responsable nacional de la Dirección de Registro, Control y Administración de Bienes Incautados (Dircabi), Mirtha Jiménez, dijo ayer que de las 13 mil toneladas de arroz que se habían incautado al norteamericano Jacob Ostreicher, sólo permanecen en custodia 7.400, el resto se habría extraviado.

“Lo que se perdió fue la cantidad de 5.600 toneladas (de arroz), no fue vendido, sino se extravió y alguien de manera discrecional dispuso de este arroz. Están involucrados exfuncionarios de Dircabi y  un funcionario del Ministerio de la Presidencia que está en investigación, el resto está depositado  en una  hacienda de Guarayos: son 7 mil toneladas. El arroz es cáscara y semilla y está en mal estado porque un juez no dejó vender”.

Dijo también que en poder de Dircabi están siete haciendas y hay más de 100 vehículos y maquinaria que son custodiadas por extrabajadores del norteamericano. Además, dijo que las 273 cabezas de ganado que se habían incautado, creció a 319.




¿Quiere seguir estos artículos en Facebook, Twitter, Google+?