Peso argentino se ‘desinfla’ y no hay dólares en la frontera con Bolivia

- Economía

Comercio binacional. La desvalorización del peso argentino se agudiza más y el dólar desaparece en San José de Pocitos y Yacuiba (Bolivia), que están en el límite fronterizo con Argentina. Campea la especulación.

Peso argentino se ‘desinfla’ y no hay dólares en la frontera

El sector comercial y el hotelero de San José de Pocitos están afectados por la crisis argentina. En Salvador Mazza hay una ‘fiebre’ comercial de productos de consumo masivo. Hay incertidumbre.

image La harina de trigo es el producto más internado por los bagayeros en la frontera con Argentina.

EL DEBER

La desvalorización del peso argentino se agudiza más y el dólar desaparece en San José de Pocitos y Yacuiba (Bolivia), que están en el límite fronterizo con Argentina.

La depreciación de la divisa rioplatense impacta en el comercio y en el sector hotelero en el lado boliviano, mientras que en Salvador Mazza (Argentina) se presenta una ‘fiebre’ comercial de productos alentada por las compras de lugareños y comerciantes bolivianos.

“La restricción del dólar y la inestabilidad cambiaria que se presentan en territorio argentino debilitaron la oferta; al extremo, que desapareció desde hace dos semanas”, indicaron en la casa de cambio San Luis, que opera en San José de Pocitos. 

Un librecambista y un comerciante mayorista argentino indicaron desconocer los motivos que llevaron a la desaparición del dólar en la frontera. El empresario refirió que hasta hace dos semanas la oferta del dólar era limitada, pero que en San José de Pocitos encontraban para transar por mercadería con sus proveedores.

Debido a la disparidad cambiaria del peso argentino, el martes y el miércoles se cotizó a 0,86 centavos de boliviano por peso argentino (compra) y 0,90 (venta), comerciantes minoristas y mayoristas de Salvador Mazza no transan con moneda boliviana. 

Atribuyen que no reciben bolivianos porque está más caro y que en la banda (lado boliviano) pagan poco por el peso argentino. En San José de Pocitos se paga Bs 86 por 100 pesos argentinos y se vende igual monto por Bs 90.

Antes de la crisis en Argentina se pagaba Bs 110 por 100 pesos argentinos.

Es precisamente esta diferencia en el tipo de cambio que hace gravitar el boliviano en Salvador Mazza.

La sobrevaloración del boliviano en la cotización lleva a los habitantes de San José de Pocitos y de otras regiones del país a comprar pesos argentinos, con menos bolivianos, para pasar la frontera y abastecerse de alimentos a un costo menor que en el lado boliviano.

Prevalece la preferencia por productos de consumo masivo y de higiene personal. En tiendas minoristas de Salvador Mazza, por ejemplo, se oferta el kilo de harina, a Bs 2,60; de arroz, a Bs 4,30; el litro de aceite, a Bs 6,90; la lata de durazno, a Bs 9,50 y 10; la lata de arveja, a Bs 2,60; el frasco mediano de aceituna, a Bs 6,90; de champú Sedal, a Bs 9; un litro de detergente Bora, a Bs 6,90 y el envase de un litro de lavandina X5 vale Bs 3,50. Vinos y cervezas de distintas marcas, espumas carnavaleras, colchones, electrodomésticos, ventiladores también acaparan las ventas.

Según la Asociación de Casas de Cambio de Santa Cruz, en la ciudad también se presenta una disminución de dólares. Presumen que hay una fuga a Argentina. El peso argentino en la capital se cotiza a 0,82 (compra) y 0,80 (venta). 

En los puntos binacionales  de control aduanero argentino y boliviano indicaron que creció la internación a Bolivia de harina de trigo, maíz, cerveza, vino y espumas carnaveleras. Empero no dieron volúmenes.

Dos sectores impactados   

El comercio y la hotelería en San José de Pocitos y Yacuiba reportan un menor flujo de ventas y de turistas argentinos.

Comerciantes del mercado central, Magariños, Cornelio Ríos, Lourdes y Campesinos indicaron que el movimiento comercial es casi nulo. Presumen que los argentinos evitan pasar a Bolivia porque el valor de su moneda está devaluado. 

Más de un vendedor de ropa indicó que antes de que estallara la crisis económica vendían más de 200 prendas por día, al presente, se redujo a 15.

Igual cuadro se presenta en los hoteles. En 10 establecimientos se indicó que el movimiento de turistas argentinos cayó notablemente.

Bagayeros sacan ventaja

La desvalorización del peso argentino aceleró el comercio bilateral y los bagayeros (hombres y mujeres que transportan carga en carros) se colocan como los más favorecidos. Acaparan el tráfico de carga de harina de trigo, maíz, vinos y cervezas de diferentes marcas y otros artículos

image

Comerciantes del país prefieren pesos argentinos para hacer negocios 

Hablan los protagonistas 

Gabriel Zacca

Tienda don miguel (Salvador Mazza)

No transamos con bolivianos

“Por la desaparición del dólar y devaluación del peso argentino no transamos con bolivianos porque está más caro que nuestra moneda. Le conviene al boliviano comprar divisa argentina en su territorio y pasar la frontera para comprar sus cosas”.

Geraldine Suárez

Ama de casa / San José de Pocitos

Vale la pena pasar la frontera

“Con Bs 172 compré 200 pesos argentinos y en Salvador Mazza compré un paquete de pañales desechable, una bolsa de cinco kilos de arroz, aceite, productos de limpieza personal y para el hogar y fiambres. En Yacuiba solo los pañales valen Bs 130”.

Cristian Crausaz

Casa el gato (salvador Mazza) 

Hay un despegue comercial 

“El deterioro del peso argentino está alentando un despegue comercial que tiene a los bolivianos como actores principales. Hay un auge de venta de colchones, cocinas industriales, frezeer, ventiladores, amasadoras y equipos para panadería”.

Guadalupe Arteaga

Comerciante / San José de Pocitos

Efecto demasiado duro

“Estamos afectados doblemente. La debacle del peso limita el ingreso de argentinos en la frontera y pobladores de Pocitos prefieren ir ‘al frente’ a comprar ropa.  En San José una polera vale 100 pesos argentino (Bs 86), ‘al otro lado’ vale Bs 30”. 

Pormenores 

En el puente Internacional

1 El cambio de divisa nacional y de pesos argentinos está bajo el control de siete casas de cambio y unos 10 librecambistas que operan en la avenida principal de ingreso al puente fronterizo internacional.  

2  El comercio informal también sufre por los efectos de la falta de dólar y por la debacle del peso argentino en la frontera. Las actividades económicas callejeras que giran en torno a la venta de refrescos, dulces, frutas y los taxistas se ven afectados.

3 La internación de jugo Ades, aceites, harina de trigo, cervezas y vinos de diferentes marcas, además de maíz en grano, espumas carnavaleras son los productos que acaparan el tráfico bilateral en la frontera con Argentina.

Punto de vista 

Sector gremial empieza a perder capital

Ruperto Baldivieso | Líder gremial en San José de Pocitos

El sector gremial está muy angustiado por la depreciación del peso argentino y, entre los socios, hay incertidumbre porque en la frontera circulan rumores de que se desvalorizará aún más.

Si eso pasa y el comercio se deprime en San José de Pocitos igual suerte correrá la economía porque la mayoría de la población vive del comercio y otros sectores dependen directamente de esta actividad, como los refresqueros, los taxistas, los transportistas, entre otros sectores sociales. 

El comercio bilateral sostiene la economía de miles de familias que residen en San José de Pocitos y en Yacuiba.

Los afiliados a la federación del sector gremial de Pocitos, de la cual soy el presidente, ejercen presión para que nos acerquemos a las autoridades de Salvador Mazza para buscar una salida al problema.

Esto es imposible de gestionar porque la restricción a la venta de dólar es una política de Estado de cumplimiento obligatorio con alcance regional y no solo fronterizo.

Algunos socios para no perder capital cruzaban a Salvador Mazza para traer mercadería, pero organismos operativos de la Aduana nacional limitan el traspaso de carga a San José. La contracción de las ventas empieza a descapitalizar al sector gremial.




¿Quiere seguir estos artículos en Facebook, Twitter, Google+?