Desabastecimiento en Venezuela

- Opinión

Javier Paz García

javierpaz De pronto es noticia mundial la cantidad de papel higiénico que consumen los venezolanos, junto con fábulas sobre presuntos planes malévolos elucubrados por la oposición para evitar que los venezolanos se puedan limpiar el trasero adecuadamente y así hacer quedar mal a Nicolás Maduro. Ante tal noticia me sentí tentado a escribir un artículo proponiendo que la falta de papel higiénico se debía a que los venezolanos comían más que antes gracias a las exitosas políticas del socialismo cuyo modelo es Cuba, ejemplo de abundancia. No me imaginé que sería un ministro del propio gobierno venezolano quien me ganaría a publicar el sarcasmo.

En Venezuela no solo falta papel higiénico, también falta carne, harina, leche, etc. ¿Debemos suponer que los habitantes de aquel país caribeño han desarrollado un apetito voraz, tal vez producto del cambio climático causado por los países capitalistas y que por tal motivo se comen las cosas antes de que lleguen a los supermercados? ¿O tal vez han desarrollado un método para eliminar a los tan vilipendiados intermediarios que lucran al interponerse entre el productor y el consumidor y que por tal motivo se ven los estantes vacíos? O tal vez el desabastecimiento es un invento de la oposición. En fin, cualquier teoría conspirativa es válida para librar de culpa a los culpables de destrozar a un país que nada en petróleo.

Lo curioso es que si Hugo Chávez luego de subir al poder, no hubiera hecho absolutamente nada, Venezuela estuviera mejor; incluso si entre él y su partido hubieran robado el doble o el triple de lo que han robado, con no hacer nada más, Venezuela estaría mejor. Pero en el afán de controlar todo, de centralizar todo, de acabar con cualquier atisbo de libertad y liquidar a cualquiera que osara contradecir al caudillo es que fueron ahogando la iniciativa privada, poniendo trabas a la innovación y al comercio, y terminaron en el desastre en el que están y del que no van a salir por mucho tiempo.

El problema no es de producción: Bolivia no produce automóviles y no hay desabastecimiento de los mismos y hay muchos países que no producen papel higiénico, y no por ello sufren la falta de este material. El control de precios, el tipo de cambio oficial alejado de la realidad económica, los controles cambiarios, las trabas burocráticas a la exportación e importación son los causantes de la debacle venezolana. Ojo que Argentina va por el mismo camino.




¿Quiere seguir estos artículos en Facebook, Twitter, Google+?