Narcotráfico. FFAA negociaron bienes incautados; Dircabi reclama por 1.204 cabezas de ganado

En Beni, el Ejército boliviano recibió cinco haciendas con 3.024 semovientes. Una inspección constató la disminución de un 39% del hato. La pérdida asciende a más de $us 384.000, además de por lo menos $us 57.600 por las nuevas cabezas.

Dircabi reclama por 1.204 cabezas de ganado al Ejército

Por mala administración de bienes incautados. Según Bienes Incautados, la entidad castrense recibió cinco haciendas con 3.024 semovientes. Una inspección constató la disminución de un 39% del hato.

image EL DEBER, Bolivia.

El Ejército debe responder por el ganado que fue entregado en custodia en cinco haciendas en Beni. La fotografía corresponde a otra propiedad.

La Dirección General de Registro, Control y Administración de Bienes Incautados (Dircabi) exige la restitución de 1.204 cabezas de ganado que fueron entregadas al Ejército para su custodia y administración. La pérdida asciende a más de $us 384.000, además de por lo menos $us 57.600 por las nuevas cabezas.

En sustento en el Código de Procedimiento Penal, Dircabi entregó en 2011 cinco haciendas en Guayaramerín (Beni) con 3.024 cabezas de ganado al Comando General del Ejército, a través del Departamento X de Producción y Ecología y el Batallón Ecológico VI Pedro Muiba, para que administre los bienes confiscados por delitos de legitimación de ganancias ilícitas.

A dos años de la entrega, faltan al menos 1.204 cabezas. Luego de una inspección realizada en marzo, Dircabi pidió una explicación al Ejército y la reposición del ganado; además demandó la restitución del 50% de las crías, en aplicación al Decreto Supremo Nº 1101.

Abandono

En el informe técnico realizado entre febrero y marzo, se constató en las haciendas Platanillos, Cepes II, Nuevo Amor, Domínguez y Quintanilla, un estado de abandono del ganado. Incluso, encontraron vacas agonizantes por falta de comida o por heridas. Se reportó la falta de 1.204 cabezas.

“Como responsables de la administración de estos bienes, en cumplimiento de la normativa y de los contratos de depósito… se recomienda a su autoridad se instruya al Departamento X… cumplir a cabalidad lo estipulado, realizando una administración eficiente y efectiva para que rinda frutos… caso contrario se solicitará la restitución… en la misma cantidad, calidad y género al que se ha entregado en depósito”, dice una carta de la directora de Dircabi, Mirtha Jiménez, al general Fernando Ceballos, comandante del Ejército.

También expresa al comandante una “profunda preocupación” por hacerle conocer que por “hechos menores”se produjeron “colosales escándalos” que mellaron la imagen de Dircabi, del Ministerio de Gobierno y del presidente (Evo Morales).

Para conocer si la entidad administradora de bienes incautados recibió una respuesta de Ceballos, por tres días se buscó a la directora de Dircabi, pero su despacho justificó labores recargadas. También se envió un cuestionario al comandante del Ejército para que explique si en los últimos cuatro meses resolvió el problema, pero no respondió. Un periodista de   EL DEBER lo buscó en el seminario sobre Seguridad y Defensa de los países de la ALBA en el que participó en la ciudad de Santa Cruz, pero no tuvo éxito.

Pérdidas

Según las cifras calculadas, el costo económico de esta supuesta pérdida de 1.204 cabezas alcanza los $us 384.960 (Bs 2,6 millones), más $us 57.600  (Bs 397.440) por las 180 cabezas denuevas que tendría que haber en dos años de custodia. La suma total llegaría a $us 442.560 (Bs 3,1 millones) si se toma en cuenta que una vaca cuesta alrededor de $us 320, según datos de la Federación de Ganaderos del Beni y Pando (Fegabeni)

Guayaramerín  

LAS HACIENDAS INSPECCIONADAS

1  Nuevo Amor. El equipo técnico constató que no aumentó el hato desde 2012. Los corrales están en mal estado y se encontró una vaquilla moribunda y otras desnutridas.

2 Quintanilla. No hay suficientes vaqueros, no hay buen mantenimiento de las instalaciones, hay proliferación de roedores y no existen sales minerales para el ganado.

3  Cepes II. No existe un manejo técnico de pasturas, pese a que hay suficiente para el engorde, hay una baja tasa de natalidad y faltan cabezas de ganado en la hacienda.

4  Platanillos. Se constató el buen estado de corrales y bretes, aunque los alambrados están sueltos. El ganado ha disminuido y el equipo observó un descarte del hato no justificado.

5  Domínguez. Aunque se incrementó el hato, debió haber más crianzas. Algunas cabezas de ganado han estado en manos de un particular.

6 Según los ganaderos, para cuidar un hato de 1.000 cabezas, se necesita como mínimo dos vaqueros y un capataz.

“Dircabi debe iniciar un proceso”

Mauricio Chiri / Abogado

Inicialmente, hay un incumplimiento de deberes por parte de Dircabi porque es la entidad encargada de verificar que estos bienes entregados en calidad de depósito sean objetivamente resguardados. Si Dircabi, después de haber hecho la evaluación y de verificar objetivamente la cantidad de cabezas de ganado hace cuatro meses no ha iniciado ninguna acción por la vía penal contra el Ejército, está incumpliendo sus deberes. Administrativamente, el Ejército, por vías internas tendrá que verificar a los encargados de la custodia e identificar a los que habrían incurrido en algún tipo de responsabilidad interna. Pero Dircabi, al conocer este delito de orden penal, debería haber iniciado las acciones administrativas inmediatas para evitar responsabilidades.

Dircabi está a la cabeza de un director ejecutivo que responde administrativamente de todas las acciones o inacciones que vaya a cometer. Si el tiempo va pasando, habrá una auditoría del tema y se va a identificar responsabilidades. Entonces, la responsable de la institución ya debió ordenar a la dirección jurídica de Dircabi el inicio de acciones pertinentes consideradas por esta dirección, poniendo en conocimiento del Ministerio Público. Esta instancia tendría que analizar la calificación jurídica del hecho que habría cometido el Ejército, dentro del Código de Procedimiento Penal. Esto puede ser considerado una apropiación indebida o hurto, pero se debe tomar en cuenta especialmente el informe de la inspección técnica que se ha hecho en las haciendas de Guayaramerín. El Ministerio Público verá las vías correspondientes para pedir alguna explicación al Comando del Ejército.