Al igual que Godzilla, los samuráis y el sushi, el anime es un producto cultural de Japón que resulta familiar para el resto del mundo. Las películas y series animadas cuentan con millones de seguidores en Occidente.

Uno de los estudios de animación más importantes de Japón, Production I.G., anunció esta semana una alianza con Netflix para producir una serie original en anime llamada Perfect Bones.

Netflix ofrece streaming de muchos títulos de anime, pero esta es la primera vez que planea estrenar todos los episodios de un anime simultáneamente en 190 países, aunque aun no se ha revelado su fecha de estreno.

En el comunicado del lanzamiento de la serie, Erik Barmack, vicepresidente internacional de programas originales de Netflix, señaló mostrarse orgulloso de “poder llevar anime original de alta calidad a los fans de todo el mundo y exactamente al mismo tiempo, tanto si viven en Japón como en Francia, en México, en Estados Unidos o en donde sea”.

Fundada en 1987, Production I.G. saltó a la fama en 1989 con el largometraje Patlabor. Desde entonces, Production I.G se ha ganado un gran prestigio internacional por la creación de películas de anime con el director Mamoru Oshii, así como por la producción de la secuencia animada de la película de Quentin Tarantino Kill Bill: Vol. 1 (2003).

Fuente: Globovisión