Cada vez peor

schabib

Ismael Schabib Montero*

Hoy día, jueves 21 de abril, en horas de la mañana, CNN interrumpió un reportaje sobre el terremoto en el Ecuador para dar curso a un acontecimiento que se estaba desarrollando, un evento auspiciado por la ONU sobre la lucha antidrogas, se pudo ver la intervención de los presidentes del Perú, Colombia y  de nuestro país.

Apreciamos claramente a través de los informes, la responsabilidad y la seriedad con que cada gobierno encara esta lucha; el presidente peruano se lució exponiendo los resultados de toda una política que su gobierno ha desarrollado y sus resultados e hizo una proposición bien clara a los países consumidores: que pasen de colaboradores, de apoyadores  a socios, a asumir una responsabilidad compartida. El presidente Santos, de Colombia, se refirió al problema social de los drogadictos que deberían ser  tratados como enfermos y no encarcelados, agregó que lo deseable es que en un futuro las FARC colaboren en la lucha contra las drogas. Acto seguido hizo su intervención el presidente de nuestro país; el Sr. Morales, leyó con dificultad un discurso  con información estadística dudosa, mintió descaradamente; los bolivianos sabemos que desde que él es presidente el narcotráfico se ha acentuado en Bolivia, especialmente en el Chapare donde está su núcleo de apoyo político más fuerte.

El presidente Morales tampoco dijo la verdad sobre la presencia de los americanos en suelo boliviano, no dijo que estos llegaron a Bolivia como consecuencia de un pedido de ayuda de un gobierno “socialista” como fue la Unión Democrática y Popular (UDP) que llegó al poder denunciando con razón a gobiernos anteriores que se vieron implicados en el narcotráfico. Lo cierto es que al agudizarse la crisis económica, al extremo que tuvimos una inflación del 24 mil por ciento, este flagelo se acentuó; cocaína se vendía en Chinaota, Chapare, como azúcar, según se comentaba.

El gobierno de entonces solicitó a los cuatro vientos ayuda, señalando que el narcotráfico estaba mejor equipado que la Policía Nacional y que en Bolivia había un individuo narcotraficante que tenía hasta aviones de despegue vertical…, etc. Muchos países prometieron su ayuda, inclusive la Comunidad Europea, pero los que la dieron efectivamente fueron los gringos con los que teníamos malas relaciones como ahora, y empezaron por financiar una ley contra las drogas porque había un vacío jurídico en Bolivia, la Ley 1008. La ayuda de los gringos fue excelente; en el caso nuestro, en la Armada, el material que se nos proveyó fue de primera tanto en lanchas, motores, radios, armamento, vehículos y computadoras, además se nos construyó infraestructura cuartelaría y de vivienda de primer nivel. En algunos puntos alejados del centro como la Horquilla, al Nor Este del país  a orillas del río Itonamas, en el departamento del Beni; en el Heat, en el Norte a orillas del río Madre de Dios entre Beni y Pando y otros puntos hicieron cavar pozos con máquinas para extraer agua potable complementados con clorinadores para purificarla, hasta entonces nuestra tropa y el personal militar tomaba agua del río, y es posible que lo siga haciendo.

Que el imperio americano a través de las bases militares acentúa su influencia, puede ser cierto, pero esa no fue una ayuda impuesta, la solicitó desesperadamente un gobierno boliviano. Desde que se expulsó a los americanos las fuerzas de interdicción y apoyo han decaído notablemente en su equipamiento.

En mi calidad de boliviano, la intervención del Sr. Evo Morales en ese  foro me dio pena y vergüenza.

*Vicealmirante de la república de Bolivia

 

Categorías Opinión