Una reserva judicial indefinida impide saber la verdad sobre el hijo del Presidente y de Zapata

Abogado León señala que la reserva judicial solo protege el proceso judicial y no resguarda al menor. Un constitucionalista dice que la reserva protege la identidad del menor, pero no los actos judiciales en torno al mismo.

Una reserva judicial indefinida impide saber la verdad sobre el hijo del Presidente y de Zapata

Gabriela Zapata y el presunto hijo de Evo Morales. Foto: Allegados de Zapata

La Paz, 20 de abril (ANF).- La reserva judicial dictada por el Juzgado 2do Público de la Niñez y Adolescencia en el proceso interpuesto por el presidente Evo Morales en contra de su expareja Gabriela Zapata, por presunta violencia contra un menor, mantiene la incertidumbre sobre la existencia del hijo del Primer Mandatario.

En febrero, el comentarista cruceño Carlos Valverde, denunció un presunto tráfico de influencias por parte de Zapata, quien valiéndose de su condición de ser madre de un hijo del Presidente, habría obtenido proyectos millonarios a favor de la empresa china CAMC, de la cual la joven era gerente comercial.

Es así que una comisión de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), tras revisar los contratos de la CAMC y verificar las obras denunciadas, descartó que hubiese tráfico de influencias.

Sin embargo, queda aún la incertidumbre de la existencia del menor que es tratado en un proceso judicial reservado, donde los abogados del Primer Mandatario aseguran que no hay constancia de la existencia del niño y Zapata afirmó que ya lo presentó ante la juez.

Al respecto, el abogado constitucionalista, Williams Bascopé, explicó a ANF que “la reserva judicial es para poder proteger la identidad, el nombre y la integridad del menor de edad”.

En ese sentido, la reserva en el proceso va dirigido a la protección del menor, pero las actuaciones que se tengan en el ámbito judicial familiar,  deben ser públicas para trasparentar el caso, siempre y cuando no vinculen directamente al niño.