BARCELONA.- La Audiencia de Barcelona juzga esta semana al internacional argentino del FC Barcelona Lionel Messi por tres delitos contra la Hacienda pública de los que solo le acusa la Abogacía del Estado, ya que la Fiscalía lo exculpa al entender que el responsable del fraude fiscal es su padre. El futbolista, en su declaración ante la jueza instructora en septiembre de 2013, aseguró que firma “los contratos sin mirar”.

En la sección octava de la Audiencia de Barcelona se inicia el próximo martes el juicio contra Lionel Messi y su padre y representante, Jorge Horacio, para quienes la Abogacía del Estado pide 22 meses de prisión por haber defraudado 4,1 millones de euros de los beneficios recaudados con los derechos de imagen del futbolista entre los años 2007 y 2009 a través de una trama de empresas ubicadas en paraísos fiscales..

Por el contrario, la Fiscalía pide que se archive la causa para el astro argentino y se condene a Jorge Horacio Messi a 18 meses de prisión por tres delitos de fraude fiscal, porque en su opinión el astro argentino no tuvo conocimiento del fraude perpetrado por su padre y representante.

El ministerio público, que fue el que presentó la querella contra el futbolista y su padre que ha desembocado en el juicio, cambió su posición y exculpó al delantero del Barça, después de los imputados entregaran al juzgado 5 millones de euros, que incluían la suma defraudada más los intereses.

En su declaración como imputado en septiembre de 2013, el padre de Messi asumió ante la juez toda la responsabilidad en la gestión tributaria de su hijo, pero la instructora acordó mantener al futbolista imputado en la causa, en una decisión que después respaldó la Audiencia de Barcelona.

En el juicio, que se celebrará entre los próximos martes y jueves, el futbolista no estará obligado a sentarse en el banquillo más que en la última sesión, en que está previsto su interrogatorio, puesto que la pena que afronta es menor a dos años de cárcel.

Los procesados declararán después de testigos y peritos

La sala ha permitido también a los acusados declarar después de que lo hagan los testigos y se expongan las periciales, un cambio en el orden habitual de las vistas orales que permite a los procesados ser interrogados tras conocer las pruebas en su contra, lo que les confiere más garantías.

De esta forma, el juicio se iniciará el martes 31 de mayo con las cuestiones previas y la declaración de los testigos y proseguirá el miércoles 1 de junio con más testificales y el interrogatorio de los peritos que analizaron el presunto fraude fiscal de los Messi.

Tras la declaración de Messi y de su padre, la sesión del próximo jueves será el turno de los informes finales de Fiscalía, abogado del Estado y defensas, trámite final antes de dar la última palabra a los acusados y de que el tribunal deje el caso visto para sentencia.

La sección octava de la Audiencia se ha reservado también la jornada del viernes 3 de junio, por si el juicio se alargara y quedaran trámites pendientes tras la sesión del jueves.

Fuente: Público.es