Así es como se ve un coche sin espejos, sólo pantallas y cámaras

Los automóviles y, en general, la industria del transporte se está convirtiendo en una de las mayores fuentes de innovación del momento. La tecnología que ya ha cambiado nuestras vidas en múltiples planos, también está comenzando a cambiar la forma en la que nos transportamos, acelerando así el ritmo de crecimiento de esta industria.

Entre esta vorágine de innovación emergen con frecuencia algunos conceptos e ideas muy impactantes bajo los estándares actuales. Es el caso del BMW i8 sin espejos, el cual ya fue mostrado por el fabricante alemán. En lugar de utilizar el sistema de espejos tradicionales para mejorar la visibilidad del conductor, estos coches sin espejos hace uso de cámaras de vídeo y pantallas distribuidas a lo largo del vehículo, ofreciendo así una mayor visibilidad y, sobre todo, versatilidad.

coches sin espejos

Las tres cámaras combinan sus imágenes para ofrecer una mejor visibilidad al conductor, tal y como se puede ver en la pantalla.

El BMW i8 sin espejos cuenta con tres cámaras: dos ubicadas en los retrovisores y una situada en la luna trasera. Combinando la imagen de las tres cámaras, el automóvil genera una imagen panorámica y continuada de los alrededores del vehículo, tal y como se puede observar en la imagen.

La principal ventaja de los coches sin espejos es la desaparición de los clásicos puntos ciegos que caracterizan a los espejos tradicionales.Mediante la combinación de las imágenes procedentes de las tres cámaras, se obtiene una perspectiva más amplia y continua de los alrededores del coche.

No obstante, también encontramos beneficios más “leves” como el impacto aerodinámico. Al utilizar cámaras en lugar de espejos, los retrovisores pueden reducir su tamaño considerablemente, así como adoptar formas que aprovechen de la mejor forma posible las corrientes de aire cuando el vehículo se encuentra en marcha. Y es que no es ningún secreto que los retrovisores son una de las principales pesadillas de los ingenieros.

Por otra parte, el uso de cámaras también posibilita la integración de nuevos sistemas más avanzados capaces de detectar obstáculos próximos, algo que también resultaría de gran utilidad para el desarrollo de los futuros coches autónomos.

Por suerte, la United Nations World Forum for Harmonization of Vehicle Regulations y los diversos organismos encargados ya están aprobando el uso de este tipo de sistemas en los vehículos de nueva fabricación, algo prohibido hasta ahora —los retrovisores son obligatorios y, además, deben contar con unas dimensiones determinadas—. Japón, por ejemplo, es uno de los primeros países en aprobarlo, y se espera que el resto de naciones del mundo continúen esta tendencia durante los próximos meses.