Concesionario Ford

Pese a que los precios del combustible parece que están volviendo a subir y los fabricantes de coches aumentan sus inversiones para desarrollar los coche eléctricos, los consumidores no los compramos pese a que los adoramos. Amamos que no hagan ruido, la suavidad, la tranquilidad de su conducción… pero los fabricantes se preguntan qué tienen que hacer para que los compremos, cuáles son las barreras y qué les faltan para ser interesantes.

Hace 5 años el mayor problema de los coches eléctricos era la autonomía, pero es un problema al que le quedan pocos años para solucionarlo e incluso ya existen algunas opciones, caras y exclusivas, para obtener un coche con una autonomía superior, incluso el usuario podría interpretar que para su segundo coche puede servir uno eléctrico con 250 kilómetros de autonomía.

¿Algún fabricante abandonará la carrera por el coche eléctrico?

Solucionado el problema con la autonomía, para algunos directivos del sector del automóvil lo que se necesita es educación para los conductores, para las empresas eléctricas y para las administraciones públicas. Ahora mismo solo es factible que una persona que resida en un chalet pueda disponer de un punto de carga sin necesitar una pequeña inversión, con un enchufe serviría para cargar el coche por la noche, pero no hay suficientes cargadores en el trabajo, en las carreteras o en los apartamentos. Éste es un problema a solventar cuanto antes para todos los fabricantes y empresas eléctricas.

coches eléctricos

Esto podría solucionarse con campañas de concienciación e información. De nada sirve desarrollar coches eléctricos si no escuchas a tus clientes, si no les das lo que necesitan y si no llegas a tiempo de cubrir la necesidad.

El segundo escollo está en los concesionarios. El segmento de los coches eléctricos es muy diferente al de las ventas de automóviles tradicionales, se necesita mucho esfuerzo y tiempo para poner al día a concesionarios, vendedores y talleres mecánicos. Cuando las ventas de coches eléctricos representan menos del 1% de las ventas es muy complicado justificar que un concesionario gaste dinero en venderlos, cuando es más rentable la opción tradicional.

Los consumidores adoramos al coche eléctrico por lo que significa: progreso, eficiencia, futuro… pero no lo queremos porque no es atractivo y ni los fabricantes ni las compañías eléctricas ni las administraciones públicas están apostándolo todo por esta tecnología, ¿por qué vamos a hacer nosotros el esfuerzo?

Recomendados