Los escritores que pagan para que sus libros sean best sellers
Recreoviral.com

La cantidad de escritores noveles que aspiran a convertirse en auténticos literatos, en los más leídos o en ambas cosas a la vez, al margen del esfuerzo que estén dispuestos a afrontar y de si son conscientes o no del aprendizaje interminable que conlleva la práctica, resulta abrumadora. Tanto como la cantidad de libros que es necesario vender para ser considerado un autor de best sellers.

En Estados Unidos, el mercado editorial más grande del mundo con cerca de 2.700 millones de ejemplares despachados durante 2014 para cualquier formato y soporte, se requieren unos 3.000 en la primera semana para acceder a la lista de The Wall Street Journal y unos 9.000 para la muy codiciada de The New York Times, y los diez que lideraron el ranking en 2015 habían vendido entre 685.000 y 1,6 millones de ejemplares según Publishers Weekly. En España, por otro lado, los mayores superventas se anotaron entre 90.000 y 252.000 según la consultora Nielsen.

La mayoría de los escritores cuyas obras han aparecido en estas listas lo han conseguido gracias a su talento y experiencia, a eficaces y legítimas campañas de marketing o a la curiosidad de los lectores, o a todo ello junto. Pero existe una minoría que prefiere tomar el camino de en medio y pagar grandes sumas de dinero para que sus libros sean best sellers de la noche a la mañana. Este servicio lo proporciona una compañía llamada ResultSource, que fue fundada por Kevin Small y cuya sede se encuentra en la ciudad californiana de San Diego.

resultsource

El método que utiliza es el siguiente: por una cantidad de dinero pactada que puede acercarse a los 250.000 dólares entre el precio de los libros, el envío desde los comercios y los honorarios de la empresa, esta adquiere ejemplares al por mayor dividiendo la transacción en lo que aparentan ser compras individuales de aspecto más orgánico, de modo que la obra se cuela en las listas de los superventas al llegar a los miles semanales precisos para ello.

“Creamos campañas que alcanzan un objetivo específico”, explicaba ResultSource en su página web, como plantarse en la lista de los best sellers o, sencillamente, poder anunciar que se han vendido 100.000 copias, por ejemplo. Porque “la publicación de un libro proporciona credibilidad, pero tener un éxito de ventas inicia un increíble crecimiento exponencial que aumenta la demanda de su liderazgo, disparando el rumbo de su discurso y su cotización”. Con este mensaje, no es de extrañar que la mayoría de los libros cuyas ventas sabemos hoy que trampearon fuesen de autoayuda, superación y zarandajas parecidas.

Durante mucho tiempo, el hecho de que haya escritores que recurren a ResultSource fue un secreto a voces. Hasta que, en febrero de 2013, Jeffrey A. Trachtenberg contó lo que estaba ocurriendo en The Wall Street Journal. Como era de esperar, fue un escándalo; los medios que elaboran las listas de superventas se indignaron y ahora se supone que son más escrupulosos al recabar los datos, y Amazon, la mayor plataforma internetera que vende libros, rompió relaciones con ResultSource.

resultsource

Web actual de ResultSource – ResultSource.com

A día de hoy sabemos de veintitrés escritores, afortunadamente poco conocidos más allá de su esfera, que hayan contratado a esta compañía. Como los emprendedores de internet Tony Hsieh, Clate Mask y Scott Martineau, el especialista en innovación Soren Kaplan, el psicólogo Joseph A. Michelli, el político y hombre de negocios Steve Poizner, el empresario Keith Ferrazzi, los entendidos en gestión de negocios y organizaciones Ken Blanchard, Don Hutson, Martin Lindstrom, Adrian Gostick y Charlene Li, la experta en finanzas personales Pamela Yellen, el periodista Tony Schwartz y los motivadores Phil Town y Grant Cardone.

Y también los proselitistas cristianos Mark Driscoll, Steven Furtick, Perry Noble, Les y Leslie Parrott y David Jeremiah. Su caso fue bastante sonado, pues se les acusó de emplear fondos de las congregaciones que encabezan o a las que pertenecen para el pago de las campañas de sus libros con ResultSource. La revista cristiana World publicó un contrato de Driscoll y demostró que se había gastado la friolera de 210.000 dólares para que su obra Real Marriage se codease con el resto de best sellers.

Decimos, pues, que la compañía explicaba lo que hacen y las razones para elegirles, en pasado, porque ya no lo hace. En realidad, ya no le explica nada a nadie que no vaya a contratar de veras sus servicios desde que Trachtenberg aireó los detalles del negocio que montado por Small: su presencia pública se ha reducido hasta el punto de que la página web de ResultSource ahora sólo contiene un formulario de contacto. Ni que se dedicasen a algo que les avergüence…

Recomendados