El FBI quiere a acceder a otro iPhone relacionado con el terrorismo

Después del caso de iPhone de San Bernardino, que llevó a una lucha de relaciones públicas entre Apple, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y el FBI, sobre la necesidad o no de cifrar los datos de los usuarios y de dar las llaves a las fuerzas de seguridad para entrar en dichos cifrados, el debate vuelve a la opinión pública tras las nueva solicitud del FBI de acceder al iPhone del autor de los apuñalamientos en un centro comercial de Minnesota, a quien relacionan vínculos terroristas con el ISIS.

De hecho, tal como recoge Wired, el agente Especial del FBI Rich Thorton apuntó en una rueda de prensa que el iPhone del autor de los crímenes está en posesión del FBI, pero como en el caso de San Bernardino, está bloqueado con un código, por lo que el FBI están intentando encontrar la manera de acceder a los contenidos del teléfono. Básicamente, y a diferencia del primer caso, el debate público supuso un problema para el FBI al encontrarse con un gigante como Apple que se negó en rotundo a proveer una puerta trasera para que se pudiera acceder al terminal.

En este caso, pese a que el FBI está solicitando el bloqueo del terminal, en realidad la investigación se encuentra en el proceso de evaluar las opciones legales y técnicas para poder acceder al iPhone y a sus datos. Se trata de un matiz importante, puesto que el FBI no ha apuntado que versión sistema operativo lleva el iPhone, por lo que el método utilizado en San Bernardino funcionaría en este caso, ya que se trata de un factor clave en determinar si el FBI será capaz romper la barrera de seguridad del iPhone.

Y es que como en el caso de San Bernardino, los iPhone desde 2014, están cifrados de tal manera que ni siquiera Apple puede descifrar el contenido del dispositivo, tampoco con una solicitud judicial, pues básicamente, Apple no tiene la capacidad de romper el cifrado de un dispositivo.

Recomendados