Ordale (Wikimedia)

Madrid vivió el pasado 8 de octubre un curioso evento meteorológico. En lo alto del cielo podía observarse un círculo brillante y gigantesco alrededor del Sol con los colores del arcoíris. El fenómeno, conocido como halo solar o antelia, es producto de un efecto óptico que hoy puede ser explicado gracias al conocimiento científico.

Lejos de ser una situación paranormal, el halo es un disco iridiscente que se crea alrededor del Sol. Pero, ¿por qué ocurre? Como explican desde el Planetario de Madrid, un anillo de este tipo se crea en zonas templadas cuando se forman partículas de hielo en la troposfera. Estas partículas suspendidas refractan la luz procedente de nuestro astro, generando un espectro colorido que recuerda al arcoíris. El anillo puede formarse tanto alrededor del Sol como de la Luna.

El disco del halo solar suele presentar un tono rojizo en su interior y un color verde-azul claro en el exterior. De acuerdo con el Planetario de Madrid, las nubes cristalizadas por el frío casi siempre son de tipo cirrus, un tipo de nubosidad con forma de filamentos delgados y finos. La razón por la que el interior del halo solar parece más oscuro es sencilla: el tipo más común de este anillo se crea por culpa de cristales de hielo hexagonales.

Este tipo de fenómenos meteorológicos es frecuente en regiones frías como la Antártida, Alaska, Groenlandia, Rusia o Canadá. Fuera de los lugares más cercanos a los polos, el halo solar puede ser visible en caso de que las nubes contengan partículas de hielo, responsables del efecto óptico que puede observarse a simple vista. Este fenómeno, que pudo disfrutarse hace unos días en Madrid, se dio hace unos meses en Ciudad de México, como publicó el secretario de Protección Civil en su cuenta de Twitter.

Cuando se produce un espectáculo celeste de este tipo, no se debe mirar fijamente al Sol ya que puede producir lesiones importantes en la córnea y quemaduras en la retina. Al igual que ocurre en fenómenos como los eclipses, la radiación solar puede causar ceguera permanente, por lo que los especialistas recomiendan observar este tipo de eventos con la protección adecuada. La formación de anillos alrededor del Sol es fruto de ilusiones ópticas como las que suceden cuando aparecen arcoíris en el cielo o se proyectan sombras enormes y magnificadas como las del espectro de Brocken. Fenómenos naturales que ocurren como consecuencia de la física y que pueden ser explicados de forma sencilla.

Recomendados