Aunque la industria tienda a olvidarse de ellos, los trucos han sido un componente de mucho peso en multitud de videojuegos durante décadas. Pero si tuviéramos que elegir una de entre todas las combinaciones de botones que ocultan bonus o secretos, esa sería sin duda el Código Konami o Konami Code (↑ ↑ ↓ ↓ ← → ← → B A), utilizado por primera vez hace treinta años.

El que indiscutiblemente es el truco más popular de la historia de los videojuegos funciona también como un símbolo o seña de identidad de la cultura gamer y ha terminado trascendiendo al medio, dejándose ver en lugares tan dispares como Netflix, Facebook, ¡Rompe Ralph! o Gravity Falls, entre muchos otros.

Para saber de sus orígenes, debemos remontarnos al año 1986, cuando la versión para NES de Gradius llegaba a las tiendas. El director de dicha adaptación, Kazuhisa Hashimoto, era consciente de la elevadísima dificultad de la versión original del título con lo que terminó optando por incluir tal combinación de botones de cara al testeo del videojuego. Así, con un código oculto, que consideraba sencillo de recordar, se desbloqueaban todos los powerups del juego y se facilitaba el proceso de pruebas durante el desarrollo.

Dicha combinación terminó llegando a la versión comercial y a las siguientes adaptaciones y secuelas de Gradius e hizo lo propio en títulos míticos de la Konami de los ochenta como Contra (de hecho, fue conocido durante un tiempo como Contra Code) o algunas de las adaptaciones de Teenage Mutan Ninja Turtles. Así, debido al uso exclusivo en videojuegos de la compañía nipona, nacía el conocido como Konami Code que seguiríamos viendo en juegos del estudio como Metal Gear Solid, Silent Hill, Castlevania e incluso en la saga musical Dance Dance Revolution.

Poco a poco, con los saltos entre consolas y los cambios en los distintos mandos y controladores, terminó cambiando ligeramente (según la plataforma o el videojuego se añadía la pulsación del botón Start o la combinación Start-Select al final del código original) y han sido muchos y muy diferentes los usos que se le han dado y siguen dando en la industria del videojuego y fuera de ella.

Desbloquear la demo de Spyro the Dragon en Crash Bandicoot 3, proporcionar munición infinita en Resident Evil 2, sumar 25 puntos de salud en Half-Life 2, añadir el complicado ‘modo 1999’ en Bioshock Infinite o sumar un millón de dólares en Grand Theft Auto V son solo algunos de las decenas de usos y secretos relacionados con el Código Konami durante sus treinta años de historia en el medio.

codigo-konami-2

Fuera de él, vuelven a ser decenas los secretos que aguardan: desde reiniciar Netflix en algunos dispositivos o cambiar el contenido de BuzzFeed por gifs e imágenes absurdas hasta hacer aparecer una loncha de bacon voladora en Reddit o desbloquear el “cheat mode” en Google pasando por su aparición en ficciones como Padre de Familia, The Amazing World of Gumball, Regular Show o Archer entre muchos otros. Y los que quedan por llegar.

Recomendados