Desde su invención durante la primera mitad del siglo XX, los auriculares han evolucionado muy poco a nivel conceptual. Sí, ahora son inalámbricos, ofrecen mejor calidad de sonido, aíslan mejor el ruido exterior, etc. Pero el concepto base es exactamente el mismo: un pequeño “altavoz” muy próximo al canal auditivo que emite ondas sonoras a un volumen muy reducido.

Casi un siglo más tarde, por suerte, los auriculares están comenzando a sufrir sus primeras evoluciones conceptuales. La más destacada de ellas son los auriculares de conducción ósea, capaces de llevar el sonido hasta los oídos mediante los huesos.

Los auriculares de conducción ósea conducen el sonido hasta el oído mediante los huesos del cráneo

Estos auriculares, al igual que los tradicionales, reciben una señal eléctrica que, posteriormente, transforma para hacerla llegar hasta el oído. En el caso de los auriculares tradicionales, esa señal eléctrica se “transforma” en ondas sonoras, las cuales son conducidas por el canal auditivo y reconvertidas en vibraciones por el tímpano. Estas vibraciones llegan posteriormente al oído interno, donde se transforman en impulsos nerviosos que son interpretados posteriormente por el cerebro.

En el caso de los auriculares de conducción ósea, en cambio, los impulsos eléctricos que recibe el auricular se transforman directamente en vibraciones, las cuales son propagados por el cráneo hasta llegar al oído interno. En este tipo de auriculares, por lo tanto, el tímpano es un elemento innecesario, pues el sonido se transmite directamente al oído interno.

Las Google Glass son uno de los productos más famosos en utilizar la conducción ósea.

Las Google Glass son uno de los productos más famosos en utilizar la conducción ósea.

Por su concepción natural, los auriculares de conducción ósea ofrecen múltiples ventajas. La más destacada es la posibilidad de percibir el ruido exterior, una virtud muy beneficiosa para deportistas que practican sus actividades al aire libre.

Asimismo, los auriculares de conducción ósea generan unos niveles de estrés menores sobre el oído, lo que les convierte en una solución perfecta para quienes usan este tipo de productos de forma habitual.

Los auriculares de conducción ósea funcionan incluso con personas con discapacidades auditivas

La mayoría de los casos de pérdida auditiva están causados por un daño en el tímpano. Los auriculares de conducción ósea, al no estimular el tímpano en el proceso, pueden ser utilizados por personas con esta discapacidad, ofreciendo un sonido óptimo en todo momento.

No obstante, la calidad de los auriculares de conducción ósea continúa siendo el mayor reto de sus fabricantes. Para un uso diario y estándar, la experiencia es muy satisfactoria. Pero los más puristas del sonido quedarán insatisfechos frente a las alternativas tradicionales.

Recomendados