Papelón anunciado



ATB se convirtió en una de las redes más prestigiosas del país a finales de los años 90, cuando reclutó a figuras de renombre como Cayetano Llobet, Lorenzo Carri, María René Duchén y nada menos que al cineasta  Paolo Agazzi, responsable del área de prensa y creador de programas de gran credibilidad y éxito de audiencia. ATB también se caracterizaba por sus telenovelas mexicanas y por tener durante muchos años la exclusividad de los programas de Roberto Gómez Bolaños, que siempre gozaban de gran aceptación por más que pasaran los años y se tuviera que repetir una y otra vez cada episodio. Los que alguna vez tuvieron el honor de trabajar en ATB, sabían del control de calidad que se exigía y del nivel de ética que se demandaba. Prueba de ello es que jamás apeló al sensacionalismo para subir los ratings. Cuando se producía algún error, cuando había un programa que no llenaba las expectativas y el nivel requerido, los responsables de programación gritaban “Poné ‘El Chavo” e inmediatamente se “rellenaba” el bache con algún sketch del inolvidable Chespirito. El pasado domingo por la noche hizo falta que alguien tome una decisión así de urgente para evitar semejante papelón.

Fuente: eldia.com.bo

Categorías Opinión