Uno de los grandes momentos de la visita de Donald Trump a Francia se ha vivido esta misma mañana en los Champs-Élysées de París. El desfile militar para festejar el día nacional galo tocaba a su fin, y de la nada ha aparecido una banda musicalintegrada por milicianos. Sorprendentemente esta formación han interpretado clásicos de los icónicos Daft Punk, como ‘Get Lucky’, ‘One More Time’ y ‘Harder Better Faster’. ¿Lo mejor de este curioso momento? El contraste de caras entre la de Macron y la del actual presidente de los Estados Unidos de América. Mientras uno sonreía, el otro contemplaba el espectáculo musical totalmente atónito. Está claro que el magnate neoyorquino no es muy fan del “Random Access Memories”…

Fuente: The Guardian