Conseguir llevar un cable que una los 6.600 kilómetros que separa la costa de Virginia, EE.UU, con la de Bilbao, España, no es algo que se antoje demasiado sencillo de realizar. Sin embargo, esto es lo que han hecho Microsoft, Facebook y Telxius, una filial de Telefónica, para conseguir conectar ambos puntos con el cable submarino más rápido que existe en la actualidad.

No es el primer cable que cubre distancias similares, por descontado, pero sí es el que más capacidad tiene cuando se habla de datos. Con una media de 5.000 metros de profundidad, bajo el Atlántico se encuentra ahora un sistema capaz de transferir datos a una velocidad de 160 terabytes por segundo. Esto es, para entendernos, 16 millones de veces más rápido que la conexión media de un hogar, teniendo capacidad para transmitir 71 millones de vídeos en alta definición al mismo tiempo.

El cable ha sido apodado como Marea y jugará un papel trascendental no solo para España y Estados Unidos, sino también para el resto de Europa, Asia y Oriente Medio. Así lo explican desde la propia Microsoft, donde también se aprovecharán de los beneficios que ofrece esta conexión a través de su centro de datos en la nube establecido en la misma Virginia.

"Moscú: