Como era de esperarse, los trapitos siguen saliendo al Sol. La campaña de Hillary Clinton y el Comité Nacional Democrático (DNC, por sus siglas en inglés) han sido señalados como los responsables de financiar la investigación que derivó en el hallazgo del presunto nexo entre Donald Trump y Rusia, así como la coordinación entre su campaña y el Kremlin, reportó The Washington Post (WP).

Christopher Steele, ex agente de inteligencia británica vinculado con el FBI y la comunidad de inteligencia de los Estados Unidoses el autor del dosier sobre los presuntos vínculos de la injerencia rusa que terminó salpicando a FacebookTwitterGoogle y hasta Pokémon GOÉl fue contratado por el bufete Fusion GPS, que a su vez fue contratado por Marc E. Elias, el abogado representante de la campaña de Clinton y el DNC.

Steele armó el famoso dosier con una compilación de reportes que preparó para Fusion GPS. Cuando el FBI inició su propia pesquisa sobre el caso, el británico le compartió algunos de sus hallazgos. Tras la elección, el FBI comenzó a pagarle para que siguiera su investigación antes que se hiciera pública su identidad en las noticias.

La investigación fue inicialmente pagada por un republicano desconocido durante la primarias de ese partido. A partir de abril del 2016, Elias y su despacho, Perkins Coie, se quedaron con el bufete hasta finales de octubre del 2016 en nombre de la campaña de Clinton y el DNC. Sin embargo, una persona señaló al medio estadounidense que el bufete de abogados no le dijo a la campaña de Clinton y el DNC lo que Fusion GPS estaba haciendo.

Una portavoz de DNC ha declarado que los líderes y el presidente del comité, Tom Perez, no estuvieron involucrados en ninguna toma de decisiones sobre Fusion GPS ni sabían que Perkins Coie estaba trabajando con el despacho. Asimismo, Brian Fallon, ex portavoz de Clinton, dijo que no estuvo al tanto de dicha contratación durante la campaña.

Los líderes republicanos del Congreso han pasado meses tratando de desacreditar a Fusion GPS y Steele y determinar la identidad del demócrata u organización que pagó por el expediente. Cuánto dinero recibió Fusion GPS por ello es algo que aún se desconoce. La campaña de Clinton pagó 5.6 millones de dólares a Perkins Coie de junio de 2015 a diciembre de 2016. Por su parte, DNC pagó 3.6 millones de dólares desde noviembre de 2015.

El famoso dosier se ha vuelto un pararrayos en medio de las intensas investigaciones sobre las posibles conexiones entre la campaña de Trump y Rusia. Ahora sabemos que se trataba de una campaña encubierta a través de diversas redes sociales para difundir mensajes de segregación social en EE.UU. Por ello, el Comité de Inteligencia del Senado ha invitado a Google, Facebook y Twitter a comparecer ante los legisladores el próximo 1 de noviembre.

Fuente: https://hipertextual.com