Tal y como ya anunció el senador estadounidense Mark Warner, Facebook no es la única implicada dentro de las masivas campañas de anuncios por parte de Rusia para inferir de alguna manera en las elecciones presidenciales a la Casa Blanca del pasado año. Se creía que buena parte de los servicios que usamos a diario estaban, de una manera u otra, relacionados con uno de los asuntos más graves que ha salpicado la democracia del país en años, y así está resultando ser conforme avanzan las semanas y más resultados salen a la luz.

Después de que tanto Facebook como Twitter, dos de las dos redes sociales de cabecera en Estados Unidos, confirmaran que hubo anuncios en sus plataformas durante el periodo previo a las elecciones, ahora le llega el turno a otra de las gigantes tecnológicas norteamericanas: Google. La gran compañía, que se encuentran tras muchos de los servicios que se utilizan a diario en internet, ha encontrado que parte de ellos fueron protagonistas de campañas publicitariasoriginarias de Rusia en la época anteriormente citada, según desvela The Washington Post.

Dentro de los servicios que habrían estado mostrando publicidad relacionada las elecciones se encontrarían plataformas como YouTube o Gmail, además de los propios servicios de búsqueda de Google. En definitiva, buena parte del contenido al que se tuvo acceso en la red de redes durante ese tiempo fue propenso de mostrar anuncios destinados a influenciar al colectivo que los estaba viendo, sumándose así a las redes sociales Facebook y Google y elevando la magnitud del problema a un nuevo nivel.

Así mismo, este hecho parece revelar también información que dobla la preocupación ya existente por la posible manipulación electoral, no estando relacionados estos anuncios con las mismas fuentes de las que procedían los anuncios de Facebook y Twitter. Esto significa que el entramado establecido en esta campaña de anuncios podría ser mucho mayor de lo imaginado en un principio, habiendo diversificado la participación en la misma y conseguido afectar, de esta forma, a un número más amplio de población.

Fuente: https://hipertextual.com