Ceres podría albergar uno de los más grandes hallazgos del espacio. El equipo de la misión Dawn de la NASA ha descubierto minerales con agua diseminada, lo que podría significar que el planeta pudo haber haber albergado un océano en el pasado. Dos estudios han arrojado luz a esta posibilidad y han lanzado varias preguntas como qué pudo haber pasado con él y si todavía podría haber agua en Ceres.

Julie Castillo-Rogez, científica del proyecto Dawn y coautora de los estudios, afirmó que cada vez están aprendiendo más sobre Ceres, “un mundo complejo y dinámico que puede haber albergado una gran cantidad de agua líquida en el pasado, y aún puede tener algo subterráneo”.

Científicos descubren por primera vez la presencia de compuestos orgánicos en Ceres, el planeta enano explorado por la misión Dawn.

El primer estudio afirma que la corteza encontrada podría formar parte del antiguo océano y es una mezcla de hielo, sales y materiales hidratados que muestran una actividad geológica pasada o hasta reciente. La investigación realizada por Anton Ermakov, un investigador del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, apoya la posibilidad de que Ceres sea geológicamente activo, ya sea en el presente o un pasado reciente. Esta conclusión se basa en que los cráteres Occator, Kerwan y Yalode, y la montaña Ahuna Mons registraron anomalías gravimétricas basándose en los datos orbitales obtenidos por el equipo de la misión Dawn.

La segunda investigación pone de relieve que puede haber una capa más blanda debajo de la corteza, y que esta podría albergar el líquido que demostraría la presencia del océano. El estudio surgió después de que Michael Bland, del Servicio Geológico de Estados Unidos, indicara que el hielo es demasiado blando para ser el componente dominante de la corteza de Ceres. Esto choca con la investigación de Ermakov que afirma que la densidad de la corteza es baja y podría ser más cercana a la del hielo que la de las rocas. Entonces, ¿cómo puede la corteza de Ceres ser tan ligera como el hielo en términos de densidad, pero a la vez mucho más fuerte?

Para responder a esta pregunta, Roger Fu, de la Universidad de Harvard en Cambridge, investigó la fuerza y ​​la composición de la corteza de Ceres y su interior más profundo mediante el estudio de la topografía del planeta.

Los investigadores descubrieron que la corteza puede ser una mezcla de hielo, sales, roca y un componente adicional que podría ser hidrato de clatrato, una jaula de moléculas de agua que tiene una estructura de 100 a 1.000 veces más fuerte que el hielo de agua a pesar de tener casi la misma densidad.

El estudio concluyó que la mayor parte del océano de Ceres está congelado y se ha convertido en la corteza compuesta por hielo, hidratos de clatrato y sales. Sin embargo, debajo de esta corteza podría haber líquido residual, y eso indicaría que el océano no está todavía completamente congelado.