Hoy Mark Zuckerberg se ha puesto unas Oculus VR y ha hecho una demo de Facebook Spaces, la plataforma de realidad virtual que la red social está desarrollando. Entre otras cosas mostró cómo es posible “transportarse” a diferentes partes del mundo, por medio de videos grabados en 360 grados.

La demo se hizo, en todo momento, con avatares animados tanto de Zuckerbergcomo de Rachel Franklin, la directora del proyecto de realidad virtual de Facebook.

¿El primer lugar elegido para demostrar la capacidad de ir a cualquier lugar del mundo? Puerto Rico. Lo que ocurrió después fue muy surreal: las versiones en dibujos animados de dos directivos de una de las empresas más poderosas del mundo discutiendo las virtudes de su plataforma mientras en el fondo se podía observar caos y destrucción en la isla.

En inglés hay un término que se suele usar bastante y describe en dos palabras este tipo de situaciones: tone deaf. Tener sordera ante el tono que se debería usar cuando haces, dices, explicas o realizas cosas. Aunque es verdad que el fundador de Facebook dedicó unos momentos a comentar los esfuerzos y la ayuda que han proporcionado a Puerto Rico, lo último que los damnificados –y creo yo que la audiencia en general– espera, es que lo expliquen con la poca seriedad que representan los avatares animados de Facebook Spaces.

“Realmente se siente como si estuviéramos en Puerto Rico”, dijo Zuckerberg desde la comodidad de su oficina, mientras se mostraban escenas del terrible estado en que se encuentra la isla. No Mark, puedes estar seguro que no se siente como si estuvieras en Puerto Rico.

En español también tenemos una frase que usamos cuando ocurren estas cosas: Zuckerberg la ha cagado.

Después “se transportó” a la Luna y por último a la sala de su casa en Silicon Valley, para que la audiencia vea al perro. Desconcertante. La sordera de tono de Zuckerberg no le viene bien a un directivo que ha empezado una especie de campaña política pero no política recorriendo Estados Unidos y “sentirse en contacto con los americanos de calle”.

Fuente: https://hipertextual.com