Hace algo más de dos años y medio, Samsung presentó un producto al que no nos tenía acostumbrados. Lanzaba su primera gama de memorias externas SSD que marcaría un antes y un después: un disco con un peso muy reducido (de hecho pesaba más el cable que la propia memoria), un tamaño pequeño y velocidades de lectura y escritura excelentes. Aunque aquel producto era espectacular, su alto precio lo alejaba en gran medida del consumidor de pie de calle.

Samsung ha presentado hoy (aunque lleva desde septiembre a la venta) su tercera generación de memorias SSD, el modelo T5 con un precio que sigue siendo elevado (parte de los 169 euros) pero que sigue marcando el camino a seguir en esa ansiada democratización. Con respecto a su antecesor, el Samsung SSD T3, el nuevo modelo presenta una velocidad de transferencia de 540 MB/s, frente a los 450 MB/s del anterior; una doble conexión USB-C a USB-A y USB-C a USB-C para hacerla compatible con más dispositivos y una carcasa de metal, frente a la anterior que era de plástico.

En cuanto a similitudes con el modelo anterior, el Samsung SSD T5 también incorpora la última tecnología V-NAND de Samsung de 64 capas, y se comercializa con diferentes capacidades de almacenamiento: 250 y 500 GB y de 1 y 2 TB.

Cuando se tiene en la mano, ocurre lo mismo que con los otros modelos: lo primero que sorprende es su peso y su tamaño. No es para menos ya que tiene unas medidas de 74 x 57,3 x 10,5 milímetros y un peso de tan sólo 51 gramos. Si bien es cierto que un tamaño tan reducido favorece el uso y la movilidad, se enfrenta también al contratiempo de que pueda extraviarse con mayor facilidad. En ese caso, no sólo tendríamos que asumir la pérdida de la información en cuestión, sino que también al valor del propio disco, que puede llegar hasta casi los 1.000 euros en la configuración de 2 TB.

Su reducido tamaño y peso tampoco afectan a la resistencia. Al haber sido construido sin partes móviles, la propia compañía asegura que puede resistir una caída de hasta 2 metros. En cuanto a seguridad, el software del SSD T5 sigue utilizando el cifrado de datos con claves de 256 bits para mantener a salvo los datos en caso de pérdida.

El SSD T5 es compatible con la gran mayoría de equipos, tanto con sistema operativo macOS, como Windows y Android, y se comercializa en España por los siguientes precios: 169 € (250 GB), 249 € (500 GB), 489 € (1 TB) y 959 € (2 TB)

Fuente: https://hipertextual.com