La pantalla OLED del iPhone X también puede sufrir quemados y alteraciones cromáticas si se observa desde ciertos ángulos de visión.

El fabricante del teléfono lo reconoce abiertamente en sus páginas de soporte, donde también explica algunas prácticas que pueden evitar la degradación excesiva del panel y, por consiguiente, la aparición de estos efectos característicos del OLED.

Análisis a fondo del iPhone X, el primer smartphone de Apple con pantalla OLED y sin bordes. Usarlo es como estar en el futuro, sin viajar en el tiempo.

Apple anima a los usuarios de un iPhone X a mantener actualizado el software de su teléfono, activar el brillo automático, establecer tiempos de bloqueo bajos y, sobre todo, evitar imágenes estáticas durante largos periodos de tiempo.

Siguiendo esos consejos y gracias a una serie de tecnologías diseñadas por Apple, el iPhone X no debería mostrar problemas de retención de imagen y quemado con el transcurso del tiempo.

¿EN QUÉ CONSISTEN LOS DOS PROBLEMAS QUE APPLE HA RECONOCIDO?

  • Retención de imagen. Cuando se muestran imágenes estáticas durante cierto tiempo, los paneles OLED pueden sufrir un efecto conocido como “retención de imagen”. Si esto ocurre, la imagen que ha sido mostrada durante un periodo prolongado queda impregnada sobre la pantalla, y se muestra en segundo plano incluso si se abre otra aplicación o se cambia el contenido de la pantalla.
  • Alteraciones cromáticas desde ciertos ángulos de visión. Si observas la pantalla del iPhone X desde ciertos ángulos es posible apreciar una ligera alteración del color. Esto no es nuevo, y ocurre, en mayor o menor medida, en todos los teléfonos con tecnología OLED.

¿SON NUEVOS ESTA CLASE DE PROBLEMAS?

Fotografía: Nicolás Rivera (Hipertextual).

Esta clase de sucesos no son nuevos. Cualquier teléfono móvil con pantalla OLED puede ser víctima, en mayor o menor medida, de estos problemas. El mejor ejemplo lo podemos encontrar en el Pixel 2 XL de Google, que ha sido sujeto de una increíble polémica durante las últimas semanas.

Por suerte, el panel OLED que Apple ha montado en el iPhone X es de una calidad superior a la media, y eso debería reducir la probabilidad de quemados y la intensidad de las alteraciones cromáticas que tradicionalmente muestra este tipo de pantallas.

A día de hoy, solo teléfonos como el Galaxy Note 8 pueden presumir de estar en la misma liga que la Super Retina display en términos de calidad y durabilidad.

Fuente: https://hipertextual.com