Paolo Guerrero ya se enfrentó contra una periodista y la envió a la cárcel por difamación

Paolo Guerrero ya se enfrentó contra una periodista y la envió a la cárcel por difamación

Desde que se conoció la sanción de la FIFA al futbolista peruano Paolo Guerrero, hubo periodistas que emitieron su juicio en base a sus informaciones. No sólo en Perútambién en la Argentina y varios países de Sudamérica. Lo cierto es que aún no se ha revelado oficialmente cuál fue el motivo del “resultado analítico adeverso” en el control antidoping del capitán peruano y eso podría generar problemas en el futuro.

Guerrero ha demostrado que no se queda de brazos cruzados cuando alguien mancha su imagen con acusaciones. Por ello, en caso de que su contraprueba sea negativa o él logre justificar la anomalía de su test de dopaje, iniciaría acciones legales contra los periodistas que lo acusaron de haber consumido cocaína o alguna droga social.

El principal antecedente que demuestra que el delantero del Flamengo va a fondo contra quien lo difame ocurrió en 2008 y terminó con la periodista Magaly Medina y su esposo tras las rejas.

Magaly Medina vs. Paolo Guerrero

Magaly Medina, una de las periodistas más seguida de la televisión peruana, pasó cinco meses en prisión por difamar en su programa y en su revista al futbolista Paolo Guerrero. En su programa llamado “Magaly Te Ve” ella solía mostrar a personajes públicos en situaciones comprometedoras. En 2008, ella mostró un video y fotos de Guerrero, por entonces jugador del Hamburgo alemán, en lugares públicos de Lima junto a la modelo Fiorella Chirichigno. La famosa presentadora aseguraba que se había escapado de la concentración y que había estado hasta la madrugada en una discoteca, pese a que al día siguiente la selección peruana jugaba contra Brasil por las Eliminatorias al Mundial de Sudáfrica 2010.

Paolo Guerrero pudo demostrar que salió de la concentración con permiso del técnico de aquel entonces, José Guillermo Del Solar, y que sólo fue a cenar a un restaurante con su amiga y que retornó temprano a la concentración, tal como le exigió su seleccionador.

Magaly Medina trató entonces de trasladar la responsabilidad al equipo periodísticoque captó las imágenes, pero el tribunal centró el caso en ella y su productor, Ney Guerrero, su ex esposo, quien recibió por su parte tres meses de cárcel efectiva. La periodista, que terminó con las manos esposadas al salir del Palacio de Justicia y fue trasladada al penal femenino, también fue tuvo que pagarle 30.000 dólares al futbolista como reparación civil.