Alejandro Apodaca: “Necesito ciertas carencias y estar incómodo para crecer”

Cierre de ciclo. Alejandro Apodaca confiesa los motivos que lo llevaron a finalizar el proyecto con su banda, Doble-A. Quiere seguir creciendo en la industria y por eso apuesta por mudarse a Colombia

Fue a través de sus redes sociales que el vocalista y líder de la banda boliviana Doble-A, Alejandro Apodaca, anunciaba la tarde del viernes que se cerraba el ciclo de su agrupación.

Hace casi 10 años que este villamonteño que llegó a la ciudad de los anillos a sus 17 años comenzó a explorar los inhóspitos caminos de la industria musical.

Cree que el momento de dar el salto y seguir avanzando al ritmo que él solo entiende que necesita, ha llegado. Alejandro está seguro de que lo que viene costará, pero que en algunos años estará saboreando los frutos de su esfuerzo.

 ¿Por qué se acaba Doble-A?Porque para crecer hay que soltar, entonces ya tocaba darle el cierre de ciclo a Doble-A, que fue el proyecto con el que comencé. No me hubiera gustado cerrarlo de esta forma, pero así se dieron las cosas. La idea es de aquí en adelante ver nuevos horizontes, empezar desde cero y en nuevos lugares.¿A qué te referís cuando decís que no te gusta cómo terminaron las cosas?Las cosas no salieron como estaban planeadas, por lo menos en esta última etapa. Acabamos de estrenar un disco y no pudimos sacarle el jugo, porque a mi parecer tiene mucho potencial y es hasta lo más comercial que hicimos; pudo haber llegado a mucha más gente y ampliar el público de Doble-A, pero como se han dado las cosas últimamente han hecho que tengamos que acelerar el proceso de finalización del proyecto.

Por otro lado está la organización de la banda en estos últimos tiempos, cambiamos de baterista y al principio costó engranar. Estoy en una etapa en la que no quiero ir despacio, sino avanzar. Decidí cerrar el ciclo y empezar en enero, porque será el inicio del año y del nuevo proyecto.¿A dónde te irás?Me voy a Colombia en abril.¿Qué hay allá?Estoy yendo a buscar. Conocí personas y he tenido un acercamiento, por lo menos superficial, con la industria colombiana. No tengo nada concreto, de hecho, de las personas que conozco allá, muy pocas saben que me estoy yendo. Esto es un reto porque siento que estaba muy cómodo, porque tengo un trabajo que me mantiene bien,  la banda que va avanzando a pesar de todo. Siento que necesito incomodidad, porque cuando uno está incómodo es cuando más creativo se pone, es cuando uno más le saca el jugo a su personalidad, a su creatividad.

Necesito ciertas carencias y estar incómodo para crecer, además que Colombia es un muy buen mercado, porque es el eje central de la música urbana y tropical, y de aquí en adelante va a seguir creciendo.¿En qué ciudad te instalarás?Lo único que sé es que en abril alzo mis maletas y me voy con mi perro Tyrion (risas) a Bogotá. Quisiera a un mediano plazo vivir en Medellín.Música urbana y Colombia… ¿Querés hacer reguetón?Soy ecléctico, me gusta todo y lo disfruto. No sé qué voy a hacer allá, efectivamente sí voy a empezar a componer por lo menos un EP para llevar. Aunque sí va a sonar un poquito a lo último que lanzamos con Doble-A, el reto es que no se escuche a Doble-A, sino que sea algo más mío. He estado escuchando mucho lo que está sonando allá y en Centroamérica, hacia dónde van los tiros.

Evidentemente cuando hablás de lo urbano no podés evitar pensar en reguetón y trap, no los descarto, porque son géneros que funcionan y ahorita están en boga, pero tampoco quiero perder mi esencia, aunque si tengo que estar en algunos de esos géneros, va a ser a mi manera y no copiando algo.¿De dónde llega esta inquietud de cambio?Tengo en mi navegador Chrome algunas extensiones, entre ellas una que se llama Tu edad. A principio de año, cuando estábamos grabando el último disco, se desconfiguró mi computadora y tuve que hacerlo todo de nuevo; cuando configuro esta aplicación, pongo mi fecha de nacimiento y me salieron los 29. Ahí caí en cuenta que estaba a punto de cumplir 30 y entre los retos que me puse hace varios años era que hasta esa edad tenía que saber qué era lo que iba a hacer con mi vida.

Me puse a pensar que la música es realmente lo que amo y a lo que quiero dedicarme, pero que tenía que empezar a arriesgarme más y en un lugar donde pueda funcionar lo que quiero hacer, así que ahí empezó la idea. Luego me tocó viajar y mientras iba haciendo las cosas, estaba como que más claro que era a Colombia donde tenía que ir. Hace un par de meses tomé la decisión y esta semana le comuniqué a la banda de que me iba.¿Qué vas a dejar aquí? ¿Tal vez algunas cargas?No, estoy yéndome muy liviano, tanto de equipaje como de culpas (risas). Nada, una de las cosas que me está empujando a irme es el tener conciencia de que mayores responsabilidades que cuidar a mi perro Tyrion no tengo y más bien no tengo nada que me ataje.¿Tenés temor?Miedo y plata nunca he tenido(risas), todo lo contrario, tengo ansiedad. ¿Te has puesto plazos?Sí, tengo cinco años para ver si ese algo que voy a hacer despega; es un buen tiempo para esperar y definir si las cosas funcionan o no. ¿Y si no, a otro país?Quién sabe, aun no lo sé, solo tengo seguro que en abril del próximo año me iré a Colombia.

Fuente: eldeber.com.bo

Categorías Sociales