El ordenamiento de Los Pozos y La Ramada empieza en enero

La presidenta del Concejo informó de que los trabajos en el mercado Abasto concluirán en unos dos meses más. El último foro de EL DEBER de este año tuvo a cinco invitados

Aideé Rojas / Beatriz Ávalos

Todas las gestiones para ordenar La Ramada y Los Pozos  empezarán en enero de 2018; sin embargo, el traslado de los informales a los mercados modelos no será de inmediato, sino que “tomará el tiempo que sea necesario”,  informó ayer la presidenta del Concejo Municipal, Angélica Sosa, durante el foro sobre ordenamiento de mercados, que se llevó a cabo en EL DEBER Radio.

Sosa indicó que se harán todos los esfuerzos para llegar a un consenso con los gremiales. Además, dijo que la comuna está abocada a concluir los trabajos de mejoramiento del mercado Abasto, los cuales tomarán unos dos meses más. Estos incluyen el techamiento del canal de drenaje, la reducción de la rotonda del tercer anillo externo y, entre otros, la construcción de una barda perimetral, obras que fueron consensuadas con los comerciantes que venden en la parte interna de dicho centro.

El foroAdemás de la presidenta del legislativo participaron en el foro el concejal Tito Sanjinez (MAS); el secretario municipal de Comunicación, Jorge Landívar; los dirigentes gremiales Róger Labardens y Jaime Flores, y el urbanista Fernando Prado.

Landívar explicó los objetivos del plan de ordenamiento de los mercados y las irregularidades detectadas en su aplicación, como el desdoblamiento del número de los comerciantes informales y los cobros que hacen algunos dirigentes por el alquiler de los puestos en los espacios públicos.

Según el secretario municipal, estos cobros se convirtieron en un ‘negocio’ para algunos dirigentes, por lo que para no perder dichos ingresos se oponen al traslado y distorsionan la información para crear incertidumbre y resistencia en las bases. Sin embargo, esa versión fue rechazada por Labardens, que negó cobros por el alquiler de puestos en los espacios públicos y más bien aseguró que quienes hacen cobros irregulares son los funcionarios de Espacios Públicos, de la Alcaldía.Según el dirigente, su gremio está en desacuerdo con el plan de traslado de la Alcaldía porque no fue consensuado. Además, criticó el hecho de que la comuna primero haya construido mercados modelos y después haya hecho el censo para saber la cantidad de gremiales que venden en las calles y aceras.  Las observaciones de Labardens coincidieron en parte con las del urbanista Fernando Prado, quien considera que el ordenamiento de los mercados se ejecuta sin una planificación por parte del gobierno municipal.A decir de Prado, no se tomaron en cuenta las recomendaciones que hizo años atrás la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) sobre la creación de un sistema de abastecimiento de alimentos que incluye un mercado mayorista y 12  distritales que estén ligados al mayorista para que así no encuentre trabas la estrategia del sistema de abastecimiento y distribución de alimentos.

Opinó que el traslado de los gremiales del Plan Tres Mil al mercado modelo de la av. San Aurelio se hizo de forma improvisada tras el incendio del mercado de la rotonda de la ciudadela. Más adelante, aconsejó a las autoridades municipales que en vez de construir mercados se piense en una política para orientar a los jóvenes en nuevas oportunidades económicas y no precisamente en el comercio.Prado también sugirió que el gobierno municipal defina el rol de los mercados, es decir, si la construcción de los centros de abastecimiento estará a cargo de la comuna o si esa tuición estará a cargo de los comerciantes.

Fin del poder gremialA su turno, el concejal Sanjinez defendió el plan municipal de ordenamiento y afirmó que la resistencia de algunos dirigentes es porque con esa política  se pone fin al poder que tienen.Para Sanjinez, a partir del traslado de los mercados, el gobierno municipal será el dueño del derecho propietario de los puestos de venta y no así las asociaciones, como  ocurre.Por su lado, Jaime Flores, secretario ejecutivo de la Federación de Gremiales Unidos, se quejó por la falta de consenso con los gremiales para planificar su traslado y afirmó que del 100% de los comerciantes censados, el 70% responde a la línea del concejal y dirigente Jesús Cahuana, pero que de esto nadie dice nada. Flores desafió a realizar una auditoría al censo gremial para desnudar las irregularidades.  Al final, la presidenta del Concejo se comprometió a seguir dialogando con los comerciantes para explicarles en qué consiste el plan de ordenamiento de mercados y cómo los beneficiará. Con este debate, EL DEBER cerró el ciclo de Martes de Foro de este año. Cecilia Dorado, jefa de Redacción, adelantó que en 2018 tendrá  continuidad.

Fuente: eldeber.com.bo

Categorías VidaEtiquetas