A partir del viernes 15 de diciembre disfrutaremos del estreno mundial de Star Wars VIII: Los últimos Jedi, uno de los episodios más esperados del universo de George Lucas. Para alimentar la espera, podemos repasar la saga completa de Star Wars para refrescar nuestra memoria y sorprendernos con algunos de las criaturas que pueblan sobre la faz de la Tierra y que, por una razón u otra, se inspiran en los personajes de la mítica historia de ciencia ficción.

Desde insectos a bacterias, pasando por curiosos seres marinos, la comunidad científica ha mostrado a lo largo de los últimos años sentir una predilección especial hacia el universo creado por George Lucas. Mientras contamos los días que nos quedan para ver en la gran pantalla el episodio de Star Wars: The Last Jedi, desde Hipertextualrepasamos los organismos descubiertos y que homenajean a queridos personajes de la saga como Darth Vader, Chewbacca, la reina Amidala o el maestro Yoda.

Un escarabajo que recuerda a Chewbacca

Un equipo de investigadores descubrió en 2016 una nueva especie de escarabajo, a la que llamaron Trigonopterus chewbacca, encontrada en Papúa Nueva Guinea. Según explicó el equipo de Matthew H. Van Dam en un artículo publicado en la revista ZooKeys, la especie presenta escamas densas en la cabeza y en las patas, lo que les recordaba al pelaje denso de Chewbacca.

""

Fuente: ZooKeys

La reina Amidala inmortalizada en una jirafa

Xenokeryx amidalae fue el nombre científico elegido por unos investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales-CSIC para denominar a un fósil de hace 16 millones de años descubierto en Cuenca. La especie, que perteneció a los paleomerícidos, una mezcla entre ciervos y jirafas, permitió comprender un poco mejor la historia evolutiva de estos rumiantes. El hallazgo fue publicado en un estudioen la revista PLOS One, donde los científicos españoles defendieron su peculiar denominación explicando que la estructura ósea localizada en la parte posterior de su cráneo recordaba al peculiar peinado de Amidala, la joven reina de Naboo.

jirafa

Fuente: CSIC.

Una hormiga en honor a la saga

Los científicos Francisco Hita García y Brian L. Fisher encontraron una peculiar hormiga al noroeste de Madagascar a la que llamaron Tetramorium jedi. A diferencia de otros seres vivos de grupos parecidos, este insecto presenta una forma muy pronunciada en la parte superior del tórax, además de contar con una cabeza particularmente más larga que ancha. La etimología del nombre científico elegido, según explicaron en un trabajo publicado en la revista ZooTaxa, responde al particular homenaje que querían rendir a los Jedi, los “guardianes de ficción nobles y sabios que mantienen la paz” en la saga de Star Wars.

'Intel

Fuente: ZooTaxa.

Bacterias con sabor a midiclorianos

Aunque los entomólogos parecen tener una peculiar admiración por Star Wars, lo cierto es que los especialistas en microbiología no se quedan cortos. Así quedó demostrado con la publicación de un artículo en la revista International Journal of Systematic and Evolutionary Microbiology, donde científicos italianos describían a la primera bacteria que residía en las mitocondrias de las células de la garrapata Ixodes ricinus, el vector europeo de patologías como la enfermedad de Lyme.

El microbio fue llamado Midichloria mitochondrii. Su nombre homenajea a los midiclorianos, las criaturas microscópicas que, según George Lucas, se encuentran dentro de todos los seres vivos en simbiosis y que hacen posibles los designios de La Fuerza. Posteriormente, el grupo de la Universidad de Milán colaboró con investigadores de la Universitat de València para secuenciar el genoma de este particular microorganismo y comprender mejor su historia evolutiva. Sus resultados, difundidos en la revista Molecular Biology and Evolution, probaron que Midichloria es un pariente evolutivo próximo a la mitocondria, lo que significa que no solo es un simbionte de este importante orgánulo celular, sino que es un “familiar próximo” suyo.

midichloria

Fuente: Universitat de València.

Un fósil en honor a Han Solo

Samuel T. Turvey describió hace algo más de una década el hallazgo de un fósil de trilobite en la provincia de Hunan (China), datado hace más de 400 millones de años. El origen etimológico del nombre de la especie Han solo se debe no solo al icónico personaje de Star Wars, sino también al lugar donde se descubrió el fósil, según publicó el científico en un trabajo en la revista Earth and Environmental Science Transactions of The Royal Society of Edinburgh.

han solo

A Chewbacca también le salen alas

Al oeste de México, un equipo de investigadores descubrió una nueva especie de insecto a la que llamaron Wockia chewbacca, un ejemplo más de la fascinación de la comunidad científica hacia Star Wars. El hallazgo, publicado en un artículo en la revista Proceedings of the Entomological Society of Washington, mostraba también imágenes obtenidas por microscopía electrónica de las larvas de este insecto, observado junto con una segunda especie, denominada Wockia mexicana en honor a su lugar de origen, Jalisco.

wockia

Fuente: Proceedings of the Entomological Society of Washington.

No podía faltar Darth Vader

El investigador colombiano Francisco Fernández rindió su peculiar tributo a la galaxia en 2003, cuando publicó un estudio en la revista ZooTaxa donde dio a conocer a la hormiga bautizada como Adelomyrmex vaderi. Su aspecto oscuro y su gran tamaño, a diferencia de otras especies del mismo género de insectos, le llevaron a homenajear a Darth Vader en su trabajo. El padre de Luke Skywalker también protagoniza el nombre de otros organismos vivos, tales como el escarabajo Agathidium vaderi, las avispas Polemistus vaderi y Arketypon vaderi, la mosca Thricops vaderi y el género de ácaros Darthvaderum.

hormiga

Un ejemplar de hormiga del género Adelomyrmex. Fuente: AntWeb (Wikimedia)

Yoda tener nombre también

En el año 2003, investigadores de Estados Unidos dieron a conocer la existencia de un parásito al que bautizaron como Albunione yoda. Su nombre científico, que rinde homenaje al pequeño y querido personaje de Star Wars, se debe a que el organismo presenta dos largas proyecciones, similares a lo que serían las grandes orejas de Yoda, sobre la cabeza. El parásito fue hallado en Taiwán, según describieron los investigadores en un trabajo publicado en American Museum Novitates. El maestro Jedi también protagoniza la denominación que recibieron otros seres vivos años después, unos gusanos marinos a los que llamaron Yoda purpurata.

Fuente: https://hipertextual.com