Por qué el mes de diciembre es un momento caro para ser soltero

Por Carey Purcell (Especial para The Washington Post)

(istock)

(istock)

Enero es un mes de alimentación disciplinada para muchos que intentan bajar los kilos extra ganados durante los meses de fiestas y cenas. Pero para Lauren Peckman, cuatro semanas comiendo lentejas y arroz no fueron un intento de perder peso. La trabajadora de 32 años mantuvo esta estricta dieta pero para mantener su presupuesto lo más bajo posible. Durante muchos años, después de celebrar Acción de Gracias, Navidad y Año Nuevo, ella pasó el mes de enero viviendo bajo mínimos para reponer su cuenta bancaria.

Peckman, que vive en St. Louis, es soltera y se ha sentido abrumada por los gastos de las obligaciones y las expectativas familiares durante Acción de Gracias y Navidad. Unas expectativas que afectan a la vida de sus parientes casados de manera significativamente diferente.

Durante Acción de Gracias, por ejemplo, viajó a Atlanta para visitar a su hermano, a su cuñada y a su sobrino, y para Navidad viajará para pasar las vacaciones junto a sus padres, que viven a una hora de St. Louis. Su hermano y su familia no viajarán.

“Casi tan pronto como se casó, se entendió que no asistiría a las reuniones familiares durante las vacaciones. Especialmente en su primer año de matrimonio, optó por no hacer ninguna visita. Y ahora que tiene una pequeña familia, y viajar con niños es algo difícil, se supone que no viajará durante esta época. En todo caso, sucederá en la otra dirección: la otra familia irá a visitarlo”, comenta Peckman.

(istock)

(istock)

A pesar de que las vacaciones de invierno, a menudo, se ilustran como escenas de una familia unida, el final de año puede ser mucho menos alegre, y mucho más costoso, para personas solteras.

“La suposición de que las personas solteras tienen tanto tiempo libre es realmente un error” subraya Peckman. “Nadie llama a la compañía de seguros para abogar por nosotros durante el horario comercial. Nadie ayuda a enviar las tarjetas navideñas, nadie te ayuda a preparar la comida, nadie te compra los alimentos…“.

Peckman no está sola en su frustración. “Las personas solteras, de alguna manera, tienen más libertad, pero también tienen limitaciones que rara vez se reconocen. Una de las importantes es la financiera”, dice Bella DePaulo, autor de Singled Out: How singles Are Stereotyped, Stigmatized and Ignored and Still Live Happily Ever After. DePaulo señala que las personas solteras que viven solas están pagando el alquiler o la hipoteca, los servicios públicos y todo lo demás, mientras que las parejas que viven juntas, a menudo, tienen dos cheques para cubrir un conjunto de gastos.

(istock)

(istock)

Las vacaciones de diciembre no son baratas para nadie. En 2016, el estadounidense promedio desembolsó USD 929 en regalos para amigos y seres queridos; este año, American Research Group espera que ese número llegue a USD 983. Pero ese total puede tener un efecto muy diferente en el presupuesto de una sola persona en comparación con alguien que está casado. La reciente encuesta de TD Ameritrade sobre 1,000 personas casadas y 1,000 personas solteras informó que, mientras que el 43 por ciento de las personas casadas se consideran financieramente seguras, solo el 29 por ciento de los estadounidenses solteros piensan que se ajustan a esa descripción.

Esa disparidad podría estar vinculada a la brecha salarial entre personas casadas y solteras. TD Ameritrade también encontró que a las personas solteras se les paga un promedio de USD 8,800 menos por años que a sus colegas casados. Mientras ganan menos dinero, las personas solteras también enfrentan algunos gastos más altos en lo que respecta a las facturas de vivienda, seguro y teléfono celular. Gastos que pueden dividirse para las parejas.

Luego está el costo de tratar de no ser soltero. Perseguir el romance no es barato para hombres y mujeres: según un estudio de Match, en 2016 el estadounidense promedio desembolsó casi USD 1,600 en su vida amorosa.

(iStock)

(iStock)

Los recursos profesionales son escasos también. Cuando los casados dejan la oficina, a menudo, se espera que los solteros trabajen horas extras para compensar el trabajo ¿Por qué? Porque hay el supuesto de que sus horarios son más flexibles. Las personas casadas están legalmente protegidas para tomar tiempo libre del trabajo para cuidar a sus cónyuges e hijos gracias a la Ley de Ausencia Familiar y Médica, mientras que las solicitudes de tiempo libre de los empleados solteros no se consideran importantes en comparación con las otras.

Esa misma suposición se ve en la dinámica familiar. En la familia de Peckman, a menudo, ella ve cómo los parientes masculinos envían a sus esposas como representantes de la familia para que ellos puedan relajarse en casa o seguir trabajando. “Si bien no tengo cónyuge o hijos, tengo que crear la norma de que no estoy obligado a asistir a todos los eventos familiares durante las vacaciones”, dice Peckman. “Mi tiempo es tan valioso como un primo varón trabajador que no puede asistir”, apostilla.

Fuente: infobae.com

Categorías PolíticaEtiquetas