Por qué este Rolex de Paul Newman es el más caro del mundo

El Cosmograph Daytona que le regaló su esposa en 1972 con una romántica dedicatoria se subastó por 17,8 millones de dólares. Cómo fue el viraje del mercado hacia los modelos vintage

Paul Newman con el Rolex que le regaló su pareja de toda la vida, Joanne Woodward

Paul Newman con el Rolex que le regaló su pareja de toda la vida, Joanne Woodward

No es frecuente que un reloj sea noticia en todo el mundo, pero el antiguo Rolex Cosmograph Daytona que usaba el fallecido actor Paul Newman ciertamente obtuvo todas las miradas en la casa de subastas Phillips en New York el 26 de octubre, cuando alcanzó los USD 17,8 millones y se convirtió en el reloj de pulsera más caro del planeta.

Este fue el reloj que impulsó al modelo Cosmograph Reference 6239s y desarrolló un fanatismo entre los coleccionistas apodados ‘Paul Newmans’.

Newman recibió el reloj por su esposa, la actriz Joanne Woodward, en 1972. Tres años antes, la pareja había aparecido junta en la película de automovilismo Winning, que inspiró a Newman a convertirse en un piloto de carreras amateur. Y para el regalo fueron grabadas en la caja del reloj las palabras ‘Drive Safely Me’ (“Maneja con seguridad conmigo”, en inglés). Newman estuvo casado con Woodward desde 1958 hasta el día de su muerte.

En 1984, Newman -quien murió en 2008- se lo dio a James Cox, de 13 años, amigo de su hija Nell, para agradecerle la reparación de una casa en el árbol en la casa de los Newman en Westport, Connecticut. Cox mantuvo el reloj durante los siguientes 33 años antes de enviarlo a Phillips.

A la izquierda, una carta de Nell Newman, hija del actor, confirmando su autenticidad. A la derecha, The Zenith El Primero

A la izquierda, una carta de Nell Newman, hija del actor, confirmando su autenticidad. A la derecha, The Zenith El Primero

Los Cosmographs “normales” ya valían alrededor USD 93.000 o más antes de la subasta de Phillips, pero ahora se espera que los valores suban aún más, explicó la revista británica The Spectator.

Estas son buenas noticias para quienes ya los poseen, pero son malas noticias para quienes aspiran a tenerlo. Del mismo modo, los modelos clásicos más buscados de la marca Patek Philippe ahora obtienen sumas de seis y siete cifras en una subasta, lo que los hace completamente fuera del alcance financiero de la mayoría de los amantes de los relojes.

¿El resultado? La gente ahora está recurriendo a modelos más asequibles que alguna vez se consideraron de fábrica, pero que ahora se están viendo de una manera más favorable, ya sea porque se han revivido con éxito como marcas modernas o porque la investigación ha marcado ciertos modelos para combinar rareza y calidad, o simplemente porque un nivel creciente de erudición ha revelado historias fascinantes.

Y hay, por supuesto, muchos casos en que las personas se han dado cuenta repentinamente de que el esnobismo del nombre de la marca les ha hecho ignorar algunos relojes de aspecto fabuloso.

Actualmente dos de las mejores marcas en el radar del coleccionista son Omega y Heuer, con versiones antiguas del famoso ‘Speedmaster’, el reloj hecho famoso en la superficie lunar por Buzz Aldrin durante la misión Apolo 11 de 1969, ahora regularmente obteniendo entre USD 26.000 y USD 40.000 en sus configuraciones más buscadas. Un ejemplar especialmente raro se vendió por un récord de USD 275,000 en la casa sueca de subastas Bukowskis en octubre.

A la izquierda, TAG Heuer’s Monaco. A la derecha, Buzz Aldrin muestra su Omega Speedmaster en la misión Apollo 11

A la izquierda, TAG Heuer’s Monaco. A la derecha, Buzz Aldrin muestra su Omega Speedmaster en la misión Apollo 11

El mercado de los relojes deportivos Heuer de las décadas de 1960 y 1970, mientras tanto, se ha beneficiado enormemente del reconocimiento moderno de TAG Heuer de su historia y la reintroducción de modelos de conductores clásicos como Carrera, Autavia y Mónaco.

Hasta hace relativamente poco, se podían comprar buenos ejemplares de esos modelos en una subasta por USD 6.000 o menos, pero el mes pasado Phillips Geneva realizó una subasta de 42 esenciales de Heuer reunidos por los expertos en marcas Richard Crosthwaite y Paul Gavin que recaudaron más de USD 1 millón, con algunos lotes individuales entre USD 50.000 y USD 100.000. Eso es hasta 20 veces más de lo que podrían haber obtenido hace una década.

Entonces, aunque a muchas colecciones se les ha quitado valor, ¿qué ha sucedido para encender el mercado de relojes vintage? Un hombre que sin duda sabe la respuesta es Aurel Bacs, el subastador de Phillips que consignó y vendió ese Rolex de Paul Newman.

“Viendo la forma en que el mercado de relojes antiguos ha estado funcionando durante los últimos 15 o 20 años, no tomó mucho tiempo el resolverse que estaba cambiando rápidamente hacia un enfoque en la calidad que iba más allá del dominio de Patek Philippe y Rolex”, dijo Bacs

Y agregó: “A través del aumento del aprendizaje, el conocimiento compartido en Internet, las marcas capitalizando su historia y las personas que llevan a cabo una investigación meticulosa, la gente ahora ha descubierto que la calidad existe en muchas otras marcas, que van desde Breitling a Longines, desde TAG Heuer a Zenith y muchos más”.

Entonces, ¿qué marcas de reloj vintage deberíamos estar buscando ahora antes de que los precios comiencen a dispararse? Dos de los que parece que aumentarán de valor son, como lo sugirieron Bacs, Breitling y Zenith: el primero porque sus modelos históricos han sido infravalorados durante mucho tiempo y porque reclutó recientemente a un nuevo presidente ejecutivo dinámico que se espera que se especialice en el legado de la marca; el último porque está en el proceso de un renacimiento que verá nuevos modelos inspirados por una rica historia de innovación mecánica.

Los modelos clásicos de Tudor, la marca hermana de Rolex, también han aumentado de valor tras la reactivación del nombre en Europa y América en los últimos cinco años.

Pero no se trata solo del aumento de los precios, quizás lo que es más significativo es que la gente está empezando a darse cuenta de que Breitling, Tudor, Zenith y otros hicieron algunos relojes magníficamente geniales que encajan perfectamente con el espíritu de la época vintage.

Por lo tanto, incluso si su próximo “nuevo reloj antiguo” no aumenta de valor, aún tendrá el placer de tener algo que se vea bien y que pueda usar todos los días.

LEA MÁS:

Fuente: infobae.com

Categorías Vida