Durante el siglo XVI, tras la llegada de los españoles a América, una serie de enfermedades desconocidas para los habitantes del Nuevo Mundo causaron estragos entre los indígenas. Los conquistadores trajeron consigo patógenos nunca vistos entre las poblaciones nativas, que provocaron cocoliztli, traducido al castellano como la gran pestilencia. Las dos epidemias más graves, entre 1545 y 1576, provocaron el colapso demográfico de los aztecas con millones de muertos. Ahora el presunto culpable de aquella antigua catástrofe ha salido por fin a la luz.

Un estudio publicado en la revista Nature Ecology & Evolution ha analizado los restos de veintinueve cadáveres encontrados en el yacimiento de Yucundaa, pueblo viejo de Teposcolula en Oaxaca (México). Los investigadores han logrado recuperar ADN de las dentaduras de las víctimas de una gran epidemia ocurrida entre 1545 y 1550. Al analizar las secuencias genéticas, los científicos vieron que diez de los indígenas parecían haber sido atacados por la bacteria Salmonella, que podría haberles provocado fiebres altas, una idea apoyada también por la evidencia histórica disponible.

México, la puerta de entrada de la salmonela

El ADN bacteriano encontrado en los restos de Yucundaa sugiere que el microorganismo Salmonella enterica serovar Paratyphi, una peligrosa variedad de la salmonela común, pudo ser el culpable de una de las epidemias más mortíferas en la historia de la humanidad. La fiebre paratifoidea que puede provocar se caracteriza por síntomas algo menos graves que la fiebre tifoidea, tales como dolor de cabeza, malestar general, bradicardia (disminución del ritmo cardíaco), tos y fiebres. La patología explicaría el brusco descenso de la población indígena, que según algunas estimaciones se redujo en un 80% en algunas zonas del actual México.

En 1519, tras la llegada de Hernán Cortés, se calcula que había 25 millones de nativos; un siglo después, la cifra total apenas alcanzaba los dos millones de habitantes. El colapso demográfico de la población azteca tuvo múltiples causas, pero entre ellas los patógenos microbianos jugaron un papel clave. Enfermedades como la viruela, las paperas, el sarampión o la gripe se relacionan desde hace años con la drástica disminución del número de indígenas durante el siglo XVI. Sin embargo, hasta la fecha se desconocía qué patología pudo ser la causante de la primera gran epidemia o cocoliztli en esta región.

Los resultados publicados ahora en Nature Ecology & Evolution, adelantados hace unos meses en el repositorio de BioRxiv, sugieren que una peligrosa variante de la salmonela pudo estar detrás de la muerte de millones de indígenas a partir de 1545. La magnitud de la catástrofe ha llegado a ser comparada con la muerte negra que causó la peste bubónica. “Dado el contexto histórico y arqueológico de Teposcolula-Yucundaa, [el yacimiento] nos ofreció una oportunidad única para resolver la cuestión acerca de las causas microbianas desconocidas de esta epidemia”, señala Åshild J. Vågene, autora del trabajo y científica del Instituto Max Planck.

cocolitzi

El equipo de investigadores ha utilizado la secuenciación masiva del ADN y un nuevo programa de análisis bioinformático denominado MALT (MEGAN alignment tool o herramienta de alineamiento MEGAN) para identificar el microorganismo sin saber de antemano qué patógeno había atacado a la población indígenas de este yacimiento en Oaxaca. “Esto supone un avance crítico en los métodos disponibles para los científicos que estudian enfermedades ancestrales —ahora podemos buscar las trazas moleculares de muchos agentes infecciosos en el registro arqueológico, lo que es especialmente relevante para los casos donde no conocemos a priori el origen de una patología”, dice Kirsten Bos, antropóloga del Instituto Max Planck y autora del estudio publicado.

Es la primera vez que se detectan ADN de Salmonella en restos tan antiguos de la región, lo que parece indicar que fueron los españoles los que llevaron este patógeno al otro lado del Atlántico. De acuerdo con los resultados publicados, el territorio del actual México habría sido la puerta de entrada en América de esta bacteria, conocida por causar intoxicaciones alimentarias. Según explicó a Nature el danés Hannes Schroeder, esta sería la primera evidencia genética de un patógeno acusado de provocar una drástica reducción de las poblaciones nativas tras la colonización europea del continente americano.

Otros investigadores, sin embargo, no acaban de apoyar la idea de que la salmonela, presente hoy en día en alimentos en mal estadocomo los huevos, la leche, la carne o el pescado, haya causado el colapso demográfico de los indígenas y sugieren que fue un virus el que pudo provocar estas terribles epidemias. Aunque el misterio sobre la catástrofe que asoló esta región aún no ha sido resuelto, la técnica diseñada por los científicos puede ayudar a estudiar el ADN ancestral. Así podremos comprender mejor por qué murieron antepasados en los que los restos óseos no permitan discernir las causas de su fallecimiento, lo que arrojará luz sobre la historia de nuestra propia especie.

Fuente: https://hipertextual.com