2018 ha empezado siendo un año complicado para las misiones espaciales. Este jueves 25 de enero iba a ser el día en el que la NASA lanzaría con éxito el instrumento GOLD, pero una anomalía en el cohete Ariane 5 ha puesto en peligro el lanzamiento.

La presidenta de Arianespace, Stephane Israel, ha confirmado en un comunicado que han perdido contacto con el iniciador unos segundos después de la ignición de la etapa superior. “Hasta ahora, nuestros clientes no tienen contacto con el satélite. Ahora necesitamos algo de tiempo para saber si han sido separados, y dónde están exactamente, para analizar mejor las consecuencias de esta anomalía”, y añadió:

Quiero presentar mis más sinceras disculpas a nuestros clientes, que nos han confiado una vez más. Sabemos que no hay lanzamiento sin riesgo. Sabemos que el lanzamiento siempre es difícil, y esta noche Ariane 5 ha tenido una anomalía, así que nos tomaremos el tiempo para saber más sobre ubicación de los satélites.

Asimismo, la compañía destacó que darán más detalles en cuanto tengan más información sobre la anomalía aunque, hasta el momento, no se ha podido establecer contacto con los dos satélites comerciales llevados a bordo del cohete.

Esta anomalía, que puede haber sido provocada por un accidente, podría ser un problema para próximas misiones como BepiColombo de la Agencia Espacial Europea o el telescopio James Webb, que planea su lanzamiento en 2019.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta que Ariane 5 ha realizado más de 80 misiones exitosas consecutivas hasta la noche de este jueves 25 de enero, tal y como recordó Mark McCaughrean, asesor senior de ciencia y exploración en la Agencia Espacial Europea, en su cuenta de Twitter.