El niño Cristian Herbas Juan de Dios (10) apareció muerto  sumergido en una laguna de la comunidad Guazuigua Cruce (a 30 kilómetros de Camiri) y sus familiares pensaron que se había ahogado. Sin embargo, días después, por versiones de otro menor, se conoció que se trató de un crimen supuestamente perpetrado por Demecio Romero Sánchez (36), tío de la víctima, que ayer fue enviado a la cárcel con detención preventiva por el delito de infanticidio.

De acuerdo con la investigación, el caso tuvo lugar el 27 de junio. Demecio Romero golpeó al chico con un palo en la cabeza, aparentemente porque el pequeño le gritó que era un borracho.

El ahora procesado creyó que nadie había presenciado el hecho de sangre y llevó el cuerpito hasta una laguna y lo arrojó dentro para que los demás piensen que se había ahogado. A la madre del pequeño no le calzaba la versión de que su hijo se hubiera ahogado, pues sabía que era un buen nadador, pues prácticamente se había criado en la laguna donde la gente del lugar se provee de agua.
Sin embargo, un menor de nueve años, amigo con el que jugaba Cristian, fue testigo de la brutalidad, pero permaneció en silencio posiblemente por temor.

Benditas charlas

A fines de junio, llegó a la comunidad una comitiva de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de Camiri a objeto de dar charlas de capacitación a las familias de la zona y durante la visita, un niño se acercó a una funcionaria de la Defensoría y le contó que habían matado a uno de sus amigos y lo lanzaron en el atajado de la comunidad.

El pequeño testigo fue sometido a una valoración sicológica por un equipo de sicólogos, relató el hecho de forma cronológica y dio el nombre del autor, con lo que Melfi Ribera Guzmán, jefa de la Defensoría, el 30 de junio sentó la denuncia en la Policía y el Ministerio Público inició las pesquisas de oficio por tratarse de un delito de orden público.

Posteriormente se realizó la necropsia y un médico forense comprobó que el niño fallecido presentaba golpes contundentes en la nuca y en la región frontal.

Con esos elementos, los agentes de la Felcc buscaron al sospechoso, que había desaparecido de la comunidad, lo encontraron en otra población y procedieron a su aprehensión.

Fuente: Unitel, El Deber