El día ha llegado. Después de haberlo desde hace tiempo e incluso haber demorado la fecha de inicio, Twitter ha implementado este 16 de agosto los cambios en su API que afectan a todas las aplicaciones de terceros como Tweetbot, Talon, Twitterrific o Tweetings.

Twitter podría limitar de manera grave el funcionamiento de las aplicaciones de terceros como Tweetbot, Talon, Twitterrific o Tweetings, inutilizando parcialmente su uso.
LUIS DEL BARCO  6 ABR.

Rob Johnson, director de producto de Twitter, explicó que la red de microblogging ha eliminado el acceso a su API para poder enfocarse en sus propias aplicaciones nativas. El directivo anunció en un post publicado este jueves en el blog oficial de la red social:

Hemos eliminado el soporte de Twitter para Apple Watch y Twitter para Mac, hemos reemplazado nuestra anterior aplicación de Twitter para Windows con nuestra aplicación web progresiva, y hoy estamos eliminando el soporte para algunas herramientas desactualizadas para desarrolladores.

Uno de los cambios más notables es el fin de las notificaciones push que hacían dichas apps de terceros. Por tanto, las notificaciones en tiempo real ya solo estarán disponibles desde la app oficial de Twitter.

Si bien la versión gratuita de la API permite el envío de notificaciones push a 15 cuentas, para habilitar las push a un mayor número de cuentas, los desarrolladores deben pagar 2.899 dólares por cada 250 usuarios.

Asimismo, el orden cuasi cronológico en la parte superior del timeline de nuevos tweets, fotos, vídeos o enlaces publicados en Twitter ha sido eliminado. Eso significa que las apps de terceros ya no pueden refrescar los tweets en tiempo real.

Twitter asegura que el cambio también tiene como objetivo mejorar la organización de tweets para mitigar la actividad de las cuentas falsas o trolls que hacen spam y aplicar mejor sus pautas durante los vídeos en vivo, así como hacer que sea más rápido encontrar tweets o vídeos relevantes, entre otros aspectos como mejorar el soporte de accesibilidad o un mayor control de las notificaciones y mensajes directos.

Sin embargo, pese al discurso oficial de la red social, gran parte de su decisión se debe a no quiere repartir el pastel de las ganancias por anuncios ni compartir sus capacidades de targeting. Las reacciones de la gente no se han hecho esperar, muchos usuarios han estado utilizando el hashtag #BreakingMyTwitter para quejarse de la medida.

Fuente: https://hipertextual.com