Intel aprovechó la exposición de la IFA 2018 para presentar una importante actualización de sus procesadores dedicados a ordenadores portátiles. No se trata de una nueva generación, los productos anunciados se mantienen en la octava generación (Coffee Lake), pero sí agregan una nueva variante a la familia Amber Lake, los Y-Series.

En estos procesadores encontramos tres modelos distintos: Core m3-8100Y, i5-8200Y e i7-8500Y, enfocados principalmente en la conectividad y con variedades entre los dos y cuatro núcleos. Los tres chips integran el módulo de conectividad inalámbrica de Intel (Intel Wireless-AC) para soportar hasta un Gigabit de velocidad en redes Wi-Fi, además de agregar soporte para eSIM y con ello navegar mediante la red LTE. Este movimiento es una respuesta directa a Qualcomm y su procesador Snapdragon 835, el cual ya tiene esta capacidad de conexión a la red de datos móviles.

El procesamiento de gráficos también se ve beneficiado. Ahora es posible reproducir vídeos 1080p y 4K con más fluidez, incluso aquellos adaptados para su vista en 360 grados. A pesar de todos los añadidos anteriores, la autonomía no se ha visto perjudicada, al contrario, la compañía presume que los Y-Series pueden reproducir contenido 4K durante 9 horas y media. Haciendo una comparación con la generación anterior, los Y-Series doblan su rendimiento en ordenadores ultra portátiles (diseño delgado). Se espera que los próximos MacBook de Apple hagan uso de esta familia de procesadores, además, están preparados para soportar asistentes virtuales como Cortana o Alexa.

Respecto a los clásicos Whisky Lake U-Series, también se agregan tres procesadores: Core i3-8145U, i5-8265U e i7-8565U. Al igual que los Y-Series, integran el Intel Wireless-AC para mejorar las velocidades de conexión en redes Wi-Fi. Esto significa que, en este apartado, los nuevos procesadores son 12 veces más rápidos respecto a los antiguos modelos.

En Whisky Lake no podía faltar el incremento a la velocidad. Intel asegura que los nuevos chips doblan el rendimiento de los procesadores que acompañaron a la séptima generación (Kaby Lake), datos que se reflejarán inmediatamente en tareas cotidianas como navegar en internet. Tanto los Amber Lake como los Whisky Lake se mantienen en los 14 nanómetros.

Fuente: https://hipertextual.com