“Si tratas de ser bueno en todo, terminas por no ser el mejor en nada”, comenzaba diciendo Alvin Tse, líder de Poco, la recientemente anunciada submarca de Xiaomi, esta mañana. Hoy la marca se estrena hoy con el Pocophone F1 (Poco F1 en la India), un terminal que viene para atacar el segmento de gama alta con una relación inmejorable entre calidad y precio, algo que ya era seña del fabricante asiático y que se acentuará aún más a partir de ahora.

El Pocophone F1 es un dispositivo extremadamente competente sobre el papel, incorporando el procesador Snapdragon 845 de Qualcomm, presente en los principales buques insignia de la mayoría de fabricantes –véase el OnePlus 6, Galaxy Note 9 o Xiaomi Mi 8–. Este es acompañado por 6 u 8 GB de memoria RAM, hasta 256 GB de memoria interna, refrigeración líquida y una impresionante batería de 4.000 mAh que poco a poco comienza a extenderse en la industria.

Con ello quieren ir de manera directa a por competidores como el OnePlus 6, víctima de diversas comparaciones durante la presentación en lo referente a la autonomía y la capacidad de rendimiento, donde Poco asegura que la refrigeración líquida ofrece una diferencia más que notable respecto a dicho modelo a lo largo del tiempo.

¿Uno de tantos? No, para bien y para mal

Hasta aquí, el Pocophone F1 podría considerarse en la línea de lo que uno espera de un buque insignia en 2018, sin embargo, hay un aspecto donde es remarcadamente diferente: el diseño. No por el notch, que ya es tendencia, sino por el material elegido para la parte trasera, que no es otro que el policarbonato. En un momento en el que todos los teléfonos del mercado de gama alta se han sumado al cristal, resulta chocante ver a un dispositivo con las mencionadas especificaciones y un acabado menos refinado.

Desde la compañía aseguran que una de las principales razones de esto radica en que una gran parte de los usuarios hacen uso de una carcasa en sus teléfonos, por lo que el diseño trasero no es una prioridad a la hora de fabricar un gran terminal. A pesar de esto, cuentan con una versión especial “blindada” en la que su parte trasera está fabricada con Kevlar, un material utilizado en chalecos antibalas e instrumentos de protección.

En el apartado de la cámara, Poco opta por una configuración trasera de 12 + 5 megapíxeles, incluyendo sensores y tecnologías de reconocimiento de escenas y captura de imagen que ya hemos visto en los últimos teléfonos de Xiaomi, por lo que los resultados deberían continuar con la tónica de buenos resultados pero sin destacar de manera especial. En la frontal, más de lo mismo, puesto que nos encontramos con 20 megapíxeles con una lente y sensor tomados directamente del Mi 8.

Respecto a la biometría, el Pocophone F1 cuenta tanto con lector de huellas en la parte trasera del terminal como desbloqueo mediante reconocimiento facial, una de las inclusiones más extendidas durante los últimos tiempos a la que Poco le da una vuelta de tuerca respecto a las opciones de la mayoría de fabricantes mediante la incorporación de sensores dedicados. Esto se traduce en dos sensores infrarrojos que permitirán un escaneo más fidedigno del rostro, incluso estando en entornos de total oscuridad.

Precio y disponibilidad

Una de las principales incógnitas del Pocophone F1 era el precio, pues aquí es donde la compañía prometía brillar de manera especial frente a la competencia, ofreciendo un terminal en extremo competente pero alejado de las cifras que manejan el resto de compañías del mercado para sus smartphones de más alta gama. Aunque no se han proporcionado precios para Europa aún –los conoceremos la próxima semana en París–, los precios para la India invitan de manera indudable al optimismo.

Para el modelo de 6 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento interno el precio será de 20.999 rupias (260 euros) , ascendiendo a 23.999 rupias (300 euros) para la misma RAM y 128 GB de almacenamiento. De ahí saltamos a los 8 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento, que se sitúan en 28.999 rupias (360 euros), y la edición especial con revestimiento de Kevlar (también de 8 + 256 GB) por 29.999 rupias (370 euros).

Es de esperar que el cambio de precio para el mercado europeo se incremente, pero aún así es de esperar, dado los precios de otras compañías en India y Europa, que este sea muy inferior a lo que estamos acostumbrados a ver en terminales de estas especificaciones. Es plausible esperar que el modelo de entrada –el de 6 + 64 GB– se mantenga cercano a los 400 euros, algo impensable hasta la fecha para cualquier terminal con un Snapdragon 845. Los modelos que llegarán a este mercado y su precio, los conoceremos el próximo lunes día 27 de agosto.

Fuente: https://hipertextual.com