ACCIDENTE EN CHILE. Se trata de Teófilo García, un operador de un mini cargador proveniente de Santa Cruz. Estuvo a minutos de la muerte
Las tareas de rescate en Tocopilla lograron salvar a una persona

Unos 30 segundos más dentro de la mina y Teófilo García quizá no estaría relatando lo sucedido. El minero es el cuarto boliviano que trabajaba en el yacimiento Directorio 8, punto San José, en Tocopilla. Es cruceño y vive hace siete años en el norte de Chile. Al momento del primer derrumbe estaba saliendo con la máquina y el segundo deslizamiento lo sintió fuera. Es experto en el manejo de explosivos, pero su misión en ese momento era operar la maquinaria.

El minero llegó a Chile hace siete años con su amigo Salomón Veizaga, que ayer fue encontrado sin vida al interior del yacimiento de cobre. Conoció también a su hijo Denny, que falleció en el mismo lugar luego de un derrumbe. “Salomón era mi amigo de infancia, venimos a trabajar en minería hace siete años. Trabajamos en Iquique, en Calama, en Tocopilla y también en la frontera con Potosí”, dice García.

Teófilo llora. No puede creer lo que pasó con sus amigos. Se enteró del deceso de Salomón ayer y no aguantó el llanto. Tenía la mínima esperanza de que su compañero esté con vida. “Es que somos amigos desde niños, desde la infancia. Vinimos juntos a buscar mejor vida”, relata.

En la mina Directorio 8, punto San José, trabajaban siete personas. Los cuatro bolivianos -dos que fallecieron-, dos peruanos y un chileno. El capataz, esposo de la dueña del yacimiento de cobre, es chileno. García reveló que estaban trabajando solo dos días y que Salomón Veizaga, Leonardo Condori y él decidieron dejar otra mina para empezar a operar en el yacimiento en desgracia. Los cuatro connacionales trabajaban sin contrato, algo que puede perjudicar a los dueños en la investigación que será dirigida por el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) de Chile, instancia que observó el funcionamiento de la mina.

Una bombera boliviana

Siga las noticias de eju.tv por Telegram y/o Facebook

Silvia Lara es una bombera boliviana que colaboró en las labores de rescate en Tocopilla. En entrevista con EL DEBER, contó que estaba alegre por hallar con vida a Leonardo Condori, pero triste por los decesos de Salomón y Denny Veizaga, padre e hijo que murieron al interior de la mina de cobre.

Silvia es cochabambina y hace seis años que radica en Chile. Pese a que estudió Derecho y era locutora en emisora radial, migró como otros bolivianos para mejorar sus condiciones de vida.

Extraña su gastronomía y, por supuesto, a toda su familia, que al recordarla derrama lágrimas de tristeza.

EL DEBER / Iván Paredes/ Tocopilla