Evo y ministros atacan a Potosí; el diálogo se trunca en Sucre y Oruro inicia presión

Cívicos exigen la presencia del presidente. Evo les advirtió que es “cuerudo”. Ministros son negligentes, dice el gobernador masista. Crecen los piquetes de huelga y alcalde masista de Uyuni se desmarca de cívicos. Oruro inicia presión al Gobierno con ayuno y marcha de cívicos. EEUU pide no viajar a Bolivia por protestas. Mineros obligan a 30 turistas a volver a Potosí

image

Discurso: Celestino Condori, presidente de Comcipo, se dirige a los ministros, ayer



Conflicto: Si el Jefe del Estado no se presenta a las 09.00 en la capital, los potosinos se irán y prepararán una marcha a La Paz.

Sucre / La Prensa y El Deber.- El presidente Evo Morales atacó ayer con dureza la movilización regional de Potosí, mientras que los ministros de la Presidencia, Óscar Coca; de Autonomías, Carlos Romero, y de Minería, José Pimentel, se enfrascaron en una guerra verbal con la delegación cívica potosina y, por ello, el diálogo no se inició en Sucre.

Una numerosa comitiva potosina llegó ayer a la capital y se declaró en huelga de hambre en el Salón de Convenciones de la Gobernación de Chuquisaca. Además advirtió que si hasta las 09.00 de hoy Evo Morales no se presenta para negociar, regresará a la Villa Imperial para organizar una gran marcha hacia La Paz.

En un acto cumplido ayer por la mañana en Raqaypampa, Cochabamba, el Jefe del Estado dijo que el movimiento cívico de Potosí responde a “grupos derechistas y neoliberales” que utilizan reivindicaciones regionales para conspirar contra el Gobierno y el proceso de cambio.

“Si se dan cuenta, es una acción política (la protesta potosina), tal vez unos hermanos de verdad se han sumado a una reivindicación, pero algunos dirigentes engañan a su departamento, convierten una reivindicación en una conspiración contra este proceso ¿Qué más no habrá de eso? Yo soy cuerudo”.

El Primer Mandatario agregó que “el objetivo es desgastar a Evo Morales, los candidatos de (el alcalde René) Joaquino están haciendo huelga de hambre. Ex diputados del MNR, ex diputados del MIR, candidatos a diputado de Joaquino están haciendo huelga de hambre en La Paz”.

Pese a que una frondosa delegación de dirigentes potosinos llegó anoche a Sucre, donde la esperaban los dirigentes orureños y tres ministros, la negociación para levantar la huelga general de Potosí, que hoy cumple 16 días, no pudo comenzar, ya que Evo Morales no llegó para escuchar las demandas de la Villa Imperial.

Las cartas entre el Comité Cívico Potosinista (Comcipo) y el Ministerio de la Presidencia fueron y vinieron durante la mañana. De parte de los movilizados, expresaron su disposición de negociar en Sucre, esperando la presencia del Presidente para abrir el diálogo. Desde el Gobierno, Coca respondió que el Mandatario los había esperado cuatro días en La Paz y que ellos no fueron, y por lo tanto no iría a Sucre. También informó que delegó a los ministros mencionados para negociar.

Los ministros se apoyaron en la frase “esperando la presencia del Presidente” para inferir que los potosinos aceptaban negociar sin la asistencia de Evo Morales y que además aceptaban levantar las medidas de fuerza en cuanto comenzara el diálogo.

En Potosí tenían otra idea. La comisión liderada por Celestino Condori, de Comcipo, y Julio Quiñones, ejecutivo de la Federación de Cooperativistas Mineros, partió con una condición: no comenzar a negociar si Evo no los escucha primero.

Para unificar criterios, la comitiva se detuvo en Yotala, a 20 kilómetros de Sucre. Allí hubo un ampliado en el que se decidió entrar en la sala de reuniones para informar a los ministros que esperarán hasta las 09.00 de hoy y que, si no se presenta, retornarán a Potosí para cortar la electricidad a las mineras San Vicente y San Cristóbal y masificar la huelga de hambre.

A las 21.25 comenzó de manera oficial la reunión con las palabras de Coca, quien pidió que el diálogo se lleve adelante con respeto. Luego cedió la palabra a Condori, que aseguró que portaba toda la rabia y la bronca que sentían los potosinos.

Calificó a los ministros de derechistas neoliberales que desvían el proceso de cambio y que aíslan al Presidente. Aseguró que no son interlocutores válidos porque no acudieron a tiempo a Potosí para solucionar los problemas. Finalmente, declaró a los dirigentes en huelga de hambre.

Ante esas palabras duras, los ministros reaccionaron mal. En lugar de enfriar el caldeado ambiente, iniciaron un debate ideológico con Condori y los otros potosinos.

Romero defendió su trayectoria y la de sus colegas, y para demostrar que el movimiento potosino estaba contaminado por políticos de derecha, dijo que recibió el apoyo de los cívicos de Santa Cruz y Tarija, además del gobernador tarijeño, Mario Cossío. También dijo que el Presidente siempre habla con el pueblo y que estaba hasta en tres departamentos por día, lo que le valió una rechifla, porque el Jefe de Estado no se dirigió recientemente a Potosí.

Además, les recordaron a los ministros que, en sus tiempos de dirigente sindical, el Presidente siempre dijo que los problemas se solucionaban en el lugar del conflicto, que habían aprendido de él a hacer movilizaciones y que no creían que ahora, al ser Presidente, hubiera cambiado tanto.

Los potosinos insistían en que siempre habían sido “la vaca lechera del país”. El ministro Coca no quiso ser ajeno a la controversia y amenazó con hacer público por qué el diferendo limítrofe no ha sido resuelto todavía. La discusión duró hasta las 23.45, y Romero aseguró que el presidente Morales no llegará a Sucre porque no es su trabajo negociar directamente con los sectores.

FSTMB pide que Evo intervenga

La Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia pidió ayer a Evo Morales que evite que el conflicto limítrofe entre Oruro y Potosí adquiera proporciones mayores, según ANF. Considera que el Gobierno debe encarar la solución de este problema de forma inmediata. Guido Mitma, ejecutivo de la FSTMB, dijo ayer que “tiene que abrirse el diálogo y pedimos la presencia del presidente Evo Morales en el lugar, porque el pueblo potosino necesita en estos momentos una solución inmediata para que no se expanda este problema del departamento de Potosí a otras regiones del país”.

Gobernador dice que el conflicto es por negligencia de ministros

image

Cuidado: un médico revisa al gobernador potosino, Félix Gonzales, el miércoles

Potosí / ANF y La Prensa.- El gobernador potosino, Félix Gonzales, señaló ayer que las seis demandas contenidas en el pliego regional cuyo cumplimiento exige el Comité Cívico Potosinista (Comcipo) al Órgano Ejecutivo son atendibles, y si se generó un conflicto fue por negligencia de algunas autoridades gubernamentales.

Gonzales se declaró en huelga de hambre el pasado viernes por la noche en demanda de que el Gobierno atienda las exigencias de su región, y fue dado de baja el miércoles 11 a causa de su delicado estado de salud. “Es la primera vez que entro a un partido y le soy leal. Pero también leal a mi departamento y creo que los proyectos que se han solicitado son atendibles”.

El Gobernador masista expuso una posición crítica a su partido al asegurar que el conflicto se extiende ya por más de dos semanas porque el Ejecutivo no atendió en su debido momento las demandas regionales y no hubo una lectura adecuada sobre la situación de Potosí.

Señaló que aún es prematuro evaluar el saldo de uno de los peores conflictos sociales que se han desarrollado en suelo potosino y rechazó que se emplee el término “masistas” como sinónimo de traidores o enemigos de la región; por ello, reiteró que es posible apoyar a Potosí desde las esferas del oficialismo nacional. “No nos hemos equivocado en tomar una medida que permite se esté iniciando el diálogo, lo que siempre fue la exigencia”.

Sin embargo, el senador masista Isaac Ávalos atacó ayer a sus compañeros de partido que se declararon en huelga de hambre o se movilizaron a favor de la causa potosina y advirtió que si alguno incurre en una segunda inconducta será sancionado por un tribunal interno, pero “por ahora no haremos nada”.

Después de abandonar el ayuno voluntario, Gonzales fue internado en la unidad de Terapia Intensiva del Hospital Universitario de Potosí, donde permaneció 24 horas antes de levantarse para viajar a Sucre, donde participó ayer en las sesiones preliminares del diálogo con ministros del Gobierno, pero Potosí exige que el presidente Evo Morales participe en las conversaciones, y para ello instaló un piquete de huelga en la capital.

Crecen los piquetes de huelga y Uyuni se desmarca de cívicos

Presión: Potosinos residentes en Tarija iniciaron el ayuno. El Alcalde masista de Uyuni acusa a cívicos de “traicionar” a Evo Morales.

image

Movilización: cooperativistas de Potosí, ayer en la plaza 25 de Mayo de Sucre

La Prensa

Con la instalación de dos nuevos piquetes de huelga de hambre en la Villa Imperial y la ciudad de Tarija, la protesta por el pliego potosino crece; aunque Uyuni marcó diferencias con el Comité Cívico Potosinista (Comcipo).

En la ciudad potosina, un grupo de trabajadoras sexuales se declaró en ayuno voluntario, mientras que a los ocho días de iniciada la medida, según El Potosí, las bajas en los piquetes no son grandes.

Aparte, el diario Nuevo Sur informó ayer que seis potosinos residentes en suelo tarijeño, después de una ruidosa movilización, se declararon en huelga de hambre en la sede del Comité Cívico local.

La presidenta cívica de Tarija, Patricia Galarza, quien participó en la marcha y asistió a la instalación del piquete de ayunadores, advirtió que, si las anunciadas negociaciones con el Gobierno en Sucre fracasaran, el Bloque Cívico del Sur cumplirá un paro de 24 horas, pero no puso fecha.

Los huelguistas son Juan Carlos Viñola, Elsa Zamora, Melva Veizaga, Juan Armando Veizaga, Freddy Hinojosa y Deysi Ríos. Visiblemente molestos, expresaron su indignación y calificaron al Gobierno de insensible por no reaccionar ante el lío.

Estos nuevos piquetes se suman a los más de 2.000 potosinos que participan en unos 200 piquetes en cinco departamentos, sin contar Potosí: Sucre, La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y ahora Tarija.

Además, de acuerdo con la Agencia de Noticias Fides, los pobladores de Uyuni comenzaron ayer el cierre de las rutas de acceso a esa población y al salar, uno de los principales destinos turísticos de Bolivia, en rechazo al paro general indefinido declarado por los cívicos de la región.

El alcalde Froilán Condori, del Movimiento Al Socialismo (MAS), informó que se cortó la línea férrea y la carretera que vincula esa población con las urbes de Oruro y Potosí, por la “traición de Comcipo”.

“Debido a la traición de los cívicos potosinos que están dañando al Gobierno del proceso de cambio y en defensa de las políticas del presidente Evo Morales, hemos asumido estas medidas. Por culpa de los cívicos de Potosí no se llegó a un acuerdo en el tema del Silala, por culpa de ellos se pone en riesgo la explotación del litio y recursos evaporíticos del Salar de Uyuni”.

La autoridad municipal dijo, no obstante, que las organizaciones cívicas de Uyuni se solidarizan con la demanda de Coroma que exige reconocimiento a su derecho sobre el cerro Pahua, donde se proyecta instalar una fábrica de cemento.

Cívicos de dos regiones se solidarizan

Los dirigentes cívicos de los departamentos de Santa Cruz y Tarija expresaron ayer su solidaridad con la población potosina que, movilizada desde hace más de dos semanas, exige que el Órgano Ejecutivo atienda su pliego de demandas regionales.

Mientras la presidenta del Comité Cívico de Tarija, Patricia Galarza, anunció que el organismo recolecta alimentos y medicamentos para enviarlos a Potosí, el titular del Comité pro Santa Cruz, Luis Núñez, declaró ayer: “Los cruceños sabemos lo que significa e implica demandar del centralismo acciones coherentes y democráticas (…) Por este motivo, tras más de 15 días de huelga general indefinida, les manifestamos nuestra predisposición de promover ayuda humanitaria en caso de que ustedes lo soliciten”.

El líder cruceño agregó: “Nos preocupa que el Gobierno nacional se muestre insensible e inhumano frente un conflicto grave y no dé señales de solución, lo que constituye una flagrante violación a los derechos humanos de las personas”.

Núñez visitó ayer el piquete de huelga de hambre que hoy cumplirá su cuarto día de ayuno voluntario en la plaza 24 de Septiembre, liderado por residentes potosinos, a quienes les expresó: “Desde la cálida tierra oriental, nos adherimos a la lucha por la verdadera autonomía y por mejores días para los bolivianos”.

Los alimentos escasean cada día más

Al cabo de 16 días de paralización de actividades y bloqueo de caminos, abastecerse de productos de primera necesidad en la Villa Imperial es cada vez más difícil, según El Potosí. Conseguir alimentos demanda una búsqueda por las calles de la ciudad, mientras los precios se elevan a diario y la gente ya no tiene dinero.

Hay personas que se dirigen en motocicletas o en carretillas a pedales a los puntos externos de bloqueo, donde compran tomate, cebolla u otros productos agrícolas, y retornan a la ciudad para venderlos subrepticiamente, ya que brigadas del Comité Cívico Potosinista (Comcipo) patrullan las calles a objeto de que se cumpla la huelga.

Amas de casa elaboran pan casero y lo venden discretamente en sus domicilios, aunque el principal problema es que hay personas que ya no tienen dinero y se encuentran en una situación económica complicada. Por ello, en diferentes zonas de la urbe se instalaron ollas comunes para alimentar a aquellos que ya no tienen recursos.

Los cajeros automáticos de las entidades financieras están vacíos y personas que tienen su dinero en cuentas bancarias ya no disponen de efectivo. No obstante, por el momento no se han cometido saqueos u otro tipo de desórdenes en la Villa Imperial.

EEUU pide no viajar a Bolivia por protestas

Washington / EFE.- El Departamento de Estado de Estados Unidos emitió ayer una alerta sobre el riesgo de viajar a varias regiones de Bolivia debido a las protestas que desde hace más de dos semanas vive el departamento de Potosí, donde al menos 331 extranjeros permanecen bloqueados.

La alerta indica a los ciudadanos estadounidenses que están en Bolivia que eviten hacer viajes que recorran la región potosina, donde se encuentra el turístico Salar de Uyuni, o el vecino departamento de Oruro.

Según el comunicado, los estadounidenses que estén en esas regiones deberían “tratar de pasar desapercibidos y limitar sus movimientos hasta que la situación mejore”.

El Departamento de Estado subrayó que los bloqueos en Potosí, Oruro y Uyuni han atrapado a “miles de personas, entre ellos varios cientos de turistas” hace ya 16 días, por lo que las provisiones de comida, agua y medicamentos son limitadas y que es probable que haya saqueos a causa del desabastecimiento que sacude a las regiones afectadas.

Mineros obligan a 30 turistas a volver a Potosí

Unos 30 turistas que intentaban salir de Potosí en un bus que formaba parte de la caravana de delegados regionales que se dirigía a Oruro fueron obligados ayer a detenerse y regresar a la Villa Imperial.

Según Univisión, el vehículo fue interceptado en uno de los puntos de bloqueo por mineros cooperativistas que impidieron el avance de los franceses, ingleses, españoles, peruanos y chilenos que viajaban en él.

En el motorizado iban dos policías y tres personas más, quienes se bajaron para persuadir a los trabajadores del subsuelo que les franquearan el paso, pero la multitud reaccionó con ira. Los bloqueadores amenazaron con palos y piedras a los extranjeros. El grupo emprendió el retorno cuando uno de los mineros hizo explotar un cachorro de dinamita en la carretera, a pocos metros de la parte delantera del motorizado, mientras gritaba amenazas.

Al llegar nuevamente a la Villa Imperial, los turistas se mostraron entristecidos por sentirse rehenes en la ciudad, aunque exteriorizaron su tranquilidad por encontrarse fuera del peligro vivido en la carretera que une esa ciudad con la región de Sucre.

Oruro inicia presión al Gobierno con ayuno y marcha de cívicos

La Prensa. Los campesinos de Oruro abrieron ayer un piquete de ayuno voluntario en demanda de que el Gobierno no falle en su contra en el conflicto limítrofe con Potosí, en tanto que el Comité Cívico convocó para esta tarde a Asamblea de la Orureñidad. El lunes iniciarán movilizaciones.

El dirigente campesino Néstor Terán declaró ayer a ANF: “Nos estamos instalando en huelga de hambre porque lamentablemente no hay una solución y deploramos la actitud de nuestras autoridades, ni la Alcaldesa ni el Gobernador se han pronunciado, no dicen nada y nos vemos obligados a asumir estas acciones”.

La Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Oruro (FSUTCO) emitió un voto resolutivo que contiene tres puntos. El primero expresa el apoyo del sector al presidente Evo Morales, el segundo ratifica el derecho de Oruro sobre el espacio reclamado por Potosí y el tercero demanda la instalación de una fábrica de cemento en territorio orureño.

El secretario del Comité Cívico de Oruro, Guido Molina, informó ayer que la Asamblea de la Orureñidad sesionará en el Paraninfo universitario y convocará para el lunes a una marcha que partirá del Parque de la Unión Nacional y concluirá en la plaza 10 de Febrero de la ciudad. “Esperamos reunir una gran cantidad de personas para expresar la defensa de nuestro territorio y exigir que nuestros recursos naturales beneficien a la región”.

La Asamblea de la Orureñidad está compuesta por representantes de 48 instituciones sociales, cívicas, deportivas, de beneficencia, empresariales, científicas, académicas.

Además, Molina adelantó que los orureños exigirán al Gobierno que ejecute tres obras prioritarias para el departamento: la conclusión de la carretera que une Oruro con Pisiga, paralizada en la actualidad por causas atribuibles a la empresa contratista; la construcción del aeropuerto internacional y la implementación del Puerto Seco, que beneficiará a la economía y permitirá la creación de empleos.

Oruro expone un mapa oficial de Bolivia, trazado en 1945 y aprobado por una resolución suprema en 1947, que muestra que el cerro Pahua se encuentra dentro de su jurisdicción. Esa montaña es, en realidad, un yacimiento que cuenta con 20.000 millones de toneladas de piedra caliza, materia prima del cemento. Es este sitio el que está en disputa con Potosí.

Molina refirió que los orureños no están dispuestos a ceder un milímetro cuadrado de su territorio y tampoco aceptarán que el Gobierno instale una factoría de cemento en territorio potosino. “¿Cómo vamos a permitir que se construya una fábrica en otro departamento si es que la materia prima es nuestra? Oruro hará respetar sus derechos históricos e inalienables. Nosotros estamos decididos a evitar que nuestro departamento siga postergado”.

El proyecto de instalar la planta cementera en suelo orureño fue aprobado por un decreto supremo promulgado por la presidenta Lydia Gueiler en 1980, desde cuando no se ha puesto en práctica.

Para destacar

Oruro plantea que el diferendo con Potosí se resuelva de acuerdo con las prescripciones de la Ley Marco de Autonomías.

Potosí denunció que el departamento de Oruro pretende apoderarse de 1.600 kilómetros cuadrados de su territorio.

El origen de la discordia es la instalación de una fábrica de cemento con la materia prima del cerro Pahua.

Esa montaña de piedra caliza está ubicada entre los municipios de Coroma, en Potosí, y Quillacas, de Oruro.

La caliza es la principal materia prima en la fabricación de cemento. El cerro Pahua es una enorme cantera.

Ambos departamentos tienen, además, demandas regionales propias que se traducen en proyectos de desarrollo.

EL CONFLICTO DE POTOSÍ SE DESPLAZA A SUCRE Y NO HAY DIÁLOGO

Término. La dirigencia potosina dio plazo hasta las 9.00 de hoy para que Evo les atienda

image

El encuentro. Los ministros y los potosinos se reúnen en Sucre.

La Razón – Potosí, Sucre

Tras cuatro horas de discursos encontrados, el Gobierno y la dirigencia de Potosí no lograron instalar el diálogo para solucionar el conflicto potosino que hoy cumple 16 días de paro y bloqueos carreteros. La tensión está centrada en Sucre, sede de la cita.

“Vamos a esperar aquí (Sucre) a que venga el Presidente para instalar el diálogo”, afirmó el líder del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Celestino Condori, al cerrar el encuentro que sostuvo la dirigencia de Potosí con los tres ministros que intentaban dar por iniciado el diálogo.

Al cabo de cuatro horas, las autoridades de Gobierno asumieron una posición similar e indicaron que esperarán en Sucre a que los dirigentes potosinos cambien de posición e inicien la concertación.

“Hemos decidido dar un cuarto intermedio hasta mañana (hoy) para que esta noche puedan reflexionar, que Dios les ilumine, que piensen en su pueblo, en su país y mañana (hoy) los esperaremos nuevamente para tratar de reinstalar este diálogo”, afirmó el ministro de Autonomía, Carlos Romero.

Desde las 19.35 y hasta las 11.25, ambos sectores se enfrascaron en una pulseta en torno al inicio del diálogo. Los potosinos exigieron la presencia del mandatario Evo Morales para comenzar la concertación, en cumplimiento a la orden que les dio la población, mientras que los ministros cerraron esta posibilidad.

“Ya tenemos una determinación como Comcipo, poco podemos avanzar con ustedes… ustedes ministros son de derecha, díganme un solo acto verdaderamente socialista, no lo son”, señaló el presidente de Comcipo, Celestino Condori. A esta posición se sumaron una serie de dirigentes que pidieron la presencia de Morales para iniciar el debate.

La mayoría cuestionó que el Jefe de Estado no llegue a Potosí en esta coyuntura, pero que sí lo haga en época electoral. Un dirigente le recordó que “acaso cuando marchaba (Evo Morales cuando era dirigente) no exigía la presencia de las autoridades en el lugar de la marcha”.

Sin hacer caso de la demanda, el ministro Romero propuso conformar tres comisiones de debate y dio por instalado el diálogo ante los silbidos y los abucheos.

Transmisión. Hasta ese momento, el canal estatal Bolivia Tv transmitió en directo el encuentro y cuando Condori volvió a hablar cortaron la emisión. Sólo medios locales transmitieron los últimos pormenores de la cita, pues en la Villa Imperial había expectativa por ella.

Ante la decisión de Romero, los dirigentes salieron rumbo a la plaza 25 de Mayo y determinaron  esperar en Sucre hasta las 9.00 de hoy para que el presidente Morales llegue a la Capital, “de lo contrario retornaremos a Potosí y convocaremos a un consejo consultivo para tomar nuevas medidas”, sostuvo Benigno Castillo.

Los ministros de la Presidencia, Óscar Coca, de Minería, José Pimentel, y Romero retornaron a su hotel a la espera de que la dirigencia cambie de posición, pues adelantaron que no hay posibilidades de que el Mandatario dialogue directamente con ellos.

Entretanto, en la mañana de ayer, la población obligó a Condori a iniciar el diálogo sólo con Evo Morales, después que asumió el compromiso le dejaron ir junto a la caravana de vehículos que partió rumbo a Sucre.

Evo denuncia conspiración

Después de 15 días de conflicto, el mandatario  Evo Morales se refirió por primera vez a las movilizaciones de Potosí y aseguró que el objetivo de esta protesta es conspirar contra su gobierno.

“Si se dan cuenta, es una acción política, tal vez algunos hermanos de verdad se han sumado por una reivindicación, pero algunos dirigentes engañan a su departamento, una reivindicación la convierten en una conspiración contra este proceso”, afirmó Morales en Raqaypampa, población ubicada al extremo sud de Cochabamba.

La declaración de Morales surgió luego de una serie de críticas a sus ministros, quienes aseguraron que esa protesta tenía fines políticos. Ayer, el Mandatario ratificó la opinión de sus colaboradores y señaló que “el objetivo (de la movilización potosina) es como desgastar a Evo Morales, ya nos hemos dado cuenta”.

Justificó su posición  al mencionar que seguidores del alcalde potosino, René Joaquino (AS), y ex parlamentarios del MNR, UCS y el MIR  instalaron piquetes de huelga de hambre en La Paz y Potosí.

Además, cuestionó el respaldo que recibió ese departamento de los comités cívicos de Santa Cruz y Tarija. “Los golpistas de Santa Cruz, cívicos y los golpistas de Tarija ahora (están) apoyando a Potosí”, recalcó.

Sin embargo, afirmó que ya está acostumbrado a  la presión política. “Qué más no habrá de esto, yo ya soy cuerudo, a veces digo yo ya he aguantado tanto en el Chapare, (presión de) gringos, militares, policías, con muertos, heridos”, acotó Morales.

Critican trabajo de ministros en la crisis

El trabajo de los ministros de Estado durante la crisis potosina fue criticado por asambleístas oficialistas y de oposición, además de representantes campesinos y regionales, que dicen que las autoridades reaccionaron tarde y provocaron que el conflicto en Potosí crezca y se agudice.

“Los ministros tienen que tomar más rápido las decisiones. Creo que los ministros deben demostrar más seriedad”, manifestó la senadora de Chuquisaca por el Movimiento Al Socialismo (MAS), Nélida Sifuentes. En cambio, la diputada por Convergencia Nacional (CN) Norma Piérola cuestionó la poca disposición al diálogo por parte de los ministros.

Entretanto, un representante de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) se sumó a las críticas en contra de los ministros. “Hay autores para que este movimiento crezca. Había la posibilidad de que esto muera antes de nacer si había voluntad de algunos ministros”, declaró a Bolivia Tv tras la conclusión de un ampliado de su sector.

El dirigente señaló que los únicos beneficiados con el conflicto serán los cívicos. Para el gobernador de Potosí, Félix Gonzales, los ministros no actuaron en el momento preciso, lo que pudo haber evitado los problemas.

“Lo que critico a mis compañeros ministros es que cuando se les convocó, debieron venir oportunamente y ahí es donde se pudo haber evitado los conflictos”, indicó.