Gobierno boliviano pide cooperación internacional para sofocar incendios forestales

5 departamentos afectados. El gobierno admitió que fue rebasado por los incendios forestales y pide cooperación de Argentina y Brasil, para que apoyen con hidroaviones.

image

La Paz, 18 Ago (Erbol).- El gobierno nacional, por intermedio de su director Forestal, Weimar Becerra, dependiente del Viceministerio de Medio Ambiente, admitió este miércoles que fue rebasado por los incendios forestales en diferentes puntos del país, por lo que pidió la cooperación externa de naciones como Argentina y Brasil, para que colaboren con hidroaviones que permitan sofocar el fuego.



“Para mí es un desastre total, es un desastre ambiental, tenemos seis incendios forestales que tienen una altura de 50 metros, que se están incrementando y como país no tenemos las condiciones para apagar incendios forestales que son graves, los focos de calor si podemos con agua y cisternas, pero a los incendios no podemos meter una cisterna, por ejemplo, en los bosque de La Paz, como Ixiamas, no se puede ingresar”, fueron las palabras de preocupación de Becerra.

Afirmó que el desastre en ascenso está acabando con todo a su paso, la fauna y flora; además que las cenizas contaminan el agua de los ríos cuando llueve, lo que produce la muerte de los peces.

Por lo tanto, consciente de las limitaciones del país, anunció que se hace las gestiones con el gobierno nacional para buscar aparatos aéreos en los países vecinos de Argentina y Brasil.

“Con la embajada de Brasil, nos comunicamos para conseguir los aviones y apagar los incendios del norte de La Paz y Beni, igual con la Argentina apagaríamos los incendios de Santa Cruz y el resto de los departamentos del sur, ya pasamos las notas con la Ministra de Medio Ambiente y Agua (María Esther Udaeta) para que así si agilice de gobierno a gobierno para de una vez apagar el incendio”, agregó el funcionario.

Precisó que existen 18 municipios con reportes de focos de calor, el más alto en San Ignacio de Velasco de Santa Cruz y el más bajo de Samaipata y Tiquipaya, de Santa Cruz y Cochabamba, respectivamente.

Son cinco los departamentos afectados, Santa Cruz, Beni, Pando, La Paz y Cochabamba. Diez los municipios donde se presentaron los incendios más grandes de los cuales cuatro fueron controlados y seis continúan acrecentándose: Ixiamas, de La Paz; Concepción, El Puente, San Ignacio de Velasco, de Santa Cruz; Bella flor y Puerto Rico, de Pando.

Por su parte, asambleístas de la oposición y oficialismo demostraron su impotencia para poder contribuir a que el Estado asuma medidas para palear este problema. En este marco, el diputado chuquisaqueño, René Vidal, señaló que el gobierno debe priorizar estos conflictos y no abocarse a lo político.

El diputado de Convergencia Nacional, Javier Leigue manifestó que se trata de un problema de conciencia y de educación de los propios originarios y la ciudadanía, “primero hay que tener una cultura preventiva y decirle cuales son los problemas respiratorios y demás”.

La senadora del Movimiento al Socialismo (MAS), Sonia Guardia, se solidarizó con las poblaciones afectadas, sobre todo, con las del departamento del Beni.

Humo obliga a cerrar aeropuerto El Trompillo

Debido a la densa humareda de las últimas horas en la ciudad de Santa Cruz las autoridades aeroportuarias determinaron cerrar las actividades aéreas en el aeropuerto El Trompillo. La poca visibilidad según los entendidos alcanza a 1300 metros.

Las autoridades informaron que los aviones que tenían planificado aterrizar hoy en esta Terminal aérea fueron enviados al aeropuerto Internacional de Viru Viru. “Lo que pasa es, que en el norte hay bastante quemazón y el viento trae el humo. La poca visibilidad solo permite la salida, pero no la llegada”, manifestó Douglas Grenier, jefe del aeropuerto.

Grenier agregó que no se sabe hasta que hora estará inoperable el aeropuerto. En lo que va de la jornada dos aviones que tenían que aterrizas fueron desviados a Viru Viru. Los chaqueos han provocado más focos de calor que en los últimos años. Una situación parecida se vive en los aeropuertos de la ciudad pandina de Cobija y la capital beniana Trinidad. El Deber digital.