Vicepresidente del Ecuador habla de “catástrofe” en algunas zonas tras sismo

Bomberos supervisan los escombros de una vivienda en búsqueda de sobrevivientes. AP

El terremoto se produjo a las 7:58 de la noche del sábado (hora local), entre los balnearios costeros de Cojimíes y de Pedernales, en la provincia de Manabí y colindante con la vecina Esmeraldas, que también ha sentido el impacto de las réplicas.

Quito.- El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, calificó de “catástrofe” lo ocurrido en ciertas zonas de la costa ecuatoriana, azotada por un terremoto de magnitud 7,8 en la escala abierta de Richter, que ha dejado hasta el momento 235 fallecidos.
 “Es una tragedia que la estamos enfrentando, ya llega más fuerza pública, vituallas, agua, seguridad; estamos tratando de restablecer el servicio público de electricidad en algunas partes de la ciudad. Estamos en una situación de catástrofe en algunas partes de Portoviejo, en algunas partes de Manta”, dijo Glas a la televisión Teleamazonas, informó Efe.
Añadió que la prioridad ahora es la vida de las personas e insistió en el pedido a que la gente mantenga la calma.
“La ciudadanía, como lo está haciendo, debe guardar la calma, deben cuidarse los vecinos unos a otros. Está llegando mucha más fuerza pública, ayuda internacional especializada de rescatistas”, dijo al recalcar que la ciudadanía no debe arriesgarse en sitios donde haya escombros.
Apuntó que hay gente atrapada entre escombros y afirmó que recibió llamadas de la Cancillería de Chile y la Presidencia de Colombia, “viene ayuda de Centroamérica, México, viene ayuda de España”, añadió.
De su lado, el ministro del Interior, José Serrano, dijo que se han tomado todas las acciones para resguardar la seguridad de la ciudadanía.
“Lo fundamental este momento es dar todo el contingente necesario para que Pedernales, Jama, Canoa, Bahía, Portoviejo, Manta, Guayaquil, tengan la respuesta urgente, inmediata que se requiere para rescates y para protección”, indicó.
Serrano afirmó que “todos los centros” de rehabilitación social a nivel nacional están “debidamente controlados y resguardados tanto por la policía como las Fuerzas Armadas y por el sistema de seguridad de cada cárcel, de cada centro de rehabilitación”.
El terremoto se produjo a las 7:58 de la noche del sábado (hora local), entre los balnearios costeros de Cojimíes y de Pedernales, en la provincia de Manabí y colindante con la vecina Esmeraldas, que también ha sentido el impacto de las réplicas.
Tras el desastre, el Gobierno ecuatoriano declaró el estado de emergencia en las provincias de Esmeraldas, Manabí, Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Los Ríos y Santa Elena, así como el estado de excepción en todo el territorio nacional.
El fuerte sismo de 7,8 grados de magnitud destrozó vías e inmuebles en la cosa norte de Ecuador. AP
Fuente: El Universal

Categorías Seguridad